La Proclamación y Convite de banderas de la Cofradía Matríz de Andújar

Suenas cohetes en la mañana del Domingo, las golondrinas juegan en el aire con alegres vuelos, el sol radiante y los floridos naranjos de mi Andújar anuncian lo inminente, es Abril y es primavera. 
Mi recuerdo de niño, asomado en el balcón, subido a los barrotes para poder ver mejor. Crujían cohetes en el cielo, y el humo blanco me decía por donde venían, ya se acercan, ahí están, ya es Romería. Llamaba a mis padres para que lo vieran conmigo, por la fuente de "Plaza los toros" asomaba el cohetero, tras él, el del tambor, y mi corazón latía con tanta fuerza que parecía salirse de mi pecho... volver a verte Morenita un año más. Ya se ven las banderas, y con ellas, voy contando primaveras.


Mi cabeza entonces es un revuelo de sentimientos, de conexión de momentos vividos con la ilusión de los que están por venir. Mi mente era un baile de emociones... y ahora lo vuelvo a sentir, de nuevo estoy en el balcón de mi casa, donde me crié, donde fui niño, donde crecieron mis sentimientos, donde me hice romero, donde inicié mi camino y me hice peregrino. Hoy vuelven las banderas al barrio de la Pastora, y yo, con ellas, porque he querido hacerme niño, porque mi corazón con primaveras cumplidas vuelve a latir con la misma intensidad que antaño.


Se consume el tiempo, se acorta la distancia que me separa de la grandeza de volver a vivir la Romería de la Virgen de la Cabeza, y hoy, vuelvo a ver las banderas desde mi balcón, las de mi cofradía, las de mi Andújar, un año más anunciando la Romería, regando las calles de fragancias nuevas, acariciando los corazones andujareños, despertando la fe dormida y avivando la llama centenaria que habita en nuestro pecho... estamos de Romería.


© ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios