En los caminos de Sierra Morena

De la sierra nuevos vientos, frescos perfumes de tempraneras mañanas, pequeñas gotas de rocío que empapan los secos pastos, que entre las umbrías de la serranía sirven de apacible descanso para los habitantes de tan mágico paraje andujareño. Se acortan los días, la vida se torna a nuevos colores, se viste Sierra Morena de caminos peregrinos donde se dibujan sobre el horizonte agrestes montes. 


Escenario de emociones, de encuentros, de charlas amigables, recuerdos, historias y tradiciones, sueños y promesas... de romeros y peregrinos. Sierra Morena abre camino para llegar a la Reina, a la Virgen de la Cabeza, consuelo de almas que hasta Ella llegan para contemplar su belleza. Su mirada, elevada al cielo, muestra a Dios nuestras plegarias, nuestros anhelos.

Otoño en Andújar, puerta de la morena serranía, viejos caminos, antiguas pisadas, huella en el tiempo, corazón mariano forjado de sentimiento, peregrino que has de seguir la senda que marca tu corazón para llegar hasta Ella, coge tu medalla que sobre tu pecho, será fiel testigo de tan gratas vivencias.
Son los mismos caminos que nos muestran la primavera, que bajo las estrellas se cuentan historias de bandoleros, de leyendas, de misteriosos cuentos que alimentan el pensamiento, de mágicas veredas... son los caminos peregrinos que hemos de pisar para llegar hasta mi Reina.

La Virgen de la Cabeza, entronizada en su camarín serrano, vela por los sueños de los miles de peregrinos que han de tomar esa senda. En la soledad de su morada vuelan nuestros sentimientos, nuestras oraciones dejan murmullos que revolotean junto a Ella. Ahora, Sierra Morena duerme hasta un nuevo amanecer.

La estación otoñal es tiempo de peregrinaciones, desde diversos puntos de Andalucía y España llegarán a la ciudad de Andújar, punto de partida y centro mariano por excelencia. Desde el llamado "cuadro de la Virgen", hacen su partida miles de peregrinos hasta el Santuario de la Santísima Virgen de la Cabeza. Cofradías y hermandades, peñas marianas y asociaciones, colectivos y grupos de amigos, llenan cada otoño los caminos de Sierra Morena de emotivas vivencias, sus pisadas dejan huella nos solo en el camino... sino en el corazón del peregrino.

Cuiden la naturaleza, mimen Sierra Morena como su propio hogar

© ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios