El barrio de la Axarquía cordobesa adornada de flores para la Morenita


Córdoba florida se funde en aroma de primavera entre Mayo mariano, y es así como la Morenita se paseaba entre las calles de la ciudad califal. Incienso y azahares, tambores y cohetes, y una ciudad pletórica de vida. Los aires serranos envolvían cada rincón, cada patio colorido, envolviendo de magia celestial la mañana del primer Domingo de Mayo.




Banderas al viento, cofradías y hermandades acompañaban a la Imagen de la Virgen de la Cabeza que se venera en Córdoba, el paso del desfile dejaba estampas devocionales que se mezclaban con el vistoso escenario de los patios cordobeses, que como altares, ofrecían flores a la Reina de Sierra Morena.



Las hermandades cordobesas de la Caridad, el Huerto y la Cofradía de Nuestra Señora de la Cabeza, se alzaban con el primer premio de la Cruz de Mayo situada en la plaza anexa a la Parroquia de San Francisco y San Eulogio, sede canónica de la Morenita cordobesa.


Devoción, cultura y folclore, sentimiento, color y hermandad; un deleite para los sentidos, para el amante de lo cofrade, para el romero, para entender nuestra manera de celebrar la fe y llevar en nuestro corazón mariano la bandera de nuestro sentir y guía de nuestro caminar.




La Cofradía filial de Marmolejo estrenaba su nuevo guión de camino, como también nos mostró otra de las novedades dentro de dicha cofradía, el nuevo cetro de hermano mayor.



Y es así como procesionaba nuestra Morenita, luciendo un manto verde en oro, llevada a costal, con su gente, entre flores y palmas, bajo un cielo azul y un sol radiante, como nos muestra Córdoba el amor y su devoción a la Rosa de Oro. Una ciudad que expande la devoción a la Virgen de la Cabeza, y nos muestra una bella ciudad mariana en el marco festivo de las flores en Mayo.



© ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario