El traslado a las andas de la Imagen de la Morenita

Llegado el gran día, solo un reducido grupo de romeros y peregrinos serán los privilegiados de estar en uno de los momentos más estremecedores y emotivos de la cita abrileña, la verán pasar cerquita de su persona, con la intención de tocarla para sentirse más cerca de Ella, o atraídos por el enigma que la rodea, de verla siempre en su camarín, tan cerca y tan lejos a la vez, y en ese instante, fugaz instante que se escapa a la realidad, pareciendo que recobrara vida propia su "bella talla", entramos en un estado de trance, (algunos lo llaman fanatismo), momentos en los que parece que nuestros sentidos dejan de percibir todo lo que nos rodea. Queremos captar la mejor imagen y guardarla en nuestra memoria, para luego ser recordada y transmitirla de voz en voz, conversación tras conversación, generación tras generación...
"Yo estuve allí, en el traslado del camarín a las andas."



Para las personas que no conocen tan arraigadamente la Romería de la Morenita, incluso a veces para los que sí la conocen, para los medios de comunicación, para los afortunados que durante ese tiempo se encuentran en el interior del templo, el traslado de la Imagen desde su camarín a las andas es el momento más sorprendente de la fiesta, o mejor dicho fue una seña de identidad de la Romería.
Y digo fue, porque por suerte para la Imagen, hoy en día se hace más civilizadamente. Hay un fuerte cordón humano para la seguridad de la talla de la Morenita, cuidando que nadie pueda acercarse a Ella para tocarla, para que no sufra su policromía, sus vestiduras...
Atrás quedaron imágenes y estampas, que aunque impactantes para los que seguían la Romería por televisión, o para los allí presentes, era un auténtico calvario el pequeño trayecto que debía recorrer la comitiva con la pequeña y veneradísima Imagen de la Virgen de la Cabeza.
Hasta el año 1992 la talla sufrió numerosas roturas y gran pérdida de su policromía debido mayormente a los traslados que se producen tanto en Romería como en la fiesta de la Aparición.
Recordemos que para ser una talla joven, osea reciente (1944), sufrió su primera y profunda restauración en (1992) por el restaurador Jose Luis Ojeda.
A partir de este momento la Imagen empieza a ser realmente cuidada en estos momentos tan álgidos, en el que los romeros se dejan llevar por la euforia y emoción que produce ver a la Morenita más cerca que nunca, aunque para muchos se dice que en ese aspecto la estampa de esta Romería pierde su atractivo, pero pensemos humanamente que no era compatible puesto que seguir así hubiéramos perdido la venerada Imagen que hoy en día reina en su Santuario Basílica de Sierra Morena.


Las campanas comienzan a repicar, anuncian que la Reina de los Cielos está abandonando su camarín sagrado para salir a la Serranía a saludar a los cientos de miles de personas que la aclaman.
En el interior del Santuario no cabe un alfiler, todos aunan sus voces gritando VIVAS que no cesan acompañados con palmas a ritmo de sevillanas, mientras vemos a través del cristal que separa el camarín del prebisterio como bajan a la Virgen Morena.
La gente se amarra a las rejas, los anderos, nerviosos, portan el templete donde en muy poco tiempo ya la llevarán sobre sus hombros.
Los gritos de los "viva a la Virgen" ahora se oyen más fuerte y las palmas ya no guardan el ritmo, se está abriendo la reja del prebisterio, y sí, ahí está, ya se ve la corona y muy poco a poco aparece Ella entre la marea humana. El templo entero es un clamor.
La Virgen de la Cabeza en los brazos de la Matriz de Andújar y su hermana Colomera, se abre camino difícilmente entre sus hijos, va pasando entre el cordón de seguridad, alguien intenta acariciar su manto, pero no puede, le dicen que hay que respetarla, y cierto es, hay que cuidarla para que perdure por los siglos de los siglos.
Las lágrimas de emoción se dejan ver entre aquellos que han podido verla pasar a su lado, y ahí está, la están alzando para llevarla a su templete, VIVAS y VIVAS, la Morenita ya está en su trono procesional que la llevará a visitar los rincones del Cerro de la Cabeza.
Un año más a reinado el respeto, y esas manos que en un tiempo se afanaban por tocarla, ajenos a lo que luego repercutía en Nuestra Madre, ahora se alzaban y se estrechaban aplaudiéndola y respetándola como siempre tuvo que ser.
Ya está la Virgen Morenita entre sus hijos, las campanas repican anunciando que ya está preparada para salir al mundo un año más, mientras tanto, los numerosos peregrinos y romeros que tienen el privilegio de estar en el templo, ya la pueden ver, ya están con Ella, han tenido el honor de presenciar LA EMOCIÓN de esta singular Romería:
El traslado a las andas de la Virgen Morenita.



¡VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA!

Honores concedidos a la Imagen de la Virgen de la Cabeza

¿Son necesarios los atributos que adornan a ciertas imágenes religiosas?

Me centraré en Ntra. Sra. la Stma. Virgen de la Cabeza, su Imagen, habitualmente se encuentra adornada con los siguientes atributos:
- Cruz laureada de San Fernando.
De manos del Capitán de la guardia civil, Santiago Cortés en 1950, es la condecoración militar española más preciada al valor heróico. Es otorgada como recompensa a acciones, hechos o servicios militares, con inminente riesgo de la propia vida y siempre en servicio de la patria o de la paz y seguridad de la comunidad internacional.
Su nombre hace referencia al rey Fernando III de Castilla León.

¿Es necesaria esta condecoración a la Imagen de Ntra. Sra. de la Cabeza?
¿Representa la Stma. Virgen de la Cabeza una institución militar?, o ¿a la Madre y Reina Celestial?
¿Acaso la Imagen de la Morenita defendió alguna guerra y estaba posicionada en algún frente para tal honor?

- Capitana general del ejército, para tal honor se la condecoró con el fajín de mando en 1950, por el director general de la guardia civil, teniente general Alonso Vega.
Es un rango militar. Este grado se confiere para distinguir a un comandante jefe que asume la jefatura de Estado, como es el caso del rey de España.

¿Qué tiene que ver una Imagen religiosa, que representa a la Madre de Dios, con el capitán general del ejército? ¿Es compatible o lo hemos hecho intencionadamente compatible?

- Alcaldesa mayor perpetua.
Es un rango público permanente que se encuentra al frente de la administración local básica de un país o parte de ella. Para ello a la Imagen de la Virgen de la Cabeza se le atribuye el bastón de mando y la medalla de oro del ayuntamiento de Andújar en 1959.

¿Ha sido o es la Imagen de la Virgen de la Cabeza de Sierra Morena y su Santuario, un medio de instrumentalización política para algún sector de la sociedad?

Haciendo memoria, recordemos que Andújar se movilizó para albergar un hospital, se echó a la calle, alzando sus voces para que tal hecho se produjera, y finalmente tras mucho esfuerzo, y por todos es sabido, la ciudad consiguió su actual hospital "Alto Guadalquivir" para atención de Andújar y su comarca.
Recuerdo que al Rector del Santuario se le entregó un pequeño lazo de plata, en agradecimiento de su pueblo, se le puso a la Imagen el mismo día que se le hizo entrega al Santuario y solamente se pudo ver ese día.

¿Es que tiene más valor un fajín de capitán general que un pequeño lazo que el pueblo le entrega con cariño?
¿Pesa más una cruz laureada que un humilde regalo de un pueblo que agradece?

Hay diversidad de opiniones, pero sin lugar a dudas, una Imagen religiosa es una divinidad terrenal a la que todos los mortales creyentes, y en ocasiones los no creyentes, nos postramos para encontrar la Luz perdida; en Ella vemos representada a Ntra. Madre Celestial, y para Ella todos sus hijos son iguales porque ante los ojos de Dios todos somos iguales, sin distinción de clases sociales, ni rangos, ni galones, con preferencia de los más débiles.

Imagen primitiva de la Virgen de la Cabeza sin las condecoraciones

NOTA Los honores de Patrona de Andújar, Diócesis de Jaén, Rosa de Oro son elegidos por la Santa Iglesia, entrando dentro de los honores y atributos pertinentes de las imágenes religiosas.

Imagen de la Virgen de la Cabeza actual con las condecoraciones
¿Es competencia de un cargo de estado o político hacer uso de una Imagen religiosa para condecorarla?

ANDÚJAR PEREGRINA

La Virgen de la Cabeza presente en el Salón Cofrade de Córdoba 2010

Manto del Centenario de la Morenita y bacalá dela Esperanza de Andújar

Durante los días 15, 16 y 17 de Octubre se ha celebrado en Córdoba el III Salón Cofrade.
Se ha celebrado en el recinto ferial Cajasol-Ifeco, reuniendo a agrupaciones, artesanos, imagineros, tallistas, orfebres, músicos y apasionados de la Semana Santa.
Este año con la presencia de la Virgen de la Cabeza en numerosos stands.
Hagamos un recorrido por donde la Morenita ha dejado su aroma, esta vez a incienso, por la capital cordobesa, provincia que plasma su amor a esta advocación.

En primer lugar nos encontramos con un stand, dedicado a Juan Martínez Cerrillo (1910-1989) en el centenario del nacimiento del escultor imaginero  de Bujalance (Córdoba), donde recordamos su figura desde un punto de vista personal y cercano. Además de tallas de la pasión cordobesa, Cerrillo realizó las imágenes de la Virgen de la Cabeza de Bujalance, El Carpio y Villa del Río.



Siguiendo los pasillos de la feria donde nos muestra los elementos y complementos de la rica Semana Santa cordobesa, nos encontramos el stand de Villa del Río, donde entre otras muestras nos encontramos una pequeña exposición del escultor, imaginero y restaurador Sebastián Montes, natural de esta localidad, quién este verano realizó la restauración de Ntra. Sra. de la Cabeza de Bujalance, pudiéndose ver en el stand una fotografía del escultor con la Imagen recién restaurada.

El stand de la romera localidad del Carpio, dedicaba un amplio espacio a la Virgen Morenita, pudiéndose ver el fajín de mando de capitán general de la Imagen de la Morenita de esta localidad, realizado en tela de maya y seda de color rojo, con motas en hilo de oro y ocho nudos bordados en oro, donado por los hermanos de la cofradía.
Presentes estaban también las dos coronas de la Madre y el Niño, doradas y al estilo imperial.



Manto y mantolín Virgen de la Cabeza de El Carpio
Y por último se nos mostraba el manto y mantolín que cubre a la Virgen de la Cabeza de El carpio, realizados en terciopelo verde oliva en oro fino a mano con hojarascas de acanto y muchos roleos realizando incrustaciones en el bordado de joyas preciosas.

Capilla Virgen de la Cabeza en el Stand tallista

Siguiendo con el paseo por el amplio salón tropecé con una curiosidad, era el stand del tallista Juan Carlos García, en el cual mostraba una pequeña capilla dedicada a la Virgen de la Cabeza, representaba la divina aparición de la Virgen al pastor Juan Alonso de Rivas.
Corona y rostrillo V. de la Cabeza de Priego

En el stand de Priego de Córdoba, se pudo ver en una pequeña vitrina, una corona de plata anónima del siglo XVI, perteneciente a la Imagen de la Virgen de la Cabeza, así como un rostrillo anónimo del siglo XVIII también de la Imagen.
A modo de curiosidad, el encargado del stand nos facilitó una información curiosa e interesante sobre la Virgen de la Cabeza de Priego, que como sabemos, es Cofradía no filial, por dejar de asistir a los actos del Santuario-Basílica de Andújar. Dicha Imagen no sólo sale a la calle en la Romería que se celebra en su honor en el mes de Junio, sino que sale también en la Semana Santa del pueblo ya que pertenece a la Real y Venerable Hermandad de María Santísima de la Cabeza y Nuestro Padre Jesús Resucitado, fundándose la misma el 18 de Junio de 1573. Fue reorganizada en 1976 por un grupo de jóvenes, celebrándose su procesión en la mañana del Domingo de Resurrección. Para tal día, a la Imagen de la Cabeza se le quita el Niño de su brazo derecho, el cual es sustituido por una flor.


Y por último, entre los bellos y ricos stand que se presentaban este año en el Salón Cofrade de Córdoba, nos encontramos con una represntación más directa con Andújar, bajo la dirección de Pedro Palenciano, donde entre otras muestras, se nos presentaba el majestuoso manto del Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen de la Cabeza de la Basílica de Andújar, en Sierra Morena. A su derecha se encontraba la bacalá de la Cofradía de la Esperanza de Andújar.
Dentro de una vitrina de cristal se podía ver la saya bordada en oro  y seda de colores de la Imagen de la Cabeza de El Carpio y por último, enmarcado, el diseño del estandarte de la Real Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza de Andújar, de Pedro Palenciano.

Diseño estandarte Cofradía Matriz de Andújar V. de la Cabeza

Como podeis ver, una gran presencia de la Virgen de la Cabeza bañaba el Salón Cofrade cordobés de este año, donde se pudo conocer más detalles sobre la interesante historia de la Morenita.

                                                                   © ANDÚJAR PEREGRINA

Estampas de la Romería de Nuestra Señora de la Cabeza

Si algo caracteriza a la Fiesta que se celebra el último Domingo de Abril, en Andújar, en el corazón de Sierra Morena, es sin duda, el colorido y su singularidad, y la diversidad de estampas que nos regala durante esos días, hechos para impregnar nuestros cinco sentidos del aroma que desprende la Virgen Morena en su pasear por la Serranía.



Desglosando cada momento de este encuentro anual, hoy viene a mi mente una estampa.
Estampa que dura desde que la Imagen bendita de la Cabeza es entronizada en su templete procesional, hasta que vuelve a su Santuario y Basílica. Me refiero a los monjes trinitarios que se colocan a ambos lados de la Imagen, a los trinitarios.

El templete meciéndose lentamente, bailada por los anderos paso a paso, queriéndose detener en cada curva de la calzada, queriendo parar el tiempo, pero avanza, saludando a cada uno de nosotros.
De qué manera acercarnos a Ella, como un hijo a la Madre.
Pues ahí están, los monjes trinitarios hacen de lazo, de unión, sin duda alguna es el "cordón umbilical" del romero, del peregrino.
Los anderos la alzan, la enseñan, la bailan. Hacen devolver la visita de la Madre a todos sus hijos, aquellos que abandonaron su hogar por unos días para peregrinar hasta sus plantas, los mismos que hacen largas colas de espera para verla en su camarín.
Y ahí esta Ella, dando las gracias por cumplir el ritual encargado hace siglos por Juan Alonso de Rivas, en su Sierra saludando a todos, pero nosotros, sus hijos queremos tocarla, queremos llevarnos el regalo de rozar su manto, queremos transmitirlo a nuestros hijos, quermos impregnarnos de Ella.



El cordón umbilical une a la madre y al hijo de la misma manera que los padres trinitarios lo hacen durante horas entre la Madre celestial y nosotros.
Le mostramos nuestra familia, nuestras prendas. Es el momento en el que sentimos por un instante que la hemos tocado, rozado; y nos llevamos un trocito de Ella, de su Imagen.
Ese niño pequeño que es rozado por su manto, bendición romera.

Recuerdo una Romería lluviosa. Llovía a mares. La Virgen volvía a su Santuario, y estaba de nuevo en la plaza del poblado, todos empapados, y el paso de su procesional era ligero, pero aún así la emoción subía, la aplaudían con más fuerza, la acompañaban hasta la cumbre de su Cerro.
Pero un hombre llevaba sobre sus hombros una niña, su hija, sobre unos 7 años.
Y los que estabamos en aquel justo instante en ese mismo lugar vivimos algo entrañable.
A pesar de la lluvia los padres alzaban a sus hijos para ser bendecidos por la Stma. Virgen de la Cabeza, y ese padre pudo llegar hasta las andas de laMorenita, entre la lluvia y la muchedumbre,que aunque ya era menor todos se agolpaban al templete, como si se tratara de proteger ala Imagen.
Una vez en las andas, el trinitario cogió con todo su esmero a la niña, y ésta al darle un beso a la Virgen en la mejilla, observó que la carita morena de la Virgen tenía gotitas de agua, y la niña muy débilmente y con temor le limpió su rostro, y quedando limpia su cara le volvió a dar un tímido beso, esta vez al Niño.
Es algo que llenó de ternura a los cientos de personas que vimos esta pequeña estampa dentro del gran conjunto romero.
Tambíen un joven romero, impedido, sobre una silla de ruedas. Los anderos lo alzaron hasta acercarlo al mismo templete de la Virgen. El joven trinitario, viendo que no podía llegar hasta Ella, hizo algo que nos sobrecogió y nos emocionó. Cogió el manto de la Virgen, lo recuerdo, azul terciopelo, "el manto de la recoronación", y estiró de él hasta que pudo acercarlo al joven, tomó la mano del chico y con la otra el manto de la Morenita y los unió. Las palmas ensordecían los oídos de la muchedumbre que se agolpaba y lágrimas de emoción. El trinitario cogió un ramito de flores que llevaba el templete de la Virgen y lo dejó a un lado de la silla de ruedas, para que tuviera algo de Ella, su recuerdo.



Cientos de niños son alzados para besar el manto de la Madre. Los padres trinitarios se afanan en cogerlos con delicadeza para ofrecerlos a la Imagen Bendita de la Cabeza, y devolverlos de nuevo a su padres, y así generación tras generación ser bendecidos, cumpliendo el ritual de esta singular Romería.

ANDÚJAR PEREGRINA

Peregrinación Blanca Virgen de la Cabeza 2010

Un año más se ha celebrado en el Santuario-Basílica de la Virgen de la Cabeza, en Andújar, el día de los más necesitados, de las personas impedidas, de personas que llenos de alegría en su corazón se han acercado a tocar el manto protector de la Reina y Madre Celestial.


Eran sobre las 13:30 horas del mediodía del Domingo 10 de Octubre, cuando la Imagen de la Reina de Sierra Morena, abandonaba por cerca de dos horas su camarín serrano, para ser depositada en un improvisado altar en la nave central del Santuario, concretamente en las rejas que abren al prebisterio.

El tiempo no ha impedido que se acercaran cientos de personas a Ella. Al igual que un mar caía del cielo para bañar la Sierra Morena, un mar de devotos se acercaban por la puerta principal de la Basílica hasta llegar a la Imagen bendita de la Cabeza, que seguía vistiendo su manto bordado en oro sobre terciopelo verde. Los cientos de peregrinos abarrotaban el interior del templo, que con devoción llegaban a Ella para venerarla, agradecerle y pedirle cuanto necesitaban.

Momentos emotivos se han podido ver a lo largo del Besamanto, momento siempre emotivo.
En la cola que llegaba hasta Ella, había una persona ciega, concretamente una chica, y un voluntario de la Cruz Roja se acercó para ofrecerle su ayuda y llevarla con todo el cariño hasta la Madre de Dios. Todas las personas que a su alrededor se encontraban le abrieron paso para facilitarle el camino. El voluntario se adentró con ella por la pequeña puerta que se haya a la izquierda del prebisterio, para asomar por las rejas de éste, para evitar el taponamiento de las personas que allí nos hallábamos.
La chica, dejándose llevar por el voluntario de Cruz Roja, aparecía justo por detrás de la Imagen de la Virgen y un trinitario tomó su mano y la estrechó con el manto de la Morenita. La muchacha abrazaba fuertemente el manto y lo frotó débilmente sobre sus ojos.

También se tuvo que abrir paso para un joven que se acercaba de rodillas, curiosamente con un chupete de bebé sobre sus labios, quizás por alguna promesa cumplida sobre su hijo o algún familiar pequeño. Al llegar a la Imagen, el joven rompió a llorar y un fuerte aplauso retumbó en el templo con fuertes vivas a la Virgen Morena.

Que tendrá esta Virgen pequeña que a todos enamora, decía una mujer mayor.
Personas de habla extranjera también se han acercado a visitar a la Imagen bedita, y gentes, que sin saber lo que se celebraba en el día de hoy, se han encontrado la sorpresa de ver a la Virgen de la Cabeza a sus pies, que con asombro se acercaban y rozaban prendas y fotografías de sus seres queridos.
La Cruz Roja, como siempre, ha hecho una gran labor por todas las personas que se han acercado en este emotivo día al Santuario de Sierra Morena, acercando a todos los impedidos a Ella y ofreciendo su ayuda a cuantos la han necesitado.



Sobre las 15:15 horas de la tarde, cuando ya todos habían pasado ante la Imagen de la Morenita, gritos de vivas y guapa hacia Ella, se le cantaba la Salve y entre aplausos volvía a su camarín, que entronizándola en su trono serrano, todos los que en el templo estaban le cantaron su himno, despidiéndose de Ella, ahora sí, hasta el último Domingo de abril, fecha en la que abandonará de nuevo su camarín para saludar a sus hijos en la antiquísima Romería abrileña. Hasta entonces colas interminables de peregrinos volverán todos los días de fiesta y fines de semana para contemplarla en su camarín serrano, donde vela por toda la Tierra.

© ANDÚJAR PEREGRINA

Visita de la Virgen de la Cabeza al pueblo de Andújar el año 2000


Hoy se cumple 17 años de la Bajada de la Imagen Stma. de la Virgen de la Cabeza a la ciudad de Andújar, con motivo del Año Jubilar de la Encarnación. Se produjo un 7 de Octubre, y estuvo entre nosotros hasta el día 14. Una semana llena de gloria, alegría, gozo y oración para la ciudad, ya que hasta entonces la Morenita llevaba 12 años sin visitar su pueblo. Según los escritos es la décimo quinta vez que nos visitaba.

La Imagen era bajada de su camarín en la mañana del sábado 7 de Octubre, lucía el manto de la Recoronación, bordado en oro sobre terciopelo azul, y entronizada en sus andas procesionales a modo de carreta, atravesaba Sierra Morena, custodiada en todo momento por dos trinitarios.


Con las paradas tradicionales rezando el Rosario, la Morenita llegaba al Seminario de Andújar, donde los anderos esperaban impacientes para coger su lugar en las andas y pasearla por la ciudad.
Nuestros mayores se asomaron a las calles para la ver a la Madre, muchos ya, llevaban mucho tiempo sin poder verla por no poder subir al Santuario.
Las bajadas de la Virgen siempre son emotivas, pero aún más por las personas que por edad o circunstancias de la vida ya no pueden acercarse al Cerro de la Morenita.

Nuevamente, las monjas trinitarias esperaban tras las rejas de su convento saludando a la Virgen con sus pañuelos blancos. Andújar iba al son de sus andas, y al llegar a San Miguel, la Morenita se detuvo, hizo un alto en el camino, la gente se agolpaba, y de pronto voces rajadas cantaban esas sevillanas hacía Ella, era el coro romero "Noches de Abril": doce años han pasao Morena y has vuelto a ver...


En Santa María la Mayor, la esperaba un altar repleto de flores, un trono que por 7 días sería su camarín, un camarín que ni un solo instante quedó vacío. Las puertas de la iglesia estuvieron abiertas ininterrumpidamente durante los días de su visita, día y noche, turnándose, peñas y asociaciones, hermandades... era un fluir de gentes contemplando la Imagen de nuestra Patrona.
Todas las noches reinaba el silencio, era tiempo de oración callada, del encuentro íntimo entre nosotros y Ella. Largas noches de rezo, de Adoración nocturna, con Ella y su Divino Hijo.
Recuerdo en una mañana, camino de mi trabajo, a las 6, cuando aún no había amanecido, quise hacer una pequeña parada para la ver a la Virgen, sentía la necesidad de verla antes de incorporarme a mis obligaciones, y me encontré la iglesia repleta de personas como yo, con su ropa de trabajo, hombres y mujeres de mi pueblo, dándole los "buenos días", coches aparcados en doble fila a las mismas puertas de Santa María. "Ahora que podemos y la tenemos tan cerca aprovechamos el momento, no importa levantarse un poco antes..." se decían entre unos y otros.

Todas las mañanas a las 12 del mediodía se rezaba el Angelus, un rezo que lo hacían los religiosos y religiosas de la ciudad, los cuales se transmitían a través de la radio. En todo momento Andújar estuvo en contacto con todos los eventos.
Los medios de comunicación llevaron la Voz de Andújar allá por donde lo permitían las ondas, para dar fe de lo que estaba aconteciendo en la ciudad.
Todos los colegios acudían en las mañanas a ver la Morenita, le cantaban agitando palomas blancas hechas de papel, sus hijos abarrotaban la iglesia de Santa María, esos niños y niñas que un día serán ellos los que sigan el legado de Andújar.

La Peregrinación Blanca éste año se celebró en Andújar, donde más que nunca asistieron no sólo nuestros mayores, sino muchos venidos de pueblos vecinos, largas colas hasta llegar a la Imagen bendita y tocar su manto, sentir por un momento su tacto.


Todo tiene un fin, y la Morenita debía de volver a su casa, la morada que Ella eligió.
La noche de antes llovía muchísimo, y quise hacerle una visita antes de irme a casa a descansar y prepararlo todo para el camino. Lo que me encontré al llegar a Santa María fue una sorpresa, algo que no me esperaba y que nunca se me hubiera pasado por la cabeza.
Crucé el umbral de la puerta y ví un mar de personas agolpadas en torno al altar mayor, gente subida en los bancos, alzaban a los niños y muchos tenían cámaras de video grabando, y los flashes se disparaban. Pero en torno a esto había un silencio rotundo. ´Me extrañé al ver que la Imagen de la Morenita no estaba en la peana. Intuí lo que podía estar sucediendo. ¿Qué pasaba? Intenté hacerme un hueco entre la muchedumbre, entre codazos y pidiendo perdón continuamente, conseguí entre los brazos de los que había delante de mí ver lo que yo quería que estuviera pasando. Y sí, efectivamente, le estaban cambiando el manto a la Virgen, manto con el que haría el camino hasta su Santuario.
Por primera vez pude contemplar lo que siempre quise, La Morenita sin su corona, sin su manto, ver la belleza de su talla. Nunca lo olvidaré, fue como una llamada, no habían cerrado la iglesia y todos los asistentes estaban tan expectantes como yo, "un cambio de manto para el pueblo de Andújar... su pueblo.
Una vez vestida la Imagen, retumbó en el silencio el sonar de una campanilla, a la vez que entronizaban a la Morenita nuevamente en la peana, esperando el momento de la mañana del día 14.


Fueron miles las personas que acompañaron a la Morenita, que protegida en la jaula procesional del siglo XVII, volvía hacer el camino de vuelta como años y siglos atrás lo hiciera, ésta vez por el "camino viejo".
Un sol radiante acompañó el día y entre aplausos, vivas que no cesaban, la Imagen de la Stma Virgen de la Cabeza era devuelta a su camarín serrano, para seguir reinando.
Una vez más ANDÚJAR se hizo PEREGRINA.

ANDÚJAR PEREGRINA