Promesas en la Romería de la Virgen de la Cabeza


Otra de las señas que identifican a la Romería de la Virgen de la Cabeza, es la ofrenda de velas a la Santísima Virgen. Durante los días de la Romería, una enorme antorcha sirve de ofrenda común, ya que son miles los devotos que a través de una petición, promesa o agradecimiento le ofrecen a la Morenita una vela, las cuales son arrojadas a un pebetero, donde son fundidas, convirtiéndose de este modo en una sola promesa... en una sola vela... una antorcha gigante que ilumina todas las promesas.



Largas colas de romeros y peregrinos aguardan el momento para arrojar sus velas, toda la Basílica se convirte en una sola Luz, en una sola petición... un solo sentimiento. Cualquier parte sirve para poner un ramito de flores o poner una vela, ya que todo el Cerro de la Cabeza se hace oración. La Sierra se hace Templo para acoger a los cientos de miles de peregrinos que allí acuden a venerar a tan sagrada Imagen.

En lo alto del cerro una enorme luz anuncia el Lugar mágico escogido por la Señora, el silencio se vuelve oración. Cada uno de los peregrinos ensimismados en sus sentimientos arroja su ofrenda pensando en sus seres queridos, en esa espina clavada, esas promesas... que serán fundidas en una sola.
Sobrecoge el corazón ver a niños y mayores acudir desde lejanos lugares para venerar a tan Bendita Imagen y adorarla de tan sublime manera, confundiendo el tiempo, apartando la razón... haciendo de este lugar, un espacio mágico donde poder contemplar a la Reina de Sierra Morena.


ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios