Los senderos de la fe

El amanecer anunciaba que la Morenita emprendería el camino al reencuentro con sus hijos. Un camino que cada peregrino enlazaría con el sendero de su corazón, con su particular manera de entender la fé, de creer en Dios y llegar hasta Él a través de la Santísima Virgen de la Cabeza.
Un pueblo construído por la devoción de cientos de pueblos. Te acompañaban entre jara y romero, hablándote con el alma. Fue un sendero de hermandad, en el que todos te llevaron entre sus hombros, recordando los que un día ocuparon su lugar y hoy se encuentran en los senderos del cielo.

Sierra Morena se convirtió en el mayor escenario mariano. Kilómetros de fé, hasta llegar a Andújar.
Hicimos una Romería especial; cofradías, peñas marianas y miles de personas y devotos de la Morenita se hicieron peregrinos, participando en un día de hermandad, compartiendo vivencias, compartiendo momentos junto a la Reina de los cielos, formando así un único pueblo, una sola familia... una sola cofradía.

Pude vivir momentos de alegría y también de tristeza. Abrazos de sentimiento, lágrimas por estar a tu lado y acompañarte durante un camino, que contenía todas las emociones... y Tú, nuestra guía, el sol que alumbraba la serranía, luz que alumbra nuestro particular sendero de la fé, y que en nuestro pensamiento hemos guardado el recuerdo de ese maravilloso camino que hicimos a pie, y que ha quedado anclado en los senderos de nuestra fé.

ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario