de una Andújar cofrade

Son días grandes para la ciudad de Andújar, y para los que de corazón se sienten andujareños. Si de algo hablamos en romería es de hermandad, y como cofrades, llevar a los confines del mundo el amor por esa bendita imagen de la Virgen María, que un día, quiso quedarse en esta tierra, y abrazar con su manto a cuantos a Ella se acercan.
Cada romería se escribe un nuevo capítulo de nuestra historia, es la esencia de nuestra fiesta grande, recuerdos, sentimientos, vivencias, hermandad, miradas, palabras al viento... y banderas en el aire.


Andújar en hermandad... su cofradía, trabajando por y para su Madre bendita, la Morenita. Gente de corazón lleno de esperanza, que codo con codo aúnan esfuerzos los 365 días del año, ininterrumpidamente, y me consta y sé como cofrade, que con el mayor orgullo y con la única mirada dirigida a Ella, a las alturas de los montes de la serranía que bordea a la ciudad del valle... nuestra Andújar.

La llevamos tatuada en el corazón, visible para el resto del mundo en la medalla que colgamos sobre nuestro pecho, en cada primavera, cada acto que se convoca para pregonar su nombre, siempre en alabanza hacia la Señora, hasta llegar a tus plantas, donde Andújar no solo recorre camino, sino historia impregnada de fe.


Quizás las cosas no se hagan a gusto de todos, pero sí por el bien de todos, y siempre con el carácter conciliador que prima como cofradía, como Matríz, como principio y como único fin, y porque se ha de seguir adelante luchando por mantener viva la llama que un día prendieron, y con la mayor de las ilusiones no dejaremos apagar.

Son solo momentos de grandes vivencias, es solo un pequeño recuerdo de lo vivido...
... de una Andújar cofrade, de gente trabajadora, donde todos llevamos por bandera nuestra Morena.

© ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios

  1. Qué alegría entrar por aquí y empaparse del ambiente de estas Romerías. Es todo un placer visitarte Juan Antonio, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario