domingo, 28 de octubre de 2012

Una estampa de la primitiva imagen de la Virgen de la Cabeza

Hoy comparto una de las pocas fotografías que se tienen de la original y antiquísima talla de la Virgen de la Cabeza, desaparecida durante la guerra civil española (1936 - 1939). Siempre es un deleite para nuestros ojos poder contemplar esta imagen que protagonizó el mágico hecho en la madrugada del 11 al 12 de Agosto del año 1227, y que hoy por hoy, por muchas publicaciones hipotéticas que hayan visto la luz desde su desaparición, nada ni nadie ha arrojado un pequeño rayo de luz y esperanza sobre su paradero.


Mi abuela, a quien tanto he preguntado por la original Virgen de la Cabeza, siempre me decía que nada tiene que ver la desaparecida talla con la que hoy se venera en la Basílica y Real Santuario de la Sierra Morena de Andújar. Yo ponía toda mi atención a las palabras que mi abuela me hablaba: "...era una Virgen muy chica y muy deteriorada... le faltaba un trozo de naríz, por lo que parecía chata, y en verdad no sé porque a la que hoy tenemos la han puesto tan morena, porque la que desapareció no lo era..."
Nunca han dejado de sorprenderme éstas palabras, y aunque mi abuela ya no está entre nosotros, sus palabras las oigo a menudo, de esas conversaciones que manteníamos referente a nuestra Morenita.
Sea como fuere, Andújar volvió a recuperar su fe... quizás nunca dejó de tenerla, y hoy volvemos a tener una Imagen que representa a la Virgen María bajo la advocación "de la Cabeza", pero quizás, y hablando de imágenes, nada tiene que ver con la que un día volvió a ocultarse en algún rincón del mundo, para quien sabe... algún día aparecer de nuevo.

© ANDÚJAR PEREGRINA

miércoles, 24 de octubre de 2012

Paseando en Sierra Morena


Después de las primeras lluvias otoñales, echamos a andar. Caminamos en busca de aire limpio, puro, esa bocanada de aire fresco que nos ofrece Sierra Morena. Ya se contempla un nuevo paisaje, nuevos colores donde dibujar otras ilusiones. La Tierra se adormece soñando primaveras abrileñas, pero sus habitantes dan un color diferente a la vida entre sus montes, y hoy caminando entre marcadas veredas comparto este paseo mostrando sus tesoros.



En este viejo atardecer diviso la silueta del Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, que se alza entre los montes de esta serranía, como si de una corona se tratara, desde allí, reina la Bendita Virgen Morenita.

Es un atardecer fresco, las sombras se alargan y la temperatura comienza a bajar. Los habitantes de la sierra siguen su ritmo, que con curiosidad, nos contemplan cuando por su lado caminamos. La lluvia caída días atrás ha hecho que la tierra comience a verdear, convirtiéndose en un rico banquete para el ganado.



El sol se esconde entre las nubes grises azuladas, y entre el claroscuro que nos hace la sombra caminamos entre encinas y matorrales. El rumor de las aguas hace del momento un paréntesis de tranquilidad, y contemplo el reflejo del mundo en sus orillas. Los pequeños pajarillos buscan confortables y tupidos matorrales donde pasar la noche, entre pequeñas riñas, se dejan ver sobre las ramas de los árboles que con agradables cantos se despiden de tan agetreado día.



El silencio interior es mi fiel compañera de viaje, dejando que los sonidos de la serranía inunden mis sentidos de sensaciones nuevas. Entre veredas, paso a paso ganamos altura y aparece ante mis ojos la morada de la Señora. El sol se esconde para despedir el día, y yo cruzo el umbral de la puerta del Santuario. Entre las históricas piedras se esconde el mayor tesoro del peregrino de fe, la paz del lugar tranquiliza el alma, respiro hondo y entre la reja contemplo la Imagen de mi Morenita. Vuelvo a esos momentos abrileños que nos regala cada Primavera y oigo los ecos de los vivas de esas gargantas rajadas de miles de romeros que ante Ella llegan cada año... se desvanece el sueño y he de volver a mi presente. Cuantas manos se han aferrado a esta reja, cuantas súplicas en el aire, cuantas lágrimas derramadas... solo Ella es capaz de remover el alma.


Aquí termina mi viaje, de esos paseos que necesitamos para renovarnos, para ver las cosas de otra manera, para entrar en contacto con nuestra tierra... y Ella como guía, mi destino.

© ANDÚJAR PEREGRINA

domingo, 14 de octubre de 2012

Besamanto a la Morenita el Día de la Peregrinación Blanca 2012

Día emotivo y lleno de ternura en el corazón de Sierra Morena. La Basílica y Real Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza ha sido el punto culmen de una masiva peregrinación, una peregrinación muy especial, denominada... "Blanca". Hasta el Santo Lugar se han dado cita cientos de personas para ser partícipes de momentos especiales. La Imagen de la Morenita estaría más cerca de sus hijos; abandonaría su camarín para estar junto al gentío, que entusiasmado, tocarían y besarían su manto, haciendo del templo un hermoso camarín donde todos tenían cabida.


La Peregrinación Blanca es una celebración dedicada principalmente a los enfermos, personas mayores y personas impedidas, que por circusntancias de la vida y los años, hacen que les sea difícil el acceder a la Imagen de la Virgen; por ello, este grandioso día se ha convertido en una gran jornada de fraternidad.


El interior del Santuario era un hervidero de fieles que esperaban con impaciencia el momento en que la Virgen fuera cogida para situarla en un pequeño altar en el mismo templo; mientras tanto, en el exterior, cientos de personas tomaban como podían lugar en una larga cola para poder adentrarse en el interior. A través de la megafonía la Cofradía Matríz daba instrucciones de como debía de organizarse la gran concentración de fieles para que todo transcurriera con fluidez y sin agobios, teniendo preferencia para acercarse hasta la Santísima Virgen, primero las personas que se encontraban en sillas de ruedas, en segundo lugar personas de avanzada edad y enfermos que se encontraban sentados en los bancos del templo. Una vez atendidas todas las personas con preferencia, una enorme cola de fieles comenzaban a acercarse a la Morenita, que no volvió a su camarín hasta cerca de las 15:30 horas de la tarde.


La Sagrada Imagen de la Virgen de la Cabeza, lucía la misma terna que en la Romería del año 2011, bellísima, dejaba ver su celestial rostro moreno que tanto cautiva a miles de personas. Momentos muy especiales de familias con sus hijos pequeños, emotivo de ver como personas mayores se acercaban a Ella y rompían en sollozos tras estar junto a Ella y poder tocar su manto. La cercanía de la Imagen de la Virgen la hace más Madre, más terrenal y así poder calmar la inquietud de muchas personas que hasta Ella se han acercado buscando consuelo.


Durante las horas de tan magna celebración ha primado el respeto y la solemnidad. La organización realizada por la Cofradía Matríz de Andújar y el cumplimiento de las normas por parte de todos los asistentes han hecho de este gran día una jornada de convivencia inolvidable.




La nota musical ha corrido a cargo del coro de la Real e Ilustre Cofradía Matríz, que frente a la Morenita han entonado sus cánticos a modo de rumbas y sevillanas emocionando a los que junto a Ella, contemplaban sus ojos, una mirada sembradora de paz y ternura.


Una vez todos los peregrinos habían pasado ante la Imagen de la Virgen se cantó el himno de la Morenita, y entre vivas y aplausos la Virgen de la Cabeza volvía de nuevo a su camarín, haciendo realidad el sueño de miles de personas venidos de diferentes puntos de nuestra tierra para poder estar lo más cerca posible de Ella. Ahora, nuestra Morenita vuelve a reinar en la serranía eterna, derramando su bendición sobre los más necesitados.


© ANDÚJAR PEREGRINA

martes, 9 de octubre de 2012

La Cofradía filial de Huelva en la Romería de la Morenita


Fieles a su cita anual con la Morenita el último fin de semana de Abril, Huelva pregona el amor y la devoción a la Virgen serrana. Una década paseando su fe a modo de oración, diez años escribiendo su historia en la universal advocación de la Virgen María, atravesando Andalucía para llegar a las faldas del Cerro de la Cabeza, donde alzan su mirada para caminar por las calzadas que les conducirán ante la mirada de la Virgen Morenita.


A ritmo de tamboril llegan a la ciudad de Andújar, para hacer su presentación ante la Matríz, donde todas las cofradías asistentes vuelven a reencontrarse en la tarde del Viernes de Romería, una tarde de hermandad, alegría, júbilo y emociones nuevas por volver a ver a la Santísima Virgen.



El último Domingo de Abril, Huelva, junto a todas las cofradías filiales pasean por los aledaños del Cerro, acompañan a la Morenita, son testimonio vivo de la fe de un pueblo, su caminar ante una Primavera llena de vida, una Primavera compartida que ahora os muestro en este artículo, palabras que protagonizan los hermanos de la Cofradía de Huelva, haciendo camino... haciendo Romería.


ANDÚJAR PEREGRINA