Cuando todas las miradas se centran en TÍ

Alrededor de Ella una gran masa humana, la siguen a su paso, la acompañan, la esperan... y cualquier rincón de la serranía es adecuado para sentirse cerca de la Morenita. Son miles las miradas que se dirigen a la pequeña imagen de la Virgen. En todo momento arropada por los miles de romeros y peregrinos que durante días tomaron los caminos que la llevan a Ella.

Son infnitos los pensamientos que se lanzan al aire, que se cruzan como pequeñas energías que forman parte de nosotros, deseosos que la Reina de Sierra Morena nos responda con una señal. Es un momento especial, por unas horas la inmensidad de personas que se dan cita entorno a Ella, tenemos el mismo sentimiento, dirigimos todas las miradas a su moreno rostro, a su aterciopelado manto... grabando así, esas vivencias que quedarán grabadas en nuestra memoria.

Manifestamos nuestro querer hacia Ella, lloramos, aplaudimos, lanzamos besos y "vivas"... también desde el silencio mantenemos ese diálogo, esperando que se cruce su mirada con la nuestra entre ese mar de miradas.
Son estampas de devoción, espectáculo de fé... el poder contemplar entre el gentío la belleza inigualable de la Santísima Virgen de la Cabeza... el centro de todas las miradas, el centro de nuestro sentimiento más puro.

Cada último Domingo de Abril, el sagrado Cerro de la Cabeza, es escenario de una singular manifestación de fé y devoción a la que es la Rosa de Oro, razón por la cual Sierra Morena se inunda de fieles, que en masificación acuden para ser partícipes de este grandioso espectáculo.

ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios