domingo, 16 de octubre de 2011

Señas de identidad de la Romería de Andújar

Una de las manifestaciones marianas más multitudinarias de la historia, una fiesta que brilla con luz propia, que ha sabido adaptarse a los tiempos. Unas señas de identidad que la hacen única, una forma de vivirla que la hacen especial, una forma de entender la fé... la Romería de Nuestra Señora de la Cabeza.

La Virgen de la Cabeza (La Morenita), es una advocación mariana que cuenta ya con 784 años de historia, casi ocho siglos de fé y devoción. Para muchos devotos de esta advocación, se ha convertido en una forma de vida, formando parte de nuestra cultura y sentir, que tan enlazados van con la religiosidad de nuestra tierra. En honor a la Morenita, se celebra desde tiempo inmemorial una de las romerías más famosas del mundo. Es una grandiosa fiesta cargada de religiosidad, cultura y folclore.

La singularidad de la celebración de esta Romería la hacen única. Su Santuario, ahora declarado Basílica, se sitúa en un bello paraje, el Parque Natural Sierra de Andújar, último refugio del lince ibérico, enclavado en pleno corazón de Sierra Morena, al norte de la ciudad de Andújar. En la cima de un monte solitario, se alza su histórico Santuario, donde reina la bendita Imagen de la Virgen de la Cabeza, una talla pequeñita y morenita, de una gran belleza.

Su famosa Romería se celebra el último fin de semana de Abril, siendo en la mañana del Domingo, cuando la Virgen Morenita sale de su Santuario paseándose por los aledaños del cerro, visitando a las decenas de miles de personas que se dan cita dicho fin de semana.

El traslado de la Virgen a las andas procesionales es uno de los momentos más impresionantes, cientos de personas se agolpan en el interior del templo para poder ver lo más cerca posible de su persona a la mismísima Imagen de la Virgen, ya que es portada desde su camarín a las andas en brazos de la Cofradía Matríz, la filial de Colomera y autoridades, produciéndose momentos de gran tensión por querer tocar la sagrada talla.

En el exterior, las campanas repican anunciando que la Morenita sale un año más al encuentro de sus hijos. Romeros y peregrinos, alzan pañuelos blancos, sombreros... para saludar a la Señora, produciéndose así otra de las estampas únicas que solo pueden vivirse en la mañana del último Domingo de Abril.

Esta Romería se caracteriza por las decenas de cofradías que asisten a esta magna fiesta mariana, acudiendo con enormes banderas, que voltean al aire, dando alegría y color a la procesión, la cual dura alrededor de tres horas, participando todas las cofradías de la Santísima Virgen de la Cabeza, convirtiéndose así en un desfile multicolor, con derroche de fé, alegría y floclore popular.
Muy característico el tambor, abriendo así los tamborileros el desfile de cada cofradía, que procesionan por riguroso orden de antigüedad.

El paso de la Morenita se convierte en un ir y venir de prendas y objetos personales que lanzan a los monjes trinitarios que están al lado de la Virgen en la procesión. Los momentos más emotivos se producen cuando le ofrecen los niños para que puedan tocar el manto de la Morenita y de este modo ser bendecidos, otra seña de identidad de nuestra Romería.

Es tradición, comprar los estadales o medallas de la Virgen de la Cabeza, para llevarlos de recuerdo a los hogares de las miles de familias que participan en la Romería, así como los piticos de barros y cañas de azúcar, típicos de esta fiesta mariana.

Son momentos cargados de sentimiento e intimismo las promesas que se les ofrecen a la Santísima Virgen. En esta Romería es tradicional subir de rodillas las calzadas como seña de agradecimiento por la promesa cumplida, como también lanzar velas al enorme pebetero que arde durante los días de Romería, un fuego solo avivado por las promesas de los miles de romeros y peregrinos que acuden a contemplar la cara morena de la Virgen de la Cabeza.

Así es la Romería de la Morenita, y como díjo Miguel de Cervantes, en su obra "Los trabajos de Persiles y Sigismunda": El lugar, la peña, la Imagen, los milagros, la infinita gente que acude de cerca y de lejos, el solemne día que he dicho, le hacen famosa en el mundo y célebre en España sobre cuantos lugares las más extendidas memorias se acuerdan. Suspensos quedaron los peregrinos de la relación de la nueva, aunque vieja peregrina, y casi les comenzó a bullir en el alma la gana de irse con ella a ver tantas maravillas... Y es que la Romería de la Virgen de la Cabeza, fue uno de los mayores acontecimientos sociales de España en el siglo XVII y la Romería más famosa del país con el mayor número de cofradías filiales.

Hoy día son cientos de miles, las personas que esperan el momento de la llegada de la Primavera para volver a reencontrarse con la Reina de Sierra Morena y formar parte de esta maravillosa e histórica fiesta mariana.

ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada