Visita de la Virgen de la Cabeza al pueblo de Andújar el año 2000


Hoy se cumple 17 años de la Bajada de la Imagen Stma. de la Virgen de la Cabeza a la ciudad de Andújar, con motivo del Año Jubilar de la Encarnación. Se produjo un 7 de Octubre, y estuvo entre nosotros hasta el día 14. Una semana llena de gloria, alegría, gozo y oración para la ciudad, ya que hasta entonces la Morenita llevaba 12 años sin visitar su pueblo. Según los escritos es la décimo quinta vez que nos visitaba.

La Imagen era bajada de su camarín en la mañana del sábado 7 de Octubre, lucía el manto de la Recoronación, bordado en oro sobre terciopelo azul, y entronizada en sus andas procesionales a modo de carreta, atravesaba Sierra Morena, custodiada en todo momento por dos trinitarios.


Con las paradas tradicionales rezando el Rosario, la Morenita llegaba al Seminario de Andújar, donde los anderos esperaban impacientes para coger su lugar en las andas y pasearla por la ciudad.
Nuestros mayores se asomaron a las calles para la ver a la Madre, muchos ya, llevaban mucho tiempo sin poder verla por no poder subir al Santuario.
Las bajadas de la Virgen siempre son emotivas, pero aún más por las personas que por edad o circunstancias de la vida ya no pueden acercarse al Cerro de la Morenita.

Nuevamente, las monjas trinitarias esperaban tras las rejas de su convento saludando a la Virgen con sus pañuelos blancos. Andújar iba al son de sus andas, y al llegar a San Miguel, la Morenita se detuvo, hizo un alto en el camino, la gente se agolpaba, y de pronto voces rajadas cantaban esas sevillanas hacía Ella, era el coro romero "Noches de Abril": doce años han pasao Morena y has vuelto a ver...


En Santa María la Mayor, la esperaba un altar repleto de flores, un trono que por 7 días sería su camarín, un camarín que ni un solo instante quedó vacío. Las puertas de la iglesia estuvieron abiertas ininterrumpidamente durante los días de su visita, día y noche, turnándose, peñas y asociaciones, hermandades... era un fluir de gentes contemplando la Imagen de nuestra Patrona.
Todas las noches reinaba el silencio, era tiempo de oración callada, del encuentro íntimo entre nosotros y Ella. Largas noches de rezo, de Adoración nocturna, con Ella y su Divino Hijo.
Recuerdo en una mañana, camino de mi trabajo, a las 6, cuando aún no había amanecido, quise hacer una pequeña parada para la ver a la Virgen, sentía la necesidad de verla antes de incorporarme a mis obligaciones, y me encontré la iglesia repleta de personas como yo, con su ropa de trabajo, hombres y mujeres de mi pueblo, dándole los "buenos días", coches aparcados en doble fila a las mismas puertas de Santa María. "Ahora que podemos y la tenemos tan cerca aprovechamos el momento, no importa levantarse un poco antes..." se decían entre unos y otros.

Todas las mañanas a las 12 del mediodía se rezaba el Angelus, un rezo que lo hacían los religiosos y religiosas de la ciudad, los cuales se transmitían a través de la radio. En todo momento Andújar estuvo en contacto con todos los eventos.
Los medios de comunicación llevaron la Voz de Andújar allá por donde lo permitían las ondas, para dar fe de lo que estaba aconteciendo en la ciudad.
Todos los colegios acudían en las mañanas a ver la Morenita, le cantaban agitando palomas blancas hechas de papel, sus hijos abarrotaban la iglesia de Santa María, esos niños y niñas que un día serán ellos los que sigan el legado de Andújar.

La Peregrinación Blanca éste año se celebró en Andújar, donde más que nunca asistieron no sólo nuestros mayores, sino muchos venidos de pueblos vecinos, largas colas hasta llegar a la Imagen bendita y tocar su manto, sentir por un momento su tacto.


Todo tiene un fin, y la Morenita debía de volver a su casa, la morada que Ella eligió.
La noche de antes llovía muchísimo, y quise hacerle una visita antes de irme a casa a descansar y prepararlo todo para el camino. Lo que me encontré al llegar a Santa María fue una sorpresa, algo que no me esperaba y que nunca se me hubiera pasado por la cabeza.
Crucé el umbral de la puerta y ví un mar de personas agolpadas en torno al altar mayor, gente subida en los bancos, alzaban a los niños y muchos tenían cámaras de video grabando, y los flashes se disparaban. Pero en torno a esto había un silencio rotundo. ´Me extrañé al ver que la Imagen de la Morenita no estaba en la peana. Intuí lo que podía estar sucediendo. ¿Qué pasaba? Intenté hacerme un hueco entre la muchedumbre, entre codazos y pidiendo perdón continuamente, conseguí entre los brazos de los que había delante de mí ver lo que yo quería que estuviera pasando. Y sí, efectivamente, le estaban cambiando el manto a la Virgen, manto con el que haría el camino hasta su Santuario.
Por primera vez pude contemplar lo que siempre quise, La Morenita sin su corona, sin su manto, ver la belleza de su talla. Nunca lo olvidaré, fue como una llamada, no habían cerrado la iglesia y todos los asistentes estaban tan expectantes como yo, "un cambio de manto para el pueblo de Andújar... su pueblo.
Una vez vestida la Imagen, retumbó en el silencio el sonar de una campanilla, a la vez que entronizaban a la Morenita nuevamente en la peana, esperando el momento de la mañana del día 14.


Fueron miles las personas que acompañaron a la Morenita, que protegida en la jaula procesional del siglo XVII, volvía hacer el camino de vuelta como años y siglos atrás lo hiciera, ésta vez por el "camino viejo".
Un sol radiante acompañó el día y entre aplausos, vivas que no cesaban, la Imagen de la Stma Virgen de la Cabeza era devuelta a su camarín serrano, para seguir reinando.
Una vez más ANDÚJAR se hizo PEREGRINA.

ANDÚJAR PEREGRINA

4 comentarios:

  1. Es todo un articulazo Juan Antonio, Gracias por recordarnos aquel maravilloso Octubre del años 2000, cree que para todos fue especial, sobre todo para algunos de Canal Romero, como yo, cuando en esos tiempos me incorporé aún más estudiando allí con 16 añitos, haciendo las bases de lo que hoy es mi grupo de amistades iliturgitanas, y enamorandome de Andújar, que 10 años mas tarde, me ha hecho crecer, aprender, tener un amor, sentirme entrenador de baloncesto y ser campeón, y por último conseguir un sueño, Llevar su nombre a todo el mundo y conocer gente como por ejemplo tú, que con este blog nos regalas a todos experiencias, vivencias y sentimientos.

    Gracias por el recuerdo de aquél noviembre, aquel famoso puente que a mi personalmente la Morenita cambió mi vida.

    Un abrazo Y VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA! Y Viva ANDÚJAR PEREGRINA!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias GaspiTT, gracias Pablo.
    Para mí también fue uno de los grandes momentos que recuerdo muy especialmente.
    Fue la primera oportunidad de poder vivir una BAJADA DE LA VIRGEN y todo lo que ello conlleva.
    Recuerdo cuando la Virgen entró ya en su Santuario y se detuvo en la Iglesia, un templo abarrotado, casi asfixiante, Ella aún estaba en la jaula procesional y la voz de una mujer cantaba y todos aplaudian fuertemente, y tras de mí habia un señor que dijo ¡VIVA ANDÚJAR! Y la reja del prebisterio de abrió para que entrara Ella.
    En ese momento entendí lo que era ANDÚJAR, su gente, su Fe, su cultura, su tradición y el arraigo tan fuerte que le tengo a mi tierra.
    Todo esto estaba dentro de mí y salió justo en ese momento.
    La fe y la historia de nuestra Virgen Morena es apasionante.
    No lo cambio por nada.

    ResponderEliminar
  3. Recuerdos maravillosos. Fueron doce años que desataron la locura de aquel octubre del año 2000 en la muy esperada visita de la Morenita a su pueblo.

    ResponderEliminar
  4. También era anecdótico aquél hombre con una corneta larga todo el camino diciendo VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA! jejeje también en 2004 lo tuvimos a nuestro lado, es curioso pues no hemos vuelto a verle últimamente, pero sus palabras eran VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA Y MORENITA WAPA WAPA Y WAPA.

    Grandes Momentos.

    ResponderEliminar