El Cerro de la Cabeza (1ª PARTE)

Lugar de la Aparición o hallazgo de Nuestra Señora de la Cabeza

Resumen:
    La imagen de una Virgen  es encontrada o se aparece, en el siglo XIII, a un pastor en el Cerro Cabezón, de Sierra Morena, término municipal de Andújar, a la cual le pondrán por nombre Virgen de la Cabeza y a aquel cerro, por topónimo, Cerro de la Cabeza, al cual a partir de los años cuarenta del siglo XX rebautizaron erróneamente con el de “Cerro del Cabezo”, palabras sinónimas.
    En este artículo estudiamos detenidamente el referido error y aclaramos documentadamente que el nombre correcto del lugar, donde se encontró la imagen  de Ntra. Sra. de la Cabeza, se llama “Cerro de la Cabeza”.

Introducción:
    Es necesario e importante que aclaremos algunos de los errores históricos referidos a la Virgen de la Cabeza, que se vienen cometiendo cuando se dice o escribe algo sobre esta antigua devoción mariana de Andalucía.
    Hoy en día conocemos documentadamente, y por tanto con un  rigor científico, muchos hechos relacionados con dicha Virgen, que se han repetido durante muchos años de manera equivocada y que es hora de aclarar, para hacer justicia a la historia y a la verdad. Como escribió el Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Jaén, Manuel Muñoz Garnica, en sus conocidas “Cartas sobre el origen, aparición y culto de la imagen de Nuestra Señora de la Cabeza”, publicadas en 1865, en las que nos dice: “Yo no puedo creer que las personas ilustradas de Andújar den algún valor a esas relaciones; las gentes sencillas, puede ser; pero al tratar este punto, debemos protestar contra tales invenciones en nombre de la sana crítica que las condena. Es preciso no transigir con ellas; procuremos, en cuanto sea posible, que la piedad sea discreta y la devoción ilustrada” (Carta 1ª. Estudio y notas introductorias de Rubio Fernández, 1997, 22).

El nombre del cerro.

Veamos como el verdadero nombre del cerro, desde que el pastor encuentra  la imagen de la Virgen, ha sido Cerro de la Cabeza  y no “Cerro del Cabezo”, como alguien lo denominó en un momento indeterminado, desde el desconocimiento, al no darse cuenta que “cerro y cabezo” son palabras sinónimas. Por tanto, cuando decimos “Cerro del Cabezo” estamos diciendo “Cerro del Cerro”.
    Partamos en este estudio viendo lo que el Diccionario de la Real Academia Española nos dice: Cerro: m 3. Elevación de tierra aislada y de menor altura que el monte o la montaña” (Madrid, 1992, 329). Cabezo: m. Montecillo aislado” (Madrid, 1992, 343). Por tanto observamos que ambas palabras tiene igual significado. Si ahora consultamos un diccionario de sinónimos comprobamos que Cerro: s Elevación de tierra aislada” Siendo sinónimos: “Alcor, mogote, otero, montículo, loma, Cabezo, altozano, collado”. Cabezo: s Montecillo aislado”. Siendo sinónimos: “Colina, loma Cerro, otero, alcor, cumbre” (Diccionario Temático. Sinónimos y Antónimos. Editorial Everest. León, 1980: 163-211).  El Diccionario de Uso del Español, de María Moliner, nos define Cabezo y Cerro igual que anteriormente hemos visto (Gredos. Madrid, 1970: 442-588). Nuestro paisano Antonio Alcalá Venceslada, en su Vocabulario Andaluz, no recoge ambas palabras (Real Academia Española. Madrid, 1951).
    En consecuencia vemos que el topónimo no puede ser “Cerro del Cabezo”, sino el que los árabes le dieron en su día: “Cerro de la Cabeza”, porque al cerro elevado, aislado y llano llamado Peña Rasa, en su lengua Errasa, significa Cabeza (Bisset, Demetrio. “San Isidro labrador”. La Aventura de la Historia. Madrid, 2005: 92-96). Está claro que el cerro sobre el que se edificó la primera ermita dedicada a la Virgen de la Cabeza era llano en su cúspide.                          
    Todo lo antes dicho lo podemos ratificar recurriendo a la amplia bibliografía existente desde el siglo XVII referidas a Ntra. Sra. de la Cabeza.

Los historiadores antiguos.
    Los historiadores locales, buenos conocedores de la toponimia, no dudan en confirmar que el lugar donde se aparece nuestra Patrona, se llama “CERRO DE LA CABEZA”, es más; Salcedo Olid, nos dice que de dicho topónimo recibe la Virgen su nombre. Porque si el cerro se llamara “Cabezo”, la imagen de María allí encontrada tomaría la advocación de “Virgen del Cabezo”, al igual que existen Virgen del Monte, Virgen del Collado, Virgen del Valle, Virgen de la Encina, etc. Como bien sabemos las devociones marianas suelen recibir, en muchas ocasiones, el nombre del lugar dónde se les ha hallado.
    Por tanto en el Panegírico Historial de N. S. de la Cabeza de Sierra Morena, Salcedo escribe: “(…) De lo qual conocieron claramente que era voluntad Divina que a la Virgen se le diese adoración en aquel monte, el qual por ser el mas alto, y encumbrado de los circunvecinos, parecia Principe, Rey, y Señor de Sierra Morena, y por ello le llamavan los de la tierra, la cabeça de todos los montes comarcanos, y por esta razon se le dio a la Sagrada Imagen el nombre de Nuestra Señora de la Cabeça, titulo y denominación, que aunque parece vulgar, no fue a caso, sino muy misterioso, y adecuado (…)” (Madrid, 1677: 230-231).
    Llama la atención en el anterior texto cuando dice: “y por ello le llamavan los de la tierra, la cabeça”. Esta es la clave, los naturales de Andújar le llamaban Cabeza. Por lógica la imagen que allí encuentra el pastor, recibe el título de “Virgen de la Cabeza”, no tenían que darle más vueltas a la hora de buscarle nombre. Otro historiador local, Antonio Terrones Robles, Caballero Capitular del Ayuntamiento, escribe en su historia sobre San Eufrasio: “(…) un Pastor manco de una mano, estando apacentando su ganado a la falda del monte y cerro de la Cabeça (…)”. (Granada, 1657: 177).  
    En el siglo XVIII el sacerdote y capellán del Santuario, Bartolomé Pérez Guzmán, escribe en su libro Tratado del Aparecimiento de Ntra. Sra. de la Cabeza... : “(…) se llamó en la antigüedad el Cerro de la Cabeza, de donde toma el renombre nuestra Sagrada Imagen (…)” (Madrid, 1745: 41). Vuelve a hacer referencia al tema que nos ocupa, anotando: “(…) era voluntad de Dios, que diessen adoración a María Santísima, en el Cerro de la Cabeza, que por ser el más empinado de la Sierra (…)” (Madrid, 1745: 75).
    En el siglo XIX el antes referido Muñoz Garnica en su Carta cuarta, escribe: “(…) quien debiera bosquejar la subida de las cofradías reunidas al cerro de la Cabeza (…)” (Rubio Fernández, 1997: 32). Santiago Mesía publica en 1890 su Álbum de fotografías de la Romería de N. S. de la Cabeza en Sierra Morena, en el que nos dice: “(…) fué traída en triunfo la imagen é instalada en la iglesia de Santa María el 4 de octubre de 1227, de cuyo sagrado recinto desapareció el 8 de Noviembre, reapareciendo de nuevo en el Cerro de la Cabeza (…)” (Madrid, 1890: 18). Entre las fotografías que incluye el álbum tenemos una panorámica, plegable,  a cuyo pie escribe: “Vista general del Cerro de la Cabeza”.
    El año 1900 Luisa Fe y Jiménez en su Historia de Nuestra Señora de la Cabeza de Sierra Morena, nos dice: “(…) En la más alta cumbre de dicha Sierra a tres leguas de la ciudad, está el cerro de la Cabeza, llamado así por ser el más alto (…)” (Madrid, 1900: 123). Más adelante escribe: “(…) Efectivamente, hacia lo más alto del cerro llamado Cabeza (…)”. (Madrid, 1900: 132).
    El Diputado de la Real Cofradía de Andújar, Ramón Rodríguez Delgado de Mendoza, publica  en 1911 el Libro del Cofrade de Ntra. Sra. de la Cabeza, en el que apunta: “(…) el prodigioso espectáculo que ofrece la cima del cerro de la Cabeza (…) (Andújar, 1911: 9).
   En 1961 el historiador Carlos de Torres Laguna, editado por los PP. Trinitarios, publica el libro La Morenita y su Santuario, en uno de sus párrafos anota: “(…) es la aparición de la Virgen al pastor de Colomera, en la cima del cerro de la Cabeza (…)” (Madrid, 1961: 23).
    Hasta aquí algunos ejemplos, hay más, referidos y atestiguados por quienes han escrito antes sobre la Virgen de la Cabeza, coincidiendo todos en llamar Cerro de la Cabeza al lugar donde es encontrada la referida imagen.

Artículo: Enrique Gómez Martínez
Real Academia de la Historia
Instituto de Estudios Giennenses
Fotografía: Juan Antonio Rodríguez

Comentarios

  1. Hemos de tener claro que la anterior imagen de la Virgen de la Cabeza desaparecida en la guerra civil , pertenecia y correspondia al tipo de Imagenes Marianas denominadas " de campaña " . Estas imagenes eran portadas por el ejercito calatravo ( en el caso de la conquista del Santo Reino de Jaén ) en las alforjas de los caballos ( de hay su reducido tamaño ) y que en las acampadas de estos ejercitos servian para recibir las oraciones y oficiar misas en las acampadas de las batatallas del ejercito cristiano calatravo dentro del Reino de Jaén.
    Las tropas cristianas tenian por costumbre convertir los primeros castillos almohades y las mezquitas mayores de los reinos taifas en Santuarios dedicados a Maria Santisima y que para ello colocaban en dichos catillos y mezquitas las imagenes " de campaña " para así cristianizar dicho lugar.
    De sobra se sabe ya que donde hoy se alza la Basilica del Real Santuario de la Virgen de la Cabeza esixtia un castillo vigia almohade que recibia el sobrenombre del " fortin del Xandula " y por datos constatados sabemos que fué Andujar la primera ciudad del Reino taifa de Jaén en ser conquistada , por lo tanto es muy conveniente indicar que es del todo posible que " el fortin del Xandula " fuera el primer castillo conquistado dentro del Reino Taifa de Jaén y por lo tanto este , se dedicara al culto de Maria Santisima , dejando las tropas en dicho castillo una imagen de la Virgen Maria , que sin lugar a la duda es la antigua Imagen de Maria Santisima de la Cabeza. Otra Imagen mariana de similares caracteristicas y fue dejada por las tropas cristianas en la Antigua mezquita Mayor del reino taifa de Jaén y actualmente Santa Iglesia Catedral de Jaén es la Imagen de Nuestra Señora de la Antigua , que se conserva actualmente en el altar Mayor de la catedral ( en una hornacina que hay Justo encima del Santo Rostro ) y que guarda las mismas procorciones esteticas del gotico tardio , aproximadamente las mismas medidas y el mismo pose ( ya que la Imagen de la catedral , está sentada , aunque representa una diferente escena )
    Con esto no quiero decir que la leyenda de la aparición de la Virgen no sea verdad , pero desde luego estoy en posición de afirmar que esta leyenda de la aparición no es el origen de la Imagen de la Virgen.
    Como bien se sabe , el Santuario de la Virgen de la Cabeza es lugar de transito para la transhumancia pastoril por lo tanto esa zona es paso obligatorio para miles de pastores , por lo cual pudiera aver ocurrido que nuestro Juan Alonso de Ribas hubiese entrado en aquel fortin con el consiguiente hallazgo de la Imagen de la Virgen y siglos despues el barroco se encargó de adornar aquella historia con algun que otro hecho milagroso , que sin duda alguna es la leyenda de la milagrosa aparación de la Virgen que nos ha llegado a nuestros dias.
    Si bien ese hecho pudiese ser cierto , estamos en posición de afirmar que Juan Alonso de Ribas no era natural de Colomera , como ha dia de hoy se cree , puesto que en aquellos tiempos del medievo , las personas no adoptaban los apellidos de los padres , si no del pueblo donde nacian , por lo tanto podemos afirmar que Juan Alonso era un pastor natural de Rivas , en la provincia de Zaragoza , una aldea que se caracterizó por el pastoreo tranumante desde el medievo hasta casi nuestros dias.
    Poco importa estos datos , si tenemos encuenta que la Patrona de Andújar y Patrona Principal de la Diocesis de Jaén sigue bendiciendo a los que bajo su patrocinio la proclaman como su Patrona y Madre durante casi ocho siglos .
    José Ruiz Luque.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario