La Virgen de la Cabeza en la obra del imaginero Juan Martínez Cerrillo

Juan Martínez Cerrillo nace en el año 1910 en la localidad cordobesa de Bujalance, y fallece en Córdoba en 1989, ciudad donde realizó casi la totalidad de sus obras, especializándose en la imaginería procesional. Fue un imaginero reconocido en los años de la posguerra, pues había que recomponer el mundo cofrade, restaurar, y realizar nuevas tallas que servirían de titulares para las cofradías que habían sufrido grandes pérdidas, así como el nacimiento de nuevas hermandades.

Centrándonos en la advocación mariana "de la Cabeza", Martínez Cerrillo realizó tres tallas de la Virgen, para su pueblo natal de Bujalance y las vecinas poblaciones de El Carpio y Villa del Río, durante la década de los años 50 del siglo XX, años en los que realizó la mayoría de sus obras debido a la gran demanda de imágenes en aquella época, ya que fueron muchas las tallas religiosas desaparecidas, quemadas y destruídas durante la guerra civil española.

La Virgen de la Cabeza de Villa del Río fue realizada a principios de la década de los 50, talla de candelero, en madera policromada y su altura es de 80 centímetros. La Virgen muestra al Niño Jesús en la mano izquierda, sujetando un madroño en su mano derecha, guardando así la iconografía propia de la Virgen de la Cabeza. Actualmente recibe culto en la Iglesia de la Inmaculada, saliendo en procesión por las calles de Villa del Río cada Primavera.


La imagen de la Virgen de la Cabeza de Bujalance fue realizada por Martínez Cerrillo en 1955, completando el conjunto la talla del pastor, también del mismo año. La imagen de la Virgen es de candelero, su altura es de 80 centímetros, de madera policromada. Su sede canónica es la Iglesia de San Francisco, procesionando cada último Domingo de Septiembre desde la reciente refundación de la Cofradía.
Como dato curioso, se puede observar que el rostro de la Virgen guarda cierta similitud con la cara del pastor. Recientemente la talla de la Virgen ha sido restaurada por Sebastián Montes. 


La Virgen de la Cabeza de El Carpio fue realizada en el año 1956, llegando al pueblo el 21 de Noviembre de 1957, depositándose y permaneciendo en la casa del entonces tesorero Miguel León Gavilán, hasta su bendición en 1958. La talla es de madera, de candelero, y su altura es de 90 centímetros. Su tez es más blanca que la Morenita de Villa del Río y Bujalance. Fue restaurada por primera vez en la década de los 70 realizándose una nueva policromía, y en el año 2006 se sometió a una segunda restauración realizada por el andujareño José Luis Ojeda Navío, recuperando su policromía original. Recibe culto en la Parroquia de la Asunción, procesionando cada primavera por las calles de su pueblo.


Las tallas de la Virgen de la Cabeza realizadas por Juan Martínez Cerrillo son tres joyas de la devoción a la Madre de Dios, reinas de la campiña cordobesa, tres pueblos unidos por una misma fe, una ruta que une corazones peregrinos, donde nuestro insigne artista ha dejado por los siglos de los siglos su huella en la historia de la devoción a Nuestra Señora de la Cabeza.

© ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios