Leyenda de la Aparición de la Virgen de la Cabeza al pastor de Colomera

En la España medieval, un pueblo del Sur, situado a la vera del Río Grande, a los pies de Sierra Morena, sería elegido como uno de los mayores centros de peregrinación mariana. Un hecho tan singular como milagroso sorprendía a los lugareños en la mágica noche del 11 al 12 de Agosto del año 1227. Una Imagen de la Virgen, Morenita y Pequeñita, escogió la ciudad de Andújar, para reinar el mundo en que vivimos, a Ella acudirán generaciones, se postrarán a sus plantas gentes venidas de todas las partes del mundo, pregonarán a los cuatro vientos, que una pequeña talla de la Virgen María, tomará el nombre "De la Cabeza" por ser hallada milagrosamente por un pastor procedente de Colomera (Granada) en la cumbre de un cerro solitario de cuantos ondean Sierra Morena. A Ella vendrán a rezar, a cantar, a venerarla, múltiples poblaciones la tomarán como Patrona, así como Andújar fue elegida por la Madre celestial y siglos después de su Aparición, proclamada Patrona de Andújar y de la Diócesis de Jaén... hasta llegar a nuestros días en que el Papa Benedicto XVI, la condecora con la Rosa de Oro.

Miguel de Cervantes, Calderón de la Barca o Lope de Vega, han sido ilustres escritores de oro que se hicieron eco de lo bello y lo mágico de Nuestra Señora de la Cabeza, así Miguel de Cervantes se convierte en el primer pregonero, escribiendo de manera magistral la fiesta mariana que en honor a la Morenita se celebra cada último fin de semana de Abril.

En pocas noches, Andújar contará con 785 años de historia, devoción y servicio a su Patrona, la Reina y Señora de Andújar, celebraremos el 785 aniversario de la Aparición de Nuestra Señora de la Cabeza, en lo que denominé desde que dirijo este Blog... una noche mágica.

Noche mágica de la Aparición del año 2011. La Morenita procesionaba por
los aledaños del cerro , acompañada de cofradías filiales y precedida por la
Matríz en una cálida y emotiva noche mariana.
La noche mágica de la Aparición, es una fiesta paralela a la gran Romería de Abril, una fiesta íntima, si bien en los últimos años viene siendo más multitudinaria y asemejándose a la tradicional Romería. Es una fiesta joven, contando con no muchas décadas en su celebración. Ha sufrido muchas modificaciones, por lo que a mi parecer, y esto lo hago a modo de opinión, no me parece una celebración firme y asentada.
Mi abuela me contaba que en sus tiempos, la Virgen se sacaba a la puerta misma del Santuario, recreándose de manera teatral la Aparición de la Señora a un pastor, con una voz que narraba la leyenda. Sin embargo, lo que yo he podido vivir a lo largo de una treintena de años, ha sido una serie de modificaciones, quizás por querer asentar esta celebración para que tomara firmeza, sin tener fijos unos cánones a seguir.

Desde la década de los 80 hasta nuestros días, algo que permanece en la Fiesta agosteña de la Aparición es la concentración de las cofradías filiales en la plaza del poblado, para después ir rezando el Santo Rosario en procesión por las calzadas del cerro. Una vez llegado al Santuario se saluda a la Cofradía Matríz de Andújar, que en éste último año se hace en la puerta misma del Templo, para después presentarse a la Morenita y hacer una ofrenda a la Orden trinitaria que custodia la Bendita Virgen.
La celebración de la Santa Misa se ha venido celebrando en tres lugares diferentes, donde hoy día se encuentra la hospedería del Santuario, en la plaza del poblado teniendo como altar el arco de acceso a la misma, y en la última edición de la Aparición en los antiguos aljibes, donde hoy día se celebra la Misa Principal de la Romería.
En cuanto a la Imagen de la Virgen se refiere, se hace una procesión con un recorrido más corto que en Romería, de un modo y ambiente diferente. La Morenita no va escoltada por los trinitarios, su pasear en la noche serrana la hacen sublime y cercana, con una luz en en su templete procesional que brilla en la noche como si de una estrella se tratara.
Después de la restauración de la Morenita en 1993, la Virgen lucío durante varios años sin saya ni mantolín, tan solo con el manto que cubría su cabeza y espalda, dejando ver la belleza de la talla, es cuando podíamos ver a la Virgen Morenita en talla real, pero esto tan solo duró varios años, hoy día vuelve a cubrirse como desde siempre se ha hecho o se tiene constancia que siempre ha sido así.
Como colofón final, la Santísima Virgen de la Cabeza se expone para besamanto, (que no besamano) ya que la Imagen de la Morenita no se debe tocar. Escoltada por la Cofradía Matríz de Andújar, la Morenita bendice a todo el que se acerca a rozar su manto, decir, que es impactante contemplar durante unos segundos la belleza de su celestial rostro.
Este besamanto se ha celebrado en dos lugares distintos del templo: en el prebisterio y hasta hoy día en el mismo camarín donde reina nuestra Morenita.

Tras hacer un recorrido por la celebración de la Noche de la Aparición, les presento el cartel de esta celebración que hemos realizado para anunciar el 785 aniversario del milagroso hecho que sucedió en el corazón de Sierra Morena, en el término municipal de Andújar, un hecho que hace que a lo largo de casi 8 siglos Andújar sea una ciudad mariana, que abre su corazón para recibir en hermandad a cientos de miles de fieles y devotos de la Santísima Virgen de la Cabeza.


Este es el primer capítulo de un nuevo apartado del Blog, donde les muestro un sinfin de razones de porqué Andújar es una ciudad mariana, y como no, en este primer apartado he querido hablar de su origen, del inicio de todo... de la Noche mágica de la Aparición, hace ya 785 años.
Vamos deshojando las noches para ser partícpes de una nueva lluvia de estrellas, donde la luz que desprende la mirada de la Virgen de la Cabeza es la que nos guía para llegar hasta Ella.

© ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario