Romería de Nuestra Señora de la Cabeza, Ofrenda de Flores 2011


Es el día en que comienza los momentos grandes de la Romería, entendiendo como tal, la gran aglomeración de personas que se concentra y participa en los actos más importantes y multitudinarios que ofrece esta manifestación mariana. Llegado el Jueves de Romería, todos los romeros y peregrinos de la Morenita, sabemos que nos separa pocos días de su salida a Sierra Morena, al encuentro de la Madre con sus hijos.

En la ciudad de Andújar, en la Ermita de la Calle Ollerías, veneramos una Imagen de la Morenita que es la que preside los actos que organiza la Cofradía Matríz y a la que todos los andujareños nos postramos. La Ermita, es paso obligado de las cientos de personas que a diario pasan rutinariamente para hacer sus compras, llevar los niños a la escuela, ir al trabajo o dar un paseo por esta alegre calle. Y mientras tanto, esta venerada Imagen es visitada por todas estas personas que a su lado les contamos nuestras alegrías y tristezas de nuestro peregrinar.


El pasado 28 de Abril, una vez más se celebraba su tradicional Ofrenda de Flores. En una tarde agradable y soleada, nuestra Morenita salía de su Ermita para realizar el traslado que la llevaría a la Plaza de España, donde un imponente altar la esperaba para ser entronizada y presidir una de las bellas estampas de su Romería. Sus hijos de Andújar y venidos desde distintos puntos de la geografía, se acercaban a Ella para ir depositando su ramo de flores y poco a poco ir tejiendo un manto para dar color a nuestra Andújar abrileña, cuyas flores impregnarían de fresco aroma a romeros y peregrinos.


Nuestra emblemática Plaza de España se convertía en un majestuoso escenario de luz, color, armonía, fé, devoción y convivencia que se alargó hasta la media noche. Una cultura arraigada con nuestra más sentida manera de manifestarnos ante la Madre de Dios. Los niños pequeños eran subidos al gran altar para ser tocados por la Imagen de la Morenita, los "vivas" se sucedían una y otra vez. Y los andujareños que emigraron a otras tierras, venidos para su Fiesta Grande se emocionaban al encuentro de sus seres queridos y ante la presencia de la Reina de Sierra Morena.


Escoltada por la Cofradía Matríz, la Virgen Morenita volvía a su Ermita, entre el tradicional y emotivo toque de tambor, palmas y vivas, nuestra querida Imagen volvía a reinar en su pequeño y a la vez grandioso Templo, para dejar paso a la convivencia entre sus hijos, una alegría que se palpaba y quedaba patente por las calles de mi Andújar... una Andújar que en tiempos abrileños se hace grande y se queda pequeña.


¡¡¡VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA!!!
¡¡¡VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA!!!

ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios