A nuestra Romería

Tremolando banderas, seña de identidad y tradición de la Romería
Nos empeñamos en esas comparaciones con el resto de manifestaciones marianas que creemos mejores, más bonitas, emotivas, más masificadas, mediáticas… cuando en realidad lo que hacemos es querer cambiar inconscientemente (o si) la esencia y el modo de entender nuestra Romería. Piensen algo, a la Fiesta Grande que se celebra en el corazón de la Sierra Morena de Andújar a la Virgen de la Cabeza, ni le falta ni le sobra nada. Ese es el error, que nos empeñamos en querer modificar una manifestación mariana que fluye por sí sola, herencia de nuestros antepasados. Nuestra Romería es tal, que no necesita de grandes reportajes televisivos, tampoco es mejor porque los romeros y peregrinos que llegan al encuentro de la Madre del cielo se cuenten por cientos de miles. Nuestra Romería la hacemos desde nuestro interior basándonos en el legado que nos dejaron nuestros antepasados.

Los cambios innecesarios no nos llevan a ninguna parte, solo nos llevan al error de algo que está bien hecho. No hace falta remontarnos a siglos pasados, tan solo años. No era Basílica sino Santuario, pero para nosotros es el mejor lugar del mundo, ese encuentro con Dios, la naturaleza y el “yo” más personalizado que podamos encontrar en nosotros mismos. No era Rosa de Oro, pero para nosotros es la flor más bella que jamás marchita, con olor a vida y esperanza, perdurable en la eternidad. Qué más da si su Fiesta es declarada de Interés turístico nacional o internacional, cuando durante siglos su amor ha sido derramado por los rincones del mundo, erigiéndose en su honor, ermitas y cofradías en cientos de pueblos y ciudades donde la devoción a la Reina de Sierra Morena ha sido tal, que hasta hoy llegan los ecos de los “vivas”, el estruendo de los tambores, el crujir de los cohetes y el murmullo de la oración.

Mulos ataviados típicamente para la Romería
Eran otros tiempos cuando nuestra Romería no figuraba en guías turísticas, ni en prensa escrita, en espacios de internet, ni en televisiones ni radios… sin embargo, era entonces cuando era uno de los mayores acontecimientos sociales más importantes de España, solo movido por la fe, por el amor a una de las advocaciones de María más queridas… María de la Cabeza.

A nuestra Romería no le falta ni le sobra nada… ni nadie. Estamos todos los que somos, ¿porqué nos empeñamos en buscar con la mirada ese famoso de turno que movido por otros motivos se acerca al cerro de la Cabeza?, para mí es uno más, no necesitamos nada de eso, ni su presencia para engañarnos (que no creernos) que nuestra Romería es mejor y que hasta Ella vienen famosos.

Las cofradías hacen una labor envidiable, un trabajo impagable, pregonar, difundir y sembrar la devoción a la Santísima Virgen Morenita, esta es tal, que desde siglos atrás la labor incansable de las gentes que forman estos grupos de hermandad han hecho de la romería de la Virgen de la Cabeza, una manifestación mariana llena de amor, color, fraternidad, encadenando día a día estrechos lazos de amistad que se funden en abrazos cada último fin de semana de Abril, y como no, abriendo el corazón a cuantas cofradías nuevas se acercan a las plantas de la Morenita.

Hermandad y transmisión de sentimiento de padres a hijos
El momento de Jesús en la Eucaristía es sublime, solemne y único, y también el de la Madre celestial, como siempre ha sido en esta nuestra Romería, ¿porqué cambiarlo? ¿Es necesario, modificar los grandes momentos de esta singular fiesta a María?, recordemos, que esta magna Romería está dedicada a Ella. La Eucaristía es un momento de recogimiento, Dios nos llama, nos reúne y en silencio lo guardamos en el corazón, y Él, con su grandeza nos presenta a su Madre, la nuestra, para momentos después procesionarla por el singular paraje del Cerro de la Cabeza de Sierra Morena. Sin embargo el momento álgido se ha visto debilitado por el traslado de la imagen de la Virgen en la Misa Principal. Bajo mi punto de vista, y que conste lo hago por el cariño y el amor a mi tierra y a mi Romería, la de todos, para mí hay cosas que son innecesarias. Adaptarse a los nuevos tiempos no es romper con la tradición.

Señal de la Ruta del Pastor de Colomera, que unirá pueblos
a través de la rutas marcadas que llevará entre caminos de
hermandad a las plantas de la Virgen de la Cabeza
Es lógico que la Romería de la Virgen de la Cabeza se adapte a los tiempos, otra cosa es que se modifique a gusto de algunos innecesariamente. La Romería llega con la primavera, nos llama, nos golpea el corazón, necesitamos caminar. Se suma un gran proyecto, “La ruta del pastor de Colomera”, que de la mano de personas con alma mariana y sentimiento puro y sano, han recubierto caminos y vereas de nuestra tierra, de señales que nos invitan a peregrinar a tierra de María Santísima, su cerro bendito. Me quito el sombrero ante ellos, porque ante las adversidades luchan por lo que quieren, por lo que aman, por lo que es mejorar esta manera de entender y caminar por la vida, dejando marcado un mundo mariano para que entre pueblos y naturaleza puedan llegar hasta Ella. Desde estas líneas, mi más sincera enhorabuena al equipo que hacen posible este proyecto.

Silencio, oración y recogimiento en la madrugada
A nuestra Romería no le sobra ni le falta nada. Es así, camino, alegría, lágrimas, silencio, sonrisas, hermandad, frío, lluvia y viento, calor, flores, vino, cante y palmas, cohetes, tambores, mulos, caballos y carretas, gentes, corazón y alma, recuerdos, una mirada al pasado, ausencias, presencias, banderas, banderas y banderas, pañuelos blancos que saludan a la Señora, promesas, oración, hermandad, amistad, esperanza, consuelo, miradas, arrepentimiento, agradecimiento, complicidad, costumbres, tradición, historia, leyenda, tristeza, felicidad…y en la cima del monte, Ella.

Cada día que pasa se hace más inminente, un año más llegará una nueva Primavera, y con ella la Romería de la Virgen de la Cabeza, y recuerden, a nuestra Romería no le sobra ni le falta nada… ¿o si?... nos falta esas personas que por razones de salud o razones económicas no podrán estar físicamente junto a nosotros, en nuestro caminar al Cerro de la Cabeza; por todos ellos, una oración y una mirada al cielo, por los que un día escribieron en letras de oro y plata la grandeza del último Domingo de Abril, en Andújar, en las entrañas de Sierra Morena, donde todos miramos a esa pequeña Virgencita que nos tiene robado el corazón. Nuestra Romería es tal, que tiene un encanto que entre todos la hacemos grande y especial.

Sean felices y peregrinen hasta Ella.

Salida de la Virgen de la Cabeza en su Romería abrileña del año 2005.
Hora del Angelus, el gentío esperaba el gran momento de verla.

© ANDÚJAR PEREGRINA

10 comentarios:

  1. Comparto tu reflexión al 100 por 100. Un abrazo. Emilio Jose Urbano.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por esta reflexión, la cual nos refleja el verdadero sentir de nuestra romería. A su vez, comparto con gran entusiasmo su idea de que se ha debilitado el sentido de la salida con el traslado al altar, apoyo firmemente que se vuelva a hacer como hace años la misa y luego la salida desde la Basílica. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Impresionante el articulo , la verdad es que entre todos deberíamos de concienciarnos de la singularidad de nuestra romería y mantener tal y como son todas sus costumbres , que desde la antigüedad se nos ha transmitido de generación en generación y que han hecho de esta , la romería mas antigua de España , una romería ÚNICA e inigualable !! Enhorabuena de nuevo y un saludo desde Martos !!

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches,

    Me podrias decir que dia sacan a la virgen en semana santa, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Si se refieres a la Virgen de la Cabeza, nunca sale en Semana Santa. Su Romería se celebra el último fin de semana de Abril, siendo su día grande el último Domingo de Abril, saliendo en procesión en la mañana del citado día. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo con la reflexión que haces. La explicación a estos cambios es muy sencilla. Por desgracia en nuestro pueblo hay mucho tonto, que lo que más le gusta es aparentar, sin importar la relevancia de las decisiones tomadas.
    Toda mi vida he tenido que aguantar la pregunta estúpida, ¿qué te gusta más la Romería o el Rocío? Y siempre respondía la Romería, es lo que he vivido desde niña, lo que me inculcaron mis padres, lo que disfruté con mis primos, ese tío del puro, los moros y cristianos, los legionarios,... Nada de eso queda. Ya no me hacen la pregunta estúpida, porque todos aquellos que la hacían, son los rocieros más rocieros del mundo, yo he llegado a pensar que el Rocío lo crearon en Andújar!! En fin, si hoy me la hicieran probablemente contestaría que el Rocío, porque ya no reconozco la Romería, esa que me enseñaron mis padres, la que vivía junto a mi familia, no la reconozco porque se empeñan en hacer una copia mala del Rocío, lo cual es ofensivo para alguien como yo iliturgitana de nacimiento y choquera de corazón.
    Que sigan haciendo cambios, que sigan y se cargarán la romería más original de Andalucía.
    Un saludo y perdón por la parrafada.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por el comentario. No pidas perdón por tu manera de pensar,has hecho una reflexión que me ha recordado a mi niñez, ya que también a mí me hicieron esa pregunta. Saludos Silvia.

    ResponderEliminar
  8. un cofrade de la matrizmiércoles, 20 marzo, 2013

    Quizas los cambios sean necesarios dependiendo de cual sea el problema a resolver, desde luego laforma de pensar ha de ser la de guardar tradiciones e idiosincracia de nuestra romeria. Los toros desde la barrera siempre son mas pequeños y deberiamos ponernos en la piel de los demas para ver que ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos.
    Me gustaria saber a que nos referios con los cambios, cual es ese cambio tan catastrofico en concreto, quizas razonandolo no sea tan malo. Respecto al tema rociero no encuentro conexion con los cambios que estan por llegar.

    ResponderEliminar
  9. ¿Alguien ha hablado en algún momento de buenos y malos?...no. Y al igual que tú, yo también soy un cofrade de la matríz, todos podemos opinar y como cofrade también puedo ver los toros desde el mismo punto de vista que tú.

    ResponderEliminar