A las cofradías de Nuestra Señora de la Cabeza, ejemplo vivo de fe mariana.

Atrás han quedado el sonar de campanas, el crujir de los cohetes, el redoblar de los tambores en el corazón de Sierra Morena. Aún retumban en los montes el eco de los vítores a la Reina y Señora de la serranía. Ahora toca el pregonar lo que hemos vivido, soñar un nuevo camino. Hemos vuelto a casa con el corazón gozoso y el alma renovada.


Atrás quedan estampas que han quedado clavadas en lo más hondo de mi ser. LLuvia, viento, frío... y como colofón final, el cielo oscurecía, una fuerte granizada nos sorprendía a todos los fieles que acompañábamos a la Virgen Morenita. Pero una vez más, la gran familia mariana que forma la centenaria Romería abrileña de la Santísima Virgen de la Cabeza han dado un singular ejemplo de hermandad, respeto y humildad... sus cofradías. A través de ellas, esta Magna Fiesta Mariana es grande, colorista, espectacular... son ellas las que dan luz cada Primavera, son ellas las que llenan de color cada rincón de la Sierra, son ellas el vivo ejemplo de fe mariana.


Fieles a la cita anual en el Cerro de la Cabeza de Andújar, alzan su mirada hacia la Virgen Morenita, bailan sus banderas, redoble de tambores, vítores de gloria. Cofradías que forman una sola hermandad, juntan sus caminos para llegar a un solo sentimiento, el amor a Ella.


Este año pasará a la historia como una de las romerías más lluviosas, pero en mi recuerdo, también pasará a la memoria como una de las de más sentimiento y devoción, una Romería que he definido como "Inquebrantable devoción a la Virgen de la Cabeza". Durante el último fin de semana de Abril he vivido mi experiencia reflejándome a través del espejo de las cofradías que forman el mosaico devocional de la Morenita. No encuentro las palabras adecuadas para definir el amor que he podido comprobar que los pueblos de España a través de sus cofradías le tienen a la Morenita, la Rosa de Oro.

Entre la multitud, cetros que contienen el peso de la historia, de la tradición y de la fe. Peregrinos que se aferraban a la dulce mirada de la Madre del Cielo, con saludos fraternales, abrazos sentidos. Han paseado su lealtad a la Morenita por los rincones del Cerro, ese pedacito de cielo. Han soportado las inclemencias del tiempo hasta ver pasar a su Virgen camino de su Templo, han gritado "vivas" que enronquecían gargantas, lágrimas fundidas con el agua de la lluvia, sentimientos de devoción que jamás olvidaré. Momentos inexplicables de una Romería Grande, porque grande son sus cofradías, porque ellas hacen grande esta Fiesta abrileña, porque grande es su fe, porque grande es su esfuerzo, porque grande es su amor a la Santísima Virgen de la Cabeza.


Supervivientes, Vilches, Bujalance, Cabra, Palma del Río, Almería, Jerez de la Frontera, Baeza, Teba, Torreblascopedro, Torres, Málaga, La Carolina, Benamejí, Huelva, Villargordo, Ciudad Real, Valdepeñas, Cardeña, Santiago de Calatrava, Los Villares, Hospitalet de Llobregat, Carchelejo, Jódar, Cazalilla, Baena, Herencia, Almodóvar del Campo, Alcalá de Henares, Campillo de Arenas, El Toboso, Manises, Fuerte del Rey, Noalejo, Jamilena, Sevilla, Daimiel, El Carpio, Montoro, Córdoba, Granada, Madrid, Montillana, Benalúa de las Villas, Alcaudete, Castillo de Locubín, Sabiote, La Higuera, Villanueva de la Reina, Linares, Mengíbar, Mancha Real, Higuera de Calatrava, Cañete de las Torres, Valenzuela, Marmolejo, Torredonjimeno, Bailén, Arjona, Jaén, Murcia, Lopera, Puertollano, Arjonilla, Rute, Alcalá la Real, Martos, Colomera, Cofradía Matríz de Andújar.

¡¡ VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA !!
¡¡ VIVA SUS COFRADÍAS !!

ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios

  1. Dices muy bien: "inquebrantable devoción". Hay una realidad que me transmitieron hace años en El Toboso. Y es que los andujareños, cuando necesitamos aire limpio para nuestra fe, una transfusión de sangre nueva con visos de Cielo, no tenemos más que acudir al Cerro para tenerla a Ella.
    Ellos, en la distancia, sueñan que es Romería todos los días de su vida, y recuperan esos días cada mes de Abril y en cada Aparición Agosteña.

    Permite, amigo mío, que me una a ti en este mensaje de admiración a todas las cofradías que veneran la advocación de nuestra Reina por la tierra entera.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda es así, las cofradias nos muestran un ejemplo claro de saber querer a nuestra Patrona. Ellas son protagonistas de la romeria desde hace muchísimos siglos. He tenido la suerte de vivir varias romerias con una cofradia filial y es ahora cuando he podido comprobar lo mucho que quieren a la Virgen, los sacrificios enormes y el esfuerzo que hacen. Nada les importa.No dormir o hacerlo en un autobus. No les importa porque al final, después de todo...estará ELLA paseando y bendiciendo a toda su buena gente que "suben al cerro solo por verla".

    ME UNO A ESTE RECONOCIMIENTO A LAS COFRADIAS DE NUESTRA VIRGEN MORENA.
    UN GRAN VIVA POR ELLAS...
    y que esa semilla siga creciendo por España y por todo el mundo...
    EL AMOR A LA VIRGEN DE LA CABEZA ES UNIVERSAL.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario