Escultores imagineros Hermanos Expósito Cortés, devociones particulares

EL ARTE RELIGIOSO EN LAS COLECCIONES PARTICULARES

Termina este artículo-reportaje dedicado a los artistas de Andújar, Juan y Santiago, escultores e imagineros de nuestra tierra jiennense. En éste tercer y último capítulo nos vamos a recrear con algo tan personal como es el sentimiento y la fé que caracteriza a nuestra tierra. La devoción a una Imagen en particular a veces no se puede expresar con las palabras, pero sí con la mirada. Cada persona tenemos un modo de sentir esa llamada de la Imagen a la que veneramos, y muchos sentimos la necesidad de tener en nuestros hogares una estampa, pintura, fotografía o medalla que represente y nos haga ver la silueta de tan querida Imagen.
Personas que tienen el don de modelar esa silueta, dándole su estilo propio sin dejar de ser la rèplica a la que dirigimos nuestras plegarias, para así presidir nuestros hogares y alimentar la fé, la cultura y la tradición tan arraigada que palpita en nuestro corazón. Ese sentimiento, Juan y Santiago lo presenta así:

Réplica del Cristo Cautivo que se venera en la Ermita de la Virgen de la Cabeza de Andújar (Jaén), se le conoce como "El Rescatado". Es una imagen de 1,10 centímetros realizado en barro cocido policromado con brazos articulados para vestir. Pertenece a una colección particular de Andújar. Este Cristo es de una gran devoción entre las gentes andujareñas.


Réplica de la Virgen de las Angustias que se venera en la Iglesia de San Juan de Dios de la Residencia de ancianos de las Madres de los Desamparados de San José de la Montaña. Imagen muy significativa en la devoción de Andújar, procesionando por las calles de Andújar el Viernes Santo. Pertenece a una colección particular de la ciudad, propiedad de Antonio Jose Arévalo Casado.




Réplica de la Virgen de la Esperanza, que tiene su sede canónica en la Iglesia de Santa María de Andújar, Imagen de gran devoción en nuestra Semana Santa, declarada de Interés turístico andaluz. Es una Imagen de vestir de barro cocido busto y manos y el resto del candelero en madera. Mide 67 centímetros y ha sido realizada para Jorge de Cecilia Escribano, natural de Andújar, y procesionará para el Grupo Joven de la Virgen del Carmen de nuestra ciudad en el mes de Mayo.



Imagen dolorosa de vestir, busto en barro cocido, candelero y manos en cedro real policromado todo al óleo, mide 1 metro. Su advocación es la de la Virgen de los Milagros, y su destino ha sido una colección particular de Huelva.



Y como no, siendo de esta tierra, donde nace la devoción a Nuestra Señora de la Cabeza, han realizado 6 rèplicas de tan veneradísima Imagen para Los Villares de Andújar (52 cms), Arjonilla (65 cms aprox.), Arjona (42 cms aprox.), Úbeda (en proceso, 63 cms) y las imágenes que ahora se muestran pertenecen a una colección particular de Andújar, de Antonio Jose Arévalo Casado ( Imagen vestida y su conjunto de coronas y rostrillo) y por último réplica de la Virgen de la Cabeza propiedad de ANDÚJAR PEREGRINA. Todas están realizadas en terracota policromada y con estofados dorados.



© Todas las fotografías expuestas en este artículo han sido cedidas por los Hnos. Expósito Cortés, autores de las mismas obras reflejadas.

Juan Antonio Rodríguez
Hnos. Expósito Cortés
ANDÚJAR PEREGRINA

LAS BANDERAS... el color de la Romería de la Virgen de la Cabeza


Durante los días previos a la Romería de Nuestra Señora de la Cabeza, los pueblos y ciudades donde existen cofradías filiales inundan de fervor colorido sus calles, anunciando su partida hacía Andújar para acudir a la fiel cita con la Virgen Morenita.


Las Banderas, con su colorido de esperanza, anuncian el rito primaveral de Sierra Morena, ilustre seña de identidad, portadora de la historia abrileña, invitan a los vecinos y gentes de paz, para acudir a la Fiesta Mariana que culminará con la unión de todas las cofradías desfilando ante Nuestra Señora, formando un río de fé y color por aledaños del Cerro de la Cabeza.
Enormes banderas que durante siglos desfilaron portando la visión de una historia que hoy día permanece viva, cargadas de un significado solo descifrable por los romeros y peregrinos que llevan por "bandera" a la Virgen de la Cabeza.


Andújar, Matriz de la devoción a la Virgen Serrana, es la última en hacer su entrada a los pies de la Madre, portando las banderas para rendirle honores, banderas volteadas al aplauso de las gentes que se agolpan para contemplar el simbólico espectáculo.


Banderas de la Virgen Morenita, seña inequívoca de la histórica Romería serrana de Andújar, fiesta de colorido impregnando el aire de fé... una fé que los vientos serranos se encargarán de transportarlos a los pueblos del mundo para anunciar la viva devoción que se le tiene a nuestra Virgen de la Cabeza.

El Cerro de la Cabeza (1ª PARTE)

Lugar de la Aparición o hallazgo de Nuestra Señora de la Cabeza

Resumen:
    La imagen de una Virgen  es encontrada o se aparece, en el siglo XIII, a un pastor en el Cerro Cabezón, de Sierra Morena, término municipal de Andújar, a la cual le pondrán por nombre Virgen de la Cabeza y a aquel cerro, por topónimo, Cerro de la Cabeza, al cual a partir de los años cuarenta del siglo XX rebautizaron erróneamente con el de “Cerro del Cabezo”, palabras sinónimas.
    En este artículo estudiamos detenidamente el referido error y aclaramos documentadamente que el nombre correcto del lugar, donde se encontró la imagen  de Ntra. Sra. de la Cabeza, se llama “Cerro de la Cabeza”.

Introducción:
    Es necesario e importante que aclaremos algunos de los errores históricos referidos a la Virgen de la Cabeza, que se vienen cometiendo cuando se dice o escribe algo sobre esta antigua devoción mariana de Andalucía.
    Hoy en día conocemos documentadamente, y por tanto con un  rigor científico, muchos hechos relacionados con dicha Virgen, que se han repetido durante muchos años de manera equivocada y que es hora de aclarar, para hacer justicia a la historia y a la verdad. Como escribió el Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Jaén, Manuel Muñoz Garnica, en sus conocidas “Cartas sobre el origen, aparición y culto de la imagen de Nuestra Señora de la Cabeza”, publicadas en 1865, en las que nos dice: “Yo no puedo creer que las personas ilustradas de Andújar den algún valor a esas relaciones; las gentes sencillas, puede ser; pero al tratar este punto, debemos protestar contra tales invenciones en nombre de la sana crítica que las condena. Es preciso no transigir con ellas; procuremos, en cuanto sea posible, que la piedad sea discreta y la devoción ilustrada” (Carta 1ª. Estudio y notas introductorias de Rubio Fernández, 1997, 22).

El nombre del cerro.

Veamos como el verdadero nombre del cerro, desde que el pastor encuentra  la imagen de la Virgen, ha sido Cerro de la Cabeza  y no “Cerro del Cabezo”, como alguien lo denominó en un momento indeterminado, desde el desconocimiento, al no darse cuenta que “cerro y cabezo” son palabras sinónimas. Por tanto, cuando decimos “Cerro del Cabezo” estamos diciendo “Cerro del Cerro”.
    Partamos en este estudio viendo lo que el Diccionario de la Real Academia Española nos dice: Cerro: m 3. Elevación de tierra aislada y de menor altura que el monte o la montaña” (Madrid, 1992, 329). Cabezo: m. Montecillo aislado” (Madrid, 1992, 343). Por tanto observamos que ambas palabras tiene igual significado. Si ahora consultamos un diccionario de sinónimos comprobamos que Cerro: s Elevación de tierra aislada” Siendo sinónimos: “Alcor, mogote, otero, montículo, loma, Cabezo, altozano, collado”. Cabezo: s Montecillo aislado”. Siendo sinónimos: “Colina, loma Cerro, otero, alcor, cumbre” (Diccionario Temático. Sinónimos y Antónimos. Editorial Everest. León, 1980: 163-211).  El Diccionario de Uso del Español, de María Moliner, nos define Cabezo y Cerro igual que anteriormente hemos visto (Gredos. Madrid, 1970: 442-588). Nuestro paisano Antonio Alcalá Venceslada, en su Vocabulario Andaluz, no recoge ambas palabras (Real Academia Española. Madrid, 1951).
    En consecuencia vemos que el topónimo no puede ser “Cerro del Cabezo”, sino el que los árabes le dieron en su día: “Cerro de la Cabeza”, porque al cerro elevado, aislado y llano llamado Peña Rasa, en su lengua Errasa, significa Cabeza (Bisset, Demetrio. “San Isidro labrador”. La Aventura de la Historia. Madrid, 2005: 92-96). Está claro que el cerro sobre el que se edificó la primera ermita dedicada a la Virgen de la Cabeza era llano en su cúspide.                          
    Todo lo antes dicho lo podemos ratificar recurriendo a la amplia bibliografía existente desde el siglo XVII referidas a Ntra. Sra. de la Cabeza.

Los historiadores antiguos.
    Los historiadores locales, buenos conocedores de la toponimia, no dudan en confirmar que el lugar donde se aparece nuestra Patrona, se llama “CERRO DE LA CABEZA”, es más; Salcedo Olid, nos dice que de dicho topónimo recibe la Virgen su nombre. Porque si el cerro se llamara “Cabezo”, la imagen de María allí encontrada tomaría la advocación de “Virgen del Cabezo”, al igual que existen Virgen del Monte, Virgen del Collado, Virgen del Valle, Virgen de la Encina, etc. Como bien sabemos las devociones marianas suelen recibir, en muchas ocasiones, el nombre del lugar dónde se les ha hallado.
    Por tanto en el Panegírico Historial de N. S. de la Cabeza de Sierra Morena, Salcedo escribe: “(…) De lo qual conocieron claramente que era voluntad Divina que a la Virgen se le diese adoración en aquel monte, el qual por ser el mas alto, y encumbrado de los circunvecinos, parecia Principe, Rey, y Señor de Sierra Morena, y por ello le llamavan los de la tierra, la cabeça de todos los montes comarcanos, y por esta razon se le dio a la Sagrada Imagen el nombre de Nuestra Señora de la Cabeça, titulo y denominación, que aunque parece vulgar, no fue a caso, sino muy misterioso, y adecuado (…)” (Madrid, 1677: 230-231).
    Llama la atención en el anterior texto cuando dice: “y por ello le llamavan los de la tierra, la cabeça”. Esta es la clave, los naturales de Andújar le llamaban Cabeza. Por lógica la imagen que allí encuentra el pastor, recibe el título de “Virgen de la Cabeza”, no tenían que darle más vueltas a la hora de buscarle nombre. Otro historiador local, Antonio Terrones Robles, Caballero Capitular del Ayuntamiento, escribe en su historia sobre San Eufrasio: “(…) un Pastor manco de una mano, estando apacentando su ganado a la falda del monte y cerro de la Cabeça (…)”. (Granada, 1657: 177).  
    En el siglo XVIII el sacerdote y capellán del Santuario, Bartolomé Pérez Guzmán, escribe en su libro Tratado del Aparecimiento de Ntra. Sra. de la Cabeza... : “(…) se llamó en la antigüedad el Cerro de la Cabeza, de donde toma el renombre nuestra Sagrada Imagen (…)” (Madrid, 1745: 41). Vuelve a hacer referencia al tema que nos ocupa, anotando: “(…) era voluntad de Dios, que diessen adoración a María Santísima, en el Cerro de la Cabeza, que por ser el más empinado de la Sierra (…)” (Madrid, 1745: 75).
    En el siglo XIX el antes referido Muñoz Garnica en su Carta cuarta, escribe: “(…) quien debiera bosquejar la subida de las cofradías reunidas al cerro de la Cabeza (…)” (Rubio Fernández, 1997: 32). Santiago Mesía publica en 1890 su Álbum de fotografías de la Romería de N. S. de la Cabeza en Sierra Morena, en el que nos dice: “(…) fué traída en triunfo la imagen é instalada en la iglesia de Santa María el 4 de octubre de 1227, de cuyo sagrado recinto desapareció el 8 de Noviembre, reapareciendo de nuevo en el Cerro de la Cabeza (…)” (Madrid, 1890: 18). Entre las fotografías que incluye el álbum tenemos una panorámica, plegable,  a cuyo pie escribe: “Vista general del Cerro de la Cabeza”.
    El año 1900 Luisa Fe y Jiménez en su Historia de Nuestra Señora de la Cabeza de Sierra Morena, nos dice: “(…) En la más alta cumbre de dicha Sierra a tres leguas de la ciudad, está el cerro de la Cabeza, llamado así por ser el más alto (…)” (Madrid, 1900: 123). Más adelante escribe: “(…) Efectivamente, hacia lo más alto del cerro llamado Cabeza (…)”. (Madrid, 1900: 132).
    El Diputado de la Real Cofradía de Andújar, Ramón Rodríguez Delgado de Mendoza, publica  en 1911 el Libro del Cofrade de Ntra. Sra. de la Cabeza, en el que apunta: “(…) el prodigioso espectáculo que ofrece la cima del cerro de la Cabeza (…) (Andújar, 1911: 9).
   En 1961 el historiador Carlos de Torres Laguna, editado por los PP. Trinitarios, publica el libro La Morenita y su Santuario, en uno de sus párrafos anota: “(…) es la aparición de la Virgen al pastor de Colomera, en la cima del cerro de la Cabeza (…)” (Madrid, 1961: 23).
    Hasta aquí algunos ejemplos, hay más, referidos y atestiguados por quienes han escrito antes sobre la Virgen de la Cabeza, coincidiendo todos en llamar Cerro de la Cabeza al lugar donde es encontrada la referida imagen.

Artículo: Enrique Gómez Martínez
Real Academia de la Historia
Instituto de Estudios Giennenses
Fotografía: Juan Antonio Rodríguez

Escultores imagineros Expósito Cortés, su obra más significativa

Adentrándonos en su obra más significativa

En este segundo capítulo dedicado a los Hermanos Expósito Cortés, conoceremos parte de su obra más significativa, en el que sus trabajos nos mostrará la personalidad que se han ido forjando con su enseñanza y práctica estos dos artistas de Andújar, sin duda un estilo propio.

LOS ÁNGELES PASIONARIOS se trata de cuatro tallas realizados para la Cofradía de Jesús Cautivo y Nuestra Señora de la Encarnación de Granada capital. Irán en las esquinas del paso procesional del Cristo Cautivo y representan a ángeles portando atributos pasionistas (los clavos, el cáliz, la corona de espinas y el flagelo). Son cuatro tallas de 50 centímetros realizdas en cedro real policromadas al óleo.
Dios mediante procesionarán en esta próxima Semana Santa, el Domingo de Ramos.
En las fotografías pueden verse las comparativas del proceso de modelado, talla y posterior policromía.










JESÚS ORANDO Y EL ÁNGEL CONFORTADOR EGUDIEL son las imágenes realizadas para la Cofradía de la oración de Jesús en el huerto y Santo Cáliz de Llíria. Hasta la fecha es el trabajo de mayor envergadura que han realizado de imaginería procesional. Representan a Jesús orando en el huerto de los olivos y el Ángel cofortador Egudiel. Son tallas de tamaño natural, miden aproximadamente 1,75 centímetros, talladas en cedro real y policromadas al óleo. Procesionan desde su sede canónica, la Parroquia de San Francisco de Asís cada Miércoles Santo. fue en el 2009, año en el que se bendijeron las imágenes y procesionaron por primera vez. En estos años sucesivos se irá completando el proyecto inicial que abarca la realización de las tres figuras de los apóstoles dormidos, San Juan, San Pedro y Santiago.







Fotografías de la maqueta aprobada por la Cofradía para la realización de las tallas.

ESCENAS DEL VÍA CRUCIS, se trata de seis altos relieves en barro cocido policromado al óleo que representan escenas de la pasión, la flagelación, la sentencia ante Pilatos, el Calvario, el Descendimiento, la Piedad y la Resurrección. Miden aproximadamente 30 cms. x 20 cms. están realizadas para exornar el trono procesional del Cristo del Perdón de Vélez Rubio (Almería) que está tallando Jose Miguel Tirao Carpio junto con su hermano Paco. También está previsto que se estrenen en esta Semana Santa del 2011 cuando se ultime el trono donde irán insertados.









Para terminar este 2º capítulo, os mostramos dos trabajos de los Hnos. Expósito Cortés que este año han sido seleccionados entre las 55 mejores obras de Imaginería Religiosa presentadas en el portal de Arte "LA HORNACINA", que está especializada en la difusión de obras de Arte Sacro. Se trata del Ángel realizado para una colección particular con otros dos bajo relieves representando a Jesús Nazareno y Jesús atado a la columna, realizados para un paso procesional de Tirado Carpio, concretamente para Baños de la Encina (Jaén). Todos están realizados en barro cocido policromado al óleo.




© Todas las fotografías expuestas en este artículo han sido cedidas por los Hnos. Expósito Cortés, autores de las mismas obras reflejadas.

Hnos. Expósito Cortés
Juan Antonio Rodríguez
ANDÚJAR PEREGRINA