La Cofradía filial de Cataluña se presenta a la Virgen de la Cabeza


También desde la lejanía redoblan tambores, ondean banderas, se levantan estandartes... y el viento serrano de Andalucía acaricia sus rostros en bienvenida, ofreciendo emociones nuevas, vivencias de un mes de Abril que conecta con una tierra bendita que está junto al mar... es Cataluña en hermandad.


Hoy recuerdo la fría mañana abrileña, en la calzada que nos lleva a la mirada cautivadora de Nuestra Señora de la Cabeza, compartiendo con amigos gratos momentos que ya pasan al recuerdo de nuestras vivencias, como divisamos en la distancia esa bandera inconfundible que entreteje sentimientos de una misma fe formada en cofradía, Cataluña y Andalucía. Paramos nuestro caminar hasta esperar la comitiva, contemplando estampas que debían ser inmortalizadas en nuestro corazón, para tal día como hoy, desempolvar nostalgias y rememorar lo vivido.



Cuanto amor en sus pisadas, cuanto sentimiento entregado a Ella, el redoble del tambor nos traía el rumor de su fiesta grande en tierras catalanas, en recuerdo de los que no pudieron venir, de los que en la distancia, recuerdan su tierra, recuerdan el bendito cerro que hoy se refleja en la Morenita que allá veneran, y así, aunque lejanos, cercanos en alma y corazón.


De esas cofradías de siempre, de esa gente sencilla que pregonan romería, así sentí su paso junto a mí, caminando sobre la empedregada calzada que les mostrará a la Reina del cielo, fue una fría mañana de un Domingo abrileño, cuando pudimos vivir el peregrinar de Cataluña, al encuentro de su Morenita.

© ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario