lunes, 24 de enero de 2011

El recuerdo de la Romería de la Virgen de la Cabeza

Tengo en una alacena un pequeño bahúl con imágenes del recuerdo, sentí curiosidad por vivir mi Romería, la que hace años forma parte de mi álbum peregrino, ese que cuando menos te imaginas te golpea el sentimiento, quizás por la necesidad de hacerme recordar lo que es la Romería y no perder la esencia del sentir de mi tierra. Hoy, comparo mis sentires y es el mismo palpitar, del mismo corazón.



He destapado mi recuerdo, cuando las banderas iluminaban ese Viernes de Romería, sobrecogido por la inmensa gente que sin saber de donde venían, todos iban en el mismo sentido, cantando a la misma Morena. Recuerdo ese anciano fumando un enorme puro, sujetado por una horquilla, en mi infancia formó parte de la esencia de mi Romería. El recuerdo de carrozas con motivos romeros... Un enorme Santuario de cartón piedra, Un sombrero cordobés con un pequeño balconcito con vistas a Sierra Morena, la Cara de mi Virgen Morenita dibujada sobre un tapiz repleto de colores y flores que hacían de rostrillo... todo para mí era de ensueño. Sin duda, lo más llamativo para mi corta mente eran esas enormes banderas, gigantescas, coloridas, y para mí, llenas de vida. La Plaza de España era un hervidero de romeros y peregrinos que se asomaban a ver el alegre desfile de carrozas. (Hoy, las prisas, el poco espacio existente en el Santuario y quizás el trabajo sin recompensa, ha hecho que quede en mi recuerdo... para muchos en el olvido.)



Las arenas mojadas en las calles de mi Andújar, era otra sorpresa para mí. Caballos, carretas... y camionetas con grupos de amigos festejando la fiesta, gitanillas vestidas de flamenca ocupaban los coches a modo de pequeñas carretas... y mis banderas, solo tenía ojos para las banderas, bailando, saludando el tapiz colorido con la Imagen de la Morenita, ofrenda celebrada el día anterior , abarrotando las calles de peregrinos.

Despertaba muy temprano, entre el nerviosismo de lo que se me avecinaba... ver a mi Virgen de la Cabeza. Es Sábado de Romería... Andalucía está despierta, coches y más coches se dirigen a sus plantas, quieren verla, se acerca el día... no sin antes hacer "la parada en el puente de Lugar Nuevo", esperando la Cofradía que venía a caballo, coches entre los montes, caballos, mulos... y ya veo mis banderas. A lo lejos, diviso diminutamente la silueta del Santuario, mi mente estaba allí, sentía la necesidad de verla. Una inmensa nube de humo blanco se alzaba, anunciando que miles de promesas se estaban cumpliendo y que ya se estaban concentrando los romeros y peregrinos para rezar a la Morenita.



Por fin estoy aquí, busco entre el bahúl y veo ese recuerdo... la tarde caía, se hace la noche, y entra la madrugada. La banda sonora de la noche... los tambores de las cofradías que se suceden cada hora, ininterrumpidamente para honrar a la Virgen Morena... la noche tiene vida, se hace peregrina, acudiendo a verla, rezando... ya no está sola... y ya están aquí las banderas.
Siglos y siglos de hermandad, haciendo el mismo camino, cumpliendo lo que TÚ querías.
Por fin subo a verte... fueron instantes de emoción... emoción por volver a verte.

Llega el nuevo día y las cofradías ocupan su lugar a lo largo del recorrido, la de menos antigüedad la encontraba en la carretera, otras en el arco, infinitas a lo largo de la calzada... hasta llegar a la puerta del Santuario... y ahí estan mis banderas. (Me martillea la realidad y todo es diferente).

Desde los altavoces se oye lo que ocurre en el interior del Santuario. La muchedumbre se emociona. Un trinitario grita ¡VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA! una y otra vez y el gentío responde... va retransmitiendo lo que está sucediendo porque la inmensa gente se dispersa entre el bendito Cerro y quiere saber cuando saldrá la Morenita. Ya portan la Imagen de la Morenita... (momento emblemático de esta singular Romería, me martillea de nuevo la realidad y hoy comprendo que hay que proteger a la Imagen, aplaudirla, quererla, vitorearla y piropearla... y que sea ELLA la que toque nuestro corazón con su mirada).

Las campanas anuncian que la Reina de Sierra Morena está saliendo de su Santuario... el padre trinitario nos invita a saludar a la Señora y ahí está, con sus hijos... miles de pañuelos blancos alzados al aire, mirando a nuestra Morenita, vivas, aplausos... es indescriptible... el sentimiento de emoción que tiene mi persona no encuentra palabras para contar lo vivido, no existen esas palabras (que no se pierda... que se alcen los pañuelos blancos cada Primavera para saludar a la Virgen Morenita)... ya la veo, su templete repleto de flores... y entre todas... ELLA.



Abramos ese bahúl del recuerdo, y hagamos Romería... la nuestra, la de siempre, la que no se debe perder.
Hagamos ese recuerdo... realidad. No perdamos las señas de identidad de algo tan nuestro.

¡VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA!
¡VIVA LA ROMERÍA DE LA VIRGEN DE LA CABEZA!
¡VIVA LA REINA DE SIERRA MORENA!
¡VIVA LA MORENITA!
¡¡¡... arriba esos pañuelos, sombreros... saludemos a Nuestra Madre...!!!


ANDÚJAR PEREGRINA

3 comentarios:

  1. se me pone el vello de punta,y me emociono porque leyendo todo esto,parece que ya estoy ahi.este año mi virgen me perdonara porque no podre estar ahi.el año que viene si ella quiere iremos con mi bebe

    ResponderEliminar
  2. Que anónima tan guapa, mi hermana por aquí, jejeje, claro que te perdona. El bebé tiene que ser tan romero como su tío, un beso.

    ResponderEliminar
  3. juan antonio me as dejado sin palabras QUE BONITO como me emociona ver todos tus trabajos pero segun los voy biendo mas me gustan con que fe pones letra a letra y con que dulzura la nombras mª luisa

    ResponderEliminar