domingo, 4 de diciembre de 2011

Los tesoros de la Sierra de Andújar

Sierra Morena, tierra de historias y leyendas, de batallas y refugios... esconde en su corazón secretos que se palpan en el ambiente, en su aire fresco y puro, en el rumor de sus aguas, en el canto de sus aves...
Nos impregna el alma de paz y tranquilidad, y nos muestra la naturaleza en su plenitud, una explosión de vida que nos acerca al cielo... ese cielo que cubre los suaves montes donde habitan seres, que expectantes, contemplan el mayor de los tesoros que celosamente guarda Sierra Morena.

Capital de la montería por excelencia, donde ciervos y venados sirven de trofeos a cazadores, que venidos de cualquier punto de España, quedan prendados por la belleza del paraje y hospitalidad de sus gentes. En los atardeceres, cuando la sobras se alargan, anunciando que la oscura noche llega para cubrir de estrellas el cielo, se dejan ver los esquivos habitantes de la Sierra. Ciervas con sus crías se acercan al río, jabalíes... y los cantos de la perdíz roja o del alegre ruiseñor refrescan la vida de esta tierra. Búhos y lechuzas toman su turno... la Sierra de Andújar siempre llena de vida.

La noche es mágica, a lo lejos se divisan luces que se mueven en la oscuridad, aparecen y desaparecen formando un lazo de unión entre Andújar y su Virgen Morena... son los peregrinos que toman los senderos de la fe para encontrarse con la Reina y Madre de esta magistral serranía. Senderos cargados de energías, de plegarias y oraciones... y es que en los montes de la Sierra retumban los ecos de cada rezo a la Virgen Morena. Los pequeños animalillos, asustadizos, contemplan la función, una obra teatral en la que Sierra Morena es el escenario, y todos, personajes de su historia.

Amanece en la Sierra, regalándonos un nuevo día. Olores puros se confunden y se mezclan formando un ramillete de sensaciones nuevas. Las espesas nieblas que descansaron durante la noche en las sombrías cañadas, empaparon de rocío los pinares, chaparros, romero y jaras. Gotitas de agua fresca mañanera, donde jilgueros, verderones y verdecillos se dejan bañar para limpiar su colorida pluma.
Águilas y buitres leonados volarán en las alturas de la sierra como si de cometas se trataran, y la espesa niebla levantará vuelo dejando ver el cielo.

Es Sierra de Andújar el corazón de Sierra Morena, el latir de los montes, el balcón de la fé, donde un día quiso Dios colocar una estrella... esa estrella que brilla en el alma de esta tierra, esa estrella que llevamos en el pecho por medalla, y que nos ilumina en los caminos que nos llevan hasta Ella.
Contemplo Sierra Morena como si de una obra de arte se tratara, una pintura, donde todo tiene su color, donde al artista no le faltó detalle, donde todo guarda su armonía con un cuidado equilibrio.

Es Sierra de Andújar el último refugio del lince ibérico, donde este esquivo y singular animal ha elegido vivir, observar la vida entre matorrales, cobijarse en las hoquedades de los viejos y podridos troncos, en las caprichosas cuevas formadas por peñascos, y cuidar y amamantar a su crías y enseñarles el viejo oficio de la caza, y con curiosidad, como un habitante más de la Sierra, contemplar entre la lejanía de los montes la morada de la Virgen Morena.

El mayor tesoro habita en ese monte alejado del resto, un monte solitario, legendario, histórico y envuelto en un halo de misterio y de leyenda... el llamado Cerro de la Cabeza. Durante siglos es uno de los mayores centros de peregrinación mariana. En este Cerro se alza la morada de una milagrosa talla de la Virgen María, morenita y pequeñita, que tomó el nombre del monte donde reina, la Virgen de la Cabeza.
En tan bello y singular paraje tiene lugar la fiesta en su honor, cuando Sierra Morena se viste de verde, cuando florece, cuando Andújar huele a azahar, su Virgen Morena, el último Domingo de Abril, sale de su majestuoso Santuario para bendecir a las miles de personas que vienen a adorarla a este rinconcito de la tierra... al corazón de Sierra Morena... la Sierra de Andújar.

ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada