Bajo el mismo cielo

Esperar que te acerques a mí, sentir que estás más cerca de mi persona, que por un instante he robado tu mirada... mis sentidos se alejan de todo mi alrededor para centrar mi existencia en tu divina cara.
Te espero en el mismo lugar, año tras año, como si mi ser se petrificara con el paso de los años, anclado en la tierra serrana, como esperando el momento en que tengas que pasar ante mis ojos.
Entre la masa humana, hermanada por el mismo sentimiento, me siento solo, ensimismado en mis recuerdos, cuando de niño te esperaba bajo el mismo cielo, el mismo lugar... el mismo suelo.
No puedo parar el tiempo... pero sí el recuerdo, presente que hago pasado y guardo como el más preciado de mis tesoros en mi desván del pensamiento.
La grandeza de tu fiesta me hace ahondar en el tiempo. Imaginar que mis semejantes son los mismos que siglos atrás ocupaban los mismos riscos. De repente vuelvo a mí y vuelvo a sentir los años que en el mismo lugar viví la misma experiencia, el mismo sentimiento, la misma tristeza, la misma alegría...



Te vas, te alejas... y vuelvo a estar acompañado. La sensación de haberte tenido a mi lado, de haberte tocado a través de esa flor que cae a mis pies desde tu bendito manto.
Volveré a esperarte en el mismo lugar, bajo el mismo cielo y el mismo suelo, para volver a renovar la fe de mi sentimiento romero y volver a proclamar al mundo entero mi amor por Tí.
Volveré a pasar inadvertido entre la muchedumbre, entre el gentío, que en su silencio, se aunará con mi sentir, entre los millares de corazones que laten por volver a verte.
Aquí te esperaré, con la misma mirada, la misma estampa, el mismo cielo...

ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios

Publicar un comentario