Procesión de Nuestra Señora de la Cabeza de Arjona


El Mes de Mayo, mes primaveral y floral llena de color los rincones de Jaén, el pueblo de Arjona ha rendido culto durante estos días a la Santísima Virgen de la Cabeza, esta vez en su tierra arjonera. Tras el Triduo y la Ofrenda Floral celebrada a la Bendita Imagen, terminaba esta serie de actos con la Misa Principal y la Solemne Procesión de la Morenita por las calles del pueblo, inundando de fé y contagiando de ambiente festivo y romero cada rincón de Arjona.




Sobre las 12:00 horas del mediodía del Domingo 22 de Mayo salía la Virgen de la Cabeza, portada por las mujeres arjoneras, con gozo y alegría han portado a la Imagen, tan querida por las gentes del pueblo. Todas ellas llevaban sobre su cabeza dos clavles, blanco y rojo. Abrían el cortejo un gran número de tamborileros, niños y mayores, a los que le seguía el estandarte de la antíquísima cofradía y sus banderas. Tras ellos, un gran número de mujeres con los trajes tipicos andaluces, hacían de las calles una gran fiesta mariana y floclórica, calles que a su vez mostraban lo mejor de la Primavera, como las plazas que ofrecían las vistosas Cruces de Mayo y sus motivos florales.



La Virgen Morenita que se venera en Arjona, lucía un bonito y vistoso manto rojo con bordados en oro, sobre un bello templete adornado de claveles. Vitoreada y aplaudida, la Morenita se paseaba al son de las marchas que la banda tocaban en su honor. Uno de los momentos más emotivos que se pudieron vivir durante la Procesión fue en una de las estrechas y bonitas calles de Arjona, cuando se produjo el vistoso y emocionante cruce de banderas entre las cofradías arjoneras de la Virgen de la Cabeza y la Virgen de Alharilla, fue entonces cuando sus anderas alzaron a la Morenita cantando entre fuertes aplausos "Morenita y Pequeñita".





De este modo tan festivo, la Virgen de la Cabeza llegaba a la gran escalinata que daba acceso a la Plaza de Santa María, donde una numeroso público esperaba el momento en que las anderas de la Morenita hacían un último esfuerzo hasta llegar con Ella hasta la cumbre, para devolver a la Virgen a su Templo. Entre aplausos, vivas, papeles de colores y los verdes naranjos que abanderaban la escalinata, la Reina de Sierra Morena llegaba hasta la puerta de la Iglesia donde entre cohetes y vivas se despedía a la Reina de los Cielos hasta el año que viene, protegiendo así desde su Templo al pueblo de Arjona, que tanto venera y honra a la Patrona de la Diócesis de Jaén.



ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios