La Morenita sobre un mar de almas

Es el inicio y el fin de todo, acaba el camino y se abren nuevos horizontes. Os muestro los instantes previos a la salida de la Virgen de la Cabeza de su Santuario, romeros y peregrinos en masa esperan el momento en que la Morenita asome por la pequeña puerta de acceso al templo y así procesionar como manda la tradición, el último Domingo de Abril de cada año, por los aledaños del Cerro de la Cabeza, en pleno corazón de Sierra Morena. El gentío es tal, que ni un solo espacio queda libre, es un momento único, mágico y muy esperado por miles de personas.

Éste momento que capta la fotografía que ahora comparto con todos vosotros, ha variado durante dos años. Un cambio significativo en la celebración de la Romería, ya que en los años 2010 y 2011 la bendita y venerada Imagen de Nuestra Señora de la Cabeza de Sierra Morena ha presidido la Misa Principal que precede a su procesión, adelantando así su traslado y en cierto modo su paseo serrano, ya que la Morenita durante éstos dos años salía de su Basílica a las 9:30 horas de la mañana, y contaros, que el momento mucho dicta de la imagen que ahora contempláis, ya que muy poca gente esperaba el momento de su salida, mermando el interés por verla ya que la Santísima Virgen quedaba expuesta en el altar exterior por un tiempo de dos horas, produciéndose un nuevo traslado, esta vez en el exterior, para su procesión definitiva, cortando en seco momentos grandes de la mañana del Domingo. Y es que hay que distinguir entre la Eucaristía y el momento de la Reina y Madre de Dios.

En la Romería del año 2012, las inclemencias del tiempo impedía la celebración de la Eucaristía en el exterior, por lo que la Virgen Morenita volvía a salir de su templo como siempre lo venía haciendo, la hora del Ángelus, y es así como el pueblo la aclama y como siempre se ha celebrado. Sobre un mar de almas la Reina de Sierra Morena pasearía a hombros de sus hijos, ante la mirada expectante y fervorosa del mundo.

© ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario