En noches de Primavera

En las noches de Primavera, en el silencio que trae consigo, mientras el mundo dormía... me gustaba estar despierto. En la madrugada, abría mi ventana y dejaba entrar la luz de la luna, y con ella, la suave brisa de la noche.

Todas las primaveras se repetía el mismo cantar. El ruiseñor pasaba la noche cantando, me impregnaba de nuevas sensaciones, me anunciaba nuevas vivencias. Todos los años por la misma época una pareja de ruiseñores anidaban en unos arbustos cercanos a casa. El ruiseñor pasaba la noche en vela, cantando, contemplando a su pareja, que pacientemente, incubaba los pequeños huevecillos que en días posteriores se convertirían en sus retoños.


Como me gustaban esas noches de Primavera que me traían aromas de la sierra. Esos ruiseñores alegraban la noche, que mientras el mundo dormía, a mí me servían de banda sonora para mis sueños. Se acercaba Romería, y todos los años se repetía el mismo cantar, el mismo soñar, la misma paz... y desde mi habitación, iba hilando recuerdos, guardando momentos, contando vivencias...

Ya estamos en Primavera, y cuando el mundo duerma, volveré abrir mi ventana en las cálidas madrugadas, para que el canto del ruiseñor inunde mis sentidos y anuncie que vuelvo hacerme peregrino.

ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios