Por eso reinas habrá...



Quizás los senderos de la vida nos hagan caminar por destinos diferentes, pero la llegada de Abril en primavera nos vuelva a unir en un mar de almas como gotas de agua en la inmensidad de un océano.

Seremos la tierra sobre la que volarás, y Tú el manto con el que nos arroparás. Estaremos contigo sin importar nada más que Tú, un solo latir en el corazón de Sierra Morena. Un mar de gentes , una marea de sentimientos guiados por el aroma de tu bendito manto.

Que no decaiga nuestra fe, que nada ni nadie destruya nuestro sentir, mientras pueda y Tú quieras siempre estaré a tu lado. Por nuestra Virgen Morenita.

En tu rostro se refleja el alma de Andújar,
por eso reinas habrá, pero como Tú ninguna.

© ANDÚJAR PEREGRINA

La Virgen de la Cabeza en la obra del imaginero José Miguel Tirao Carpio

Creador de más de un centenar de imágenes procesionales, José Miguel Tirao Carpio, natural de Torredonjimeno, también forma parte de la historia de la devoción a la Virgen de la Cabeza, habiendo tallado imágenes de la Morenita para varios pueblos de la provincia de Jaén, tanto para cofradías como para particulares. Todas las imágenes de la Morenita han sido talladas en madera de cedro.

La primera talla que realizó fue la imagen de la Virgen de la Cabeza de Los Villares de Jaén en 1992, realizada en candelero inicialmente, para pasados unos años añadirle el cuerpo, formando así una talla completa en el año 2010. Conserva el rostro original, siendo su primera imagen procesional. Dicha imagen conserva los mismos pliegues que la que se venera en la Basílica.

Virgen de la Cabeza de Los Villares de Jaén

También ha realizado las tallas de la Virgen de la Cabeza para Jaén, Higuera de Calatrava, Jamilena, Los Villares, Horno la Piedra (Castillo de Locubín) y tres tallas más para particulares.

Tallas de la Virgen de la Cabeza de Higuera de Calatrava y Jaén

Tallas de la Virgen de la Cabeza de Horno la Piedra (Castillo de Locubín) y Jamilena

Talla de la Virgen de la Cabeza realizada para Río de Janeiro y particular deLinares

José Miguel Tirao Carpio, en la entrevista que nos concedió para Andújar peregrina, a principios de 2011, nos comentaba lo siguiente referente a las tallas de la Virgen de la Cabeza:

"A la Virgen de la Cabeza la reconozco como “La Virgen de la Cabeza”, no como lo que hago, es decir, lo que yo hago es una aproximación a la Imagen de la Morenita. He rechazado peticiones para realizar últimamente réplicas de la Imagen. El respeto hacia la devoción que la gente le tenemos a la Imagen de la Morenita me ha hecho decir “basta”. Es el respeto que le tengo, lo que representa y lo que es. Al hacer réplicas de la Virgen de la Cabeza le pierdes el respeto por completo, estás comercializando con la fe.
Cuando quiero ir a verla voy al Santuario y veo a mi Virgen de la Cabeza. Una Imagen para el culto es una Imagen de culto y no para comercializar con Ella, es para venerarla. No he querido aproximarme a una imagen mía, por muy buena obra que haya realizado, cada obra es diferente. Prefiero pasar hambre antes de volver hacer una réplica de la Virgen de la Cabeza, quien quiera creérselo que se lo crea."

Las fotografías sin firma y marca de agua pertenecen a José Miguel Tirao Carpio, siendo cedidas para el reportaje realizado en Febrero de 2011.

© ANDÚJAR PEREGRINA

La Virgen de la Cabeza en la obra del imaginero Juan Martínez Cerrillo

Juan Martínez Cerrillo nace en el año 1910 en la localidad cordobesa de Bujalance, y fallece en Córdoba en 1989, ciudad donde realizó casi la totalidad de sus obras, especializándose en la imaginería procesional. Fue un imaginero reconocido en los años de la posguerra, pues había que recomponer el mundo cofrade, restaurar, y realizar nuevas tallas que servirían de titulares para las cofradías que habían sufrido grandes pérdidas, así como el nacimiento de nuevas hermandades.

Centrándonos en la advocación mariana "de la Cabeza", Martínez Cerrillo realizó tres tallas de la Virgen, para su pueblo natal de Bujalance y las vecinas poblaciones de El Carpio y Villa del Río, durante la década de los años 50 del siglo XX, años en los que realizó la mayoría de sus obras debido a la gran demanda de imágenes en aquella época, ya que fueron muchas las tallas religiosas desaparecidas, quemadas y destruídas durante la guerra civil española.

La Virgen de la Cabeza de Villa del Río fue realizada a principios de la década de los 50, talla de candelero, en madera policromada y su altura es de 80 centímetros. La Virgen muestra al Niño Jesús en la mano izquierda, sujetando un madroño en su mano derecha, guardando así la iconografía propia de la Virgen de la Cabeza. Actualmente recibe culto en la Iglesia de la Inmaculada, saliendo en procesión por las calles de Villa del Río cada Primavera.


La imagen de la Virgen de la Cabeza de Bujalance fue realizada por Martínez Cerrillo en 1955, completando el conjunto la talla del pastor, también del mismo año. La imagen de la Virgen es de candelero, su altura es de 80 centímetros, de madera policromada. Su sede canónica es la Iglesia de San Francisco, procesionando cada último Domingo de Septiembre desde la reciente refundación de la Cofradía.
Como dato curioso, se puede observar que el rostro de la Virgen guarda cierta similitud con la cara del pastor. Recientemente la talla de la Virgen ha sido restaurada por Sebastián Montes. 


La Virgen de la Cabeza de El Carpio fue realizada en el año 1956, llegando al pueblo el 21 de Noviembre de 1957, depositándose y permaneciendo en la casa del entonces tesorero Miguel León Gavilán, hasta su bendición en 1958. La talla es de madera, de candelero, y su altura es de 90 centímetros. Su tez es más blanca que la Morenita de Villa del Río y Bujalance. Fue restaurada por primera vez en la década de los 70 realizándose una nueva policromía, y en el año 2006 se sometió a una segunda restauración realizada por el andujareño José Luis Ojeda Navío, recuperando su policromía original. Recibe culto en la Parroquia de la Asunción, procesionando cada primavera por las calles de su pueblo.


Las tallas de la Virgen de la Cabeza realizadas por Juan Martínez Cerrillo son tres joyas de la devoción a la Madre de Dios, reinas de la campiña cordobesa, tres pueblos unidos por una misma fe, una ruta que une corazones peregrinos, donde nuestro insigne artista ha dejado por los siglos de los siglos su huella en la historia de la devoción a Nuestra Señora de la Cabeza.

© ANDÚJAR PEREGRINA

La Virgen de la Cabeza en la escultura - PRESENTACIÓN

La Santísima Virgen de la Cabeza, presente en el corazón de miles de personas, es venerada en multitud de poblaciones, ermitas dedicadas en su honor, iglesias que llevan su nombre, teniendo su origen en la ciudad de Andújar (Jaén). Son muchísimas las tallas de la Virgen de la Cabeza a las que se les rinde culto a lo largo y ancho del mundo. Todas guardan una historia, una leyenda, de autores conocidos o anónimos, actuales o antiquísimas tallas, que hacen de la Virgen de la Cabeza una devoción universal. 
Son muchas las que guardan la estética de la conocida iconografía de la Morenita, otras sin embargo, nada tienen que ver con dicha iconografía, desconociéndose el porqué, pero veneradas como Virgen de la Cabeza.
Su imagen, se hace presente gracias a artistas que, guiados por su inspiración y el don de dar forma con sus manos a materiales como el barro o la madera, nos muestran a tan venerada advocación de María. No entraremos en detallar minuciosamente la iconografía de la Virgen de la Cabeza, ya que estamos preparando un artículo donde hablaremos extendidamente de ello. En este apartado que consta de 4 capítulos, hablaremos de: 

LA VIRGEN DE LA CABEZA EN LA ESCULTURA

Nos centraremos básicamente en cuatro autores:
Juan Martínez Cerrillo
José Miguel Tirao Carpio
Manuel López Pérez
Juan y Santiago (Hermanos Expósito Cortés)

En este nuevo apartado les mostraremos los diferentes estilos de una misma devoción, la personalidad plasmada de cada uno de los escultores en sus obras. Aunque todas las imágenes que se van a exponer respetan la iconografía de la Virgen de la Cabeza, cada autor tiene una visión diferente que los hace únicos, mostrándoles de este modo una mirada distinta de una misma Madre... la Virgen de la Cabeza.

© ANDÚJAR PEREGRINA