Crónica Aparición de la Virgen de la Cabeza 2011

Nos adentramos entre los montes, en su espesura de pinos, jaras y arbustos. Descubrimos en el horizonte, como se levanta el majestusoso Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza. Pequeñas lucecitas en movimiento se van acercando al mágico lugar de la Serranía... son miles de peregrinos, que en sus vehículos, se dirigen al encuentro de la Madre Divina. Sierra Morena es un hervidero de fieles y devotos... pastorcitos, que en la noche, serán testigos de un hecho singular... mágico.




Les voy a narrar una bella historia, un hecho real, que tuvo su origen una noche de Agosto de 1227. Hoy día, 784 años después, sigue viva esa llama que da luz y calienta nuestro corazón. Una Imagen pequeñita, morena, de mirada dulcemente triste y con un singular alo de paz y serenidad es la protagonista. Es la representante material de la Virgen María, la Madre de Dios y Madre nuestra... es la que guía nuestras vidas, dirige nuestro destino... y hoy, como aquella noche, volvemos a arrodillarnos ante Ella, volverán a sonar las campanas de la gloria... y bajo una noche de estrellas, volverá a aparecer ante los ojos de sus hijos, para recordarnos, que es allí donde Ella escogió su trono de grandeza y llamarse por los siglos de los siglos... Nuestra Señora la Virgen de la Cabeza.


Han sido decenas de miles de personas, las que han peregrinado a la Basílica y Real Santuario de la Morenita, en Andújar (Jaén), en su 784 Aniversario de su celestial Aparición, a un pastor llamado Juan Alonso de Rivas, de la localidad granadina de Colomera.
Cae la noche y peregrinos y devotos van tomando su lugar, hasta abarrotar el Cerro de la Cabeza, a la espera de ver pasar la bellísima y enigmática Imagen de la Morenita. La Cofradía Matríz se presenta ante su Patrona y acto seguido comienza a recibir a las cofradías filiales que acuden para venerar a la Virgen. Momentos emotivos se vuelven a vivir, al reencuentro de seres queridos, amistades y hermandades.


Vivir el Aniversario de la Aparición, es vivir momentos de fraternidad de un modo diferente a como se hace en días de Romería. La Aparición, es más intimista, se tiene un contacto material más cercano con la Imagen Divina de la Virgen de la Cabeza, en la que se puede contemplar en un ámbito diferente. Es un lujo poder ver a la Reina de Sierra Morena, de nuevo pasear sobre los hombros de sus fieles, en la serenidad de la noche y poder contemplar su rostro de una manera cercana y maternal.


Tras la presentación de todas las cofradías filiales ante la Matríz y ante la Virgen, Andújar y Colomera, se adentran en el Templo para portar en sus brazos a la mismísima Virgen Morenita, que entre el gentío, que se agolpa para poder rozar su manto y vivir ese grandísimo momento, llevan hasta el templete procesional. Aplausos, "vivas" y rostros emocionados definen tan emotivo traslado. Las campanas repican anunciando que tal día como hoy, el Cielo formó parte de la Tierra y abrió una puerta para llegar hasta Dios.
Ya asoma la Morenita por la puerta del Santuario, todos se acercan para verla, ya está en la calle, entre una lluvia de estrellas, aparece Ella, bañada por pétalos de flores. Majestuosa se dirige al altar que presidirá para la Celebración de la Santa Misa, mientras siguen llegando peregrinos y devotos.


Entrada la madrugada, comienza la Procesión. Con solemnidad, pero con inmensa alegría, van desfilando las cofradías asistentes, portando sus estandartes y banderas. La Virgen de la Cabeza va derramando su gracia a su paso por las calzadas del Cerro. Cientos de flashes de cámaras fotográficas captan momentos vividos que formarán parte de nuestra vida peregrina y mariana.


Las estrellas del firmamento son testigo universal de lo que ocurre en Sierra Morena cada madrugada del 11 al 12 de Agosto, escoltando a la Reina de los Cielos y alumbrando tímidamente el firmamento.
Vuelve la Morenita a su Templo, pero esta vez, se quedará un ratito más entre nosotros. Quiere que estemos junto a Ella. En su camarín nos esperará para que besemos su manto, para que le pidamos por nuestros familiares, por todos aquellos que físicamente no pudieron estar con Ella, por todos aquellos que por diversas razones en la vida, lo están pasando mal. Como un hijo a una Madre, la toca, le pide y la siente en su corazón. Y así te sentimos todos tus devotos, todos tus hijos... te sentimos cerca, nos sentimos queridos por Tí y llenos e inmersos en un océano de alegría y de esperanza al contemplar tu cara.


Este artículo lo he realizado expresamente por todas aquellas personas que me lo han pedido personalmente, para todas esas personas que no han podido acercarse a Andújar, para mostrar lo bello de este evento mariano, para dar fé de la grandeza de esta Virgen, del maravilloso y mágico lugar donde se asienta el trono de la Madre Divina. Sin duda El Cerro de la Cabeza es la puerta del Cielo... es un trocito celestial en esta tierra serrana.


Llevad siempre en vuestros sueños la Virgen de la Cabeza

ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario