de pueblos marianos... Sevilla

Siguiendo el curso del Río Grande de nuestra Andalucía, y sembrando de fe los pueblos de nuestra tierra mariana, llegamos a ésta ciudad nazarena y cofrade, de eternos azahares, con calles empedregadas embriagadas del olor del incienso. El aroma a Primavera florida también inunda nuestros sentidos, haciéndonos recorrer sus laberínticos barrios salpicados de torres y espadañas, donde se escuchan los "vivas" de gargantas rajadas entre algarabía romera.


Y llegamos ante la Señora, silencio roto por cánticos celestiales. Apoyando mi cabeza en la reja que separa su imagen de mi ser, contemplo su belleza serrana. Soberana y sevillana, la Morenita reina en nuestra Andalucía, llevando consigo un trocito de mi Andújar, presente en esos rinconcitos del mundo donde la fe se hace eterna bajo su protección divina.


La paz de éste atardecer llevo conmigo, guardando en mi memoria la dulzura de tu pequeña silueta, que entre la oscura soledad del templo fijo mi mirada, entre la reja, que me transporta en la distancia a esa tu morada serrana, epicentro de la más universal devoción mariana.


Sevilla te mira con orgullo, te pasea por sus calles ante la mirada de sus gentes, formando parte de tu manto, de ese manto bordado entre pueblos marianos, donde dejaste la semilla que ha de germinar en nuestros corazones, para pregonar tu nombre... mi Virgen de la Cabeza.

© ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario