Veinte rosas blancas

Son los rumbos de la vida
los caminos florecidos,
es tu corazón latente,
son mis momentos vividos.

Es tu vida un hilito de oro fino,
son tus ojos dos estrellas.
Tu mirada penetrante
guía mis sueños... adelante.

Veinte rosas en mi pecho
alegría en tu mirada,
Reina de montes y serranías,
veinte rosas florecías.


Sube al cielo una sonrisa
elevando nuestras almas,
llenándolas de fe y esperanza
con cánticos de alabanza.

Hoy tengo frente a mí
lo que un día creí perder.
Hoy te encuentro en su mirada,
en mi Reina, en su morada.

Sube al cielo una sonrisa
elevando nuestras almas,
llenándolas de fe y esperanza
con cánticos de alabanza.

© ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios