lunes, 14 de noviembre de 2016

Visita de la Virgen de la Cabeza a Jaén

Hoy 14 de Noviembre, se cumplen siete años de la segunda visita de la imagen de Nuestra Señora de la Cabeza a la S.I. Catedral de Jaén. Se cumplían 50 años de su patronazgo sobre la Diócesis y para serle impuesta la Rosa de Oro otorgada por el Vaticano, todo enmarcado dentro del Año Jubilar.

Nos situamos en el viernes, día 13 de Noviembre de 2009, cuando la Virgen de la Cabeza abandonaba nuevamente su Santuario de Sierra Morena para acudir a su cita en la capital jiennense, no sin antes visitar su pueblo Matriz de Andújar. Corría las cuatro de la tarde de dicho día, cuando la imagen de la Morenita era entronizada en la carroza que se había preparado para su traslado. Lucía el manto de la Recoronación, un manto bordado en oro sobre terciopelo azul y la corona que se le impuso en la conmemoración de su coronación en su Romeria abrileña, donada por todos sus devotos.
Durante el trayecto hacia Andújar, tuvo lugar el rezo del Santo Rosario en distintos puntos del camino, y al llegar la imagen a Andújar, se rezó el quinto misterio en el Seminario, lugar donde aguardaba la gente su llegada, hecho que tuvo lugar sobre las 6 de la tarde.
Los anderos tras el rezo del misterio, tomaron sus puestos y emocionados nuevamente, la portaron sobre sus hombros, dando así comienzo la procesión, esta vez en el paso procesional que se encontraba dentro de la carroza, la misma que la llevaria a la capital.
Ni que decir tiene que durante todo el trayecto se oían los vítores y aplausos que nuevamente retumbaban por las calles andujareñas, y la multitud andaba al paso de la procesión en acompañamiento hasta la iglesia de Santa María la Mayor, donde la Morenita estaría hasta la mañana siguiente.
El momento más emocionante de esa noche llegaba cuando la Virgen cruzaba el umbral de la puerta de la iglesia de Santa María. El templo estaba abarrotado, fue entonces cuando los vivas y los aplausos hacían que de nuevo nos sintiéramos abrileños, llenos de vida, despertando así el alma romera que tienen sus hijos de Andújar.
De nuevo un cinturón humano hacía de protección a la Morenita, hasta llegar a su altar de Andújar, que haría de camarín durante esa noche, a la espera del nuevo día.
Amanece el sábado 14 de Noviembre, y Andújar era una masa humana acompañando a la Reina de Sierra Morena, esta vez más Reina que nunca para pasearse por numerosas poblaciones de la provincia, la Stma. Virgen de la Cabeza se hacía peregrina para reinar en Jaén.
La Morenita llegaba por primera vez a los Villares de Andújar, donde la emoción era incontenible, villarenses que emigraron, volvieron ese día, el cual no podían perder la ocasión de ver a la Madre en su pueblo, donde la recibieron con los mayores de los aplausos.
Tras los Villares, la Morenita en su carroza, escoltada por la comitiva llegaba a La Quintería, haciendo antes una breve parada en San José de Escobar, donde nuevamente se vieron las mismas escenas de emoción, ya que nunca la Morenita había visitado estos lugares.
Eran sobre las 13 horas del mediodía cuando llegaba a Villanueva de la Reina, donde aguardaba varias cofradías su llegada y el pueblo se echó a la calle. Era la segunda vez que la Morenita visitaba esta población, las gentes que en aquel entonces pudieron vivir el evento, lo recordaban con muchísima emoción, y tras su breve visita, la Morenita abandonaba Villanueva entre lágrimas que las personas mayores del lugar derramaban por Ella, y por tenerla tan cerca de su casa. Y así se dirigía a Cazalilla, donde en la plaza del pueblo se le cantó y se le gritaban los vivas, vivas de emoción como los que gritaba la joven hermana mayor de este pueblo, por haber tenido ese privilegio tan recordado año.



El retraso se hacía cada vez mayor a medida que iba visitando los pueblos de la provincia, ya que la muchedumbre y el grandísimo fervor que despertaba su traslado hacía que se retrasara cada vez más su llegada a la Catedral de Jaén.

Sobre las tres de la tarde la Morenita hacía su presencia en Mengíbar, con una hora y media de inevitable retraso, pero los gestos de emoción y devoción no se hacían esperar cuando se encontraba por las calles del pueblo. Todas las cofradías de Mengíbar la acompañaban, y entre palmas y vivas y emoción de las personas mayores que ya no podían subir a verla a su Santuario, La imagen de la Virgen se dirigía a su próximo destino, Villargordo. Con más retraso aún, hacía la llegada de la Morenita más expectante, y nuevamente cuando la población la vio asomar rompieron en aplausos.
Entre pueblo y pueblo, eran muchas las personas que la esperaban en cualquier punto de la carretera, parando sus coches y saliendo a los caminos para ver el paso de la Virgen de la Cabeza, estampa inusual para todos, que miraban con extrañeza y emoción.


Tras visitar Las Infantas, el momento triste y emocionante se producía en la parada que la Virgen de la Cabeza hizo en la Prisión Provincial de Jaén II. Un pequeño número de presos salió para verla y pedirle por cuanto necesitaban y por sus compañeros, por llevar una vida mejor, pidiéndole perdón y prometiéndole que en su salida a la libertad, les devolverían su visita, esta vez serían ellos los que fueran a su Santuario a verla y darle las gracias.

Mientras tanto, el recinto ferial de la capital jiennense, se iba llenando de gente.
Anochecía, y por los megáfonos, tuvieron que tranquilizar a todas las personas que se estaban congregando, ya que la tardanza era evidente.
Llegó el momento. Las banderas de Andújar hacían su aparición y la gente empezó a inquietarse. De repente, sobre la cuesta que la subía hasta el recinto, hacía su aparición en el Santo Reino de Jaén.
Los vivas, los gritos de guapa, los llantos de las personas, los fuertes aplausos y la enorme traca de cohetes hicieron majestuosa y triunfal la entrada de la Santa Imagen en la capital.



Los anderos de la Morenita fueron los primeros en coger a la Virgen de la carroza, con vivas y palmas que también acompañaban todos los allí presentes, y tras mecerla un pequeño espacio de tiempo, se la entregaron a los costaleros de distintas cofradías de la capital, que la llevaron elegantemente por las calles de la ciudad hasta la Catedral.

Sonaban las campanas, y en la plaza de la Catedral, se agolpaban más persons aún, que querían ver como llegaba la Virgen de la Cabeza. Una enorme pantalla se instaló en uno de los laterales de la plaza para que el público congregado pudiera ver lo que sucedía dentro del Templo.
La Virgen de la Cabeza llegaba majestuosa, y entre el clamor del pueblo, aplausos, y el sonar de las campanas que anunciaban la llegada de la Patrona de la Diócesis, la Morenita entraba en la Catedral.
La emoción se hacía patente en el exterior, cuando a través de la pantalla, el gentio veía como trasladaban a la Virgen desde sus andas hasta el glorioso altar preparado para los 8 días de su estancia, después de un largo peregrinar desde Andújar hasta Jaén.



Durante la estancia de la Sagrada Imagen de la Virgen de la Cabeza en la capital, numerosos actos fueron celebrados. Entre los mismos destaca una vigilia eucarística y mariana en la noche de su llegada. También tuvieron lugar cada día unas celebraciones con diversos grupos eclesiales de la Diócesis de Jaén: los consejos pastorales, las cofradías filiales de la Virgen de la Cabeza de toda la Diócesis, los sacerdotes, los enfermos y mayores, los catequistas y educadores cristianos, los religiosos y religiosas, los niños y adolescentes, los grupos de Cáritas, cofradías, familias, inmigrantes y los jóvenes. Se celebró también una vigilia de oración por los presos.
También tuvo lugar una exposición de objetos, enseres, planos y patrimonio relacionado con la devoción a la Virgen de la Cabeza a través de los siglos.

Durante su estancia en la S.I. Catedral, el templo estuvo lleno de gente, personas que iban y venían, se arrodillaban ante Ella, daban gracias por su presencia, por su cercanía y por su peregrinar hasta la capital del Santo Reino. Muchas eran las personas que de pueblos cercanos acudían día tras día para venerarla y acompañarla y hacer más grande su devoción, y fijar su mirada hasta su partida el próximo 22 de noviembre.


ANDÚJAR PEREGRINA

1 comentario:

  1. Una vez mas, MIL FELICIDADES POR EL ARTÍCULO!!!

    Nos ha hecho transportarnos en el tiempo a lo que nuestros grandes recuerdos históricos nos permitieron disfrutar. Benditas Semanas!!!

    Un abrazo Juan Antonio!

    ResponderEliminar