lunes, 18 de marzo de 2013

La historia de Nuestra Señora de la Cabeza de Cozvíjar (Granada)

De nuevo emprendemos el viaje, nuestra tierra esconde tesoros que la historia ha dejado anclados en el tiempo, solo visibles para gentes de fe, amantes de la cultura y tradición que la Virgen de la Cabeza ha derramado sobre nosotros durante siglos. Poblaciones como Aguilar de la Frontera en Córdoba, Vélez-Málaga y Canillas de Aceituno en la provincia malagueña, hasta llegar al destino deseado, Cozvíjar (Granada).

Iglesia parroquial de San Juan Bautista de Cozvíjar (Granada)

Tras la ruta marcada, pasando por las provincias de Córdoba y Málaga, culminamos el viaje en la provincia de Granada, concretamente en el pequeño pueblo que es nuestro protagonista, Cozvíjar. Son muchas las leyendas que han surgido a lo largo de los siglos entorno a la Virgen de la Cabeza, como esta curiosa historia que les voy a narrar:
A las afueras del pueblo divisamos una pequeña construcción, más bien me pareció una pequeña casa, aislada, en un llano, al fondo se divisaba los montes con las cumbres nevadas. Aunque el día era soleado, el frío calaba, pero sin duda esa pequeña casita tenía un encanto especial, yo aún, sin saber de que se trataba.
Al llegar al pueblo preguntamos a los lugareños por el lugar donde se encuentra la imagen de Nuestra Señora de la Cabeza. Gentes amables y sencillas, nos indicaron que en una placita se encontraba la iglesia parroquial de San Juan Bautista, deberíamos esperar a la tarde para poder encontrar abierta la parroquia y así poder contemplar la sagrada talla de la Virgen. Mientras tanto, conversamos con varias personas para saber un poquito sobre la Virgen de la Cabeza, indicándonos en primer lugar, que a las afueras del pueblo, por la carretera de acceso al mismo, en el margen izquierdo, se encontraba la ermita de Nuestra Señora de la Cabeza. Para mi asombro, pude ver que era lo que a mí me pareció una casita aislada del resto, y hasta allí nos acercamos.
Dialogando con los lugareños, nos comentan que la Virgen de la Cabeza no se encuentra en la ermita, sino en la parroquia del pueblo. Dicha ermita la preside una talla de la Virgen de Lourdes, datando la construcción del siglo XVI.

Altar mayor presidido por la talla actual de la Virgen de la Cabeza

La Virgen de la Cabeza es patrona de Cozvíjar y su fiesta se celebra la primera semana del mes de Agosto. Para ello, la Virgen es procesionada desde la parroquia donde se encuentra durante todo el año, hasta la ermita levantada en su honor en el siglo XVI. Nos comentaba un señor mayor, con mucho entusiasmo, que en el año 2004, la periodista de Canal Sur, Almudena González fue la encargada de pregonar las fiestas en honor a la Virgen de la Cabeza de Cozvíjar.

Actual Virgen de la Cabeza, Patrona de Cozvíjar (Granada)

Cae la tarde, y nos dirijimos al pueblo, encontrando las puertas abiertas de la Iglesia de San Juan Bautista. Unas cortinas rojas aterciopeladas separaban el exterior, del silencio que reinaba en el interior del templo, y ahí estaba, la Virgen de la Cabeza, presidiendo al altar mayor de la parroquia. Tras contemplar y rezar a la Señora, una mujer se nos acerca dispuesta a responder a nuestras preguntas muy amablemente, contándonos que según la leyenda, se construyó a las afueras del pueblo la ermita en honor a la Virgen de la Cabeza, en un lugar llamado "las eras", porque fue el sitio donde un agricultor encontró la cabeza de una imagen de la Virgen, a la que posteriormente se le hizo un cuerpo, y poco a poco se fue convirtiendo en una de las imágenes con más devotos de la zona. Los pastoreños, comentan que la ermita fue construida en un lugar estratégico, ya que confluían los caminos reales de la provincia granadina, siendo éste un lugar muy importante. De este modo, cada primera semana de Agosto, la Virgen de la Cabeza vuelve desde la parroquia hasta la ermita, su lugar de origen, celebrándose una bonita y emotiva romería.

Ermita de Nuestra Señora de la Cabeza del siglo XVI, Cozvíjar (Granada)

Lo curioso de toda la historia vino momentos después, cuando la mujer que nos atendía nos dijo que la Virgen de la Cabeza que presidía el altar no era la auténtica, ya que la que estábamos observando se hizo con posterioridad, más grande que la original y más acorde con el altar mayor de la parroquia. La mujer muy amablemente y con cierta dulzura en su rostro, nos dijo: "daos la vuelta y contemplar la Virgen que está a vuestras espaldas a la derecha", y allí pudimos ver una diminuta talla de la Virgen, la cual es la original Virgen de la Cabeza de Cozvíjar.

Primitiva imagen de la Virgen de la Cabeza, que según la leyenda,
un agricultor encontró la cabeza, tallándose un cuerpo, llegando
de este modo a su imagen actual.

Es pasionante y gratificante conocer tan mágicos lugares, sus historias y leyendas creadas por la grandeza universal de la Virgen de la Cabeza.

© ANDÚJAR PEREGRINA

jueves, 14 de marzo de 2013

Realidades romeras ...en el recuerdo del atardecer


La luz del rey entra por la vieja ventana; su reflejo me invita a despertar del dulce sueño en el que me encontraba abandonada. Cae la tarde, y la estrecha calle donde espero nuevamente tu llegada, se torna de ese color anaranjado que tan gratos recuerdos trae consigo; me habla, me susurra al oído que se acerca tan ansiada Primavera. 
El tiempo ha pasado demasiado deprisa, y las arrugas de mi rostro marcan las huellas de ese tiempo vivido. Ahora solo me queda un hermoso recuerdo, junto a mis hijos, mis nietos... y mi Virgen Morenita.
Ya no puedo ir a verte como solía hacerlo cada año, entre el olor a un nuevo día, a esperanza... a vida, ese bendito camino que llevaba hasta Tí... cuanto lo añoro.


Estos atardeceres anaranjados me hablan de Tí, me cuentan que pronto volverás, las banderas me harán sentir joven, volver a caminar, perderme por los caminos serranos para encontrarme contigo. Cuanto sentimiento, cuanto amor, cuantos "vivas"; las palmas de mis manos enrojecían de aplaudirte y mi voz enronquecía por aclamarte... pero el tiempo se me escapa, y en la lejanía te recuerdo, porque te siento cerca, muy cerca de mí, hasta que un día, llames a mi puerta y vuelva a vivir.

Sobre mis lentos pasos me acerco a la vieja ventana, los días se alargan y la luz anaranjada del rey me hace llorar, pronto volverás a pasar por mi ventana, te esperaré como cuando lo hacía cada Domingo abrileño, sentada en los peñascos del cerro, con mis hijos, mis nietos, entre tortilla de patatas, salchichón, morcillas, chorizos y pan de horno... ya te veo por las calzadas, tu manto rosa me llenaba el alma de emociones... cuanto añoro tu mirada. La vieja estampita está bajo mi almohada, como mi mayor tesoro, me has hecho muy feliz. Se que pronto partiré hacia esas romerías que llaman "eternas" y allí estaré junto a mi querido Manuel, mis padres y mis hermanas... y volveremos abrazarnos y te contemplaremos eternamente.

Me aferro a la reja de la vieja ventana, oxidada por el paso del tiempo... ya oigo tambores, crujen cohetes, ¡mis banderas, son mis banderas! ya se acercan. La luz anaranjada del sol de Primavera me trae a mi Morena. Te van meciendo, poquito a poco te vas acercando a mi vieja ventana, ya estás aquí. Mis movimientos son lentos, toco tu celestial rostro con mis arrugadas manos, ¡mi Morenita!, ¡mi Reina!, cuantos recuerdos traes a mi ventana, siento que ya es Primavera, la luz anaranjada del atardecer me traen susurros al oído que me hablan de Tí... ahora te siento más cerca, mi Virgen Morenita, mi Virgen de la Cabeza.

© ANDÚJAR PEREGRINA

domingo, 10 de marzo de 2013

A nuestra Romería

Tremolando banderas, seña de identidad y tradición de la Romería
Nos empeñamos en esas comparaciones con el resto de manifestaciones marianas que creemos mejores, más bonitas, emotivas, más masificadas, mediáticas… cuando en realidad lo que hacemos es querer cambiar inconscientemente (o si) la esencia y el modo de entender nuestra Romería. Piensen algo, a la Fiesta Grande que se celebra en el corazón de la Sierra Morena de Andújar a la Virgen de la Cabeza, ni le falta ni le sobra nada. Ese es el error, que nos empeñamos en querer modificar una manifestación mariana que fluye por sí sola, herencia de nuestros antepasados. Nuestra Romería es tal, que no necesita de grandes reportajes televisivos, tampoco es mejor porque los romeros y peregrinos que llegan al encuentro de la Madre del cielo se cuenten por cientos de miles. Nuestra Romería la hacemos desde nuestro interior basándonos en el legado que nos dejaron nuestros antepasados.

Los cambios innecesarios no nos llevan a ninguna parte, solo nos llevan al error de algo que está bien hecho. No hace falta remontarnos a siglos pasados, tan solo años. No era Basílica sino Santuario, pero para nosotros es el mejor lugar del mundo, ese encuentro con Dios, la naturaleza y el “yo” más personalizado que podamos encontrar en nosotros mismos. No era Rosa de Oro, pero para nosotros es la flor más bella que jamás marchita, con olor a vida y esperanza, perdurable en la eternidad. Qué más da si su Fiesta es declarada de Interés turístico nacional o internacional, cuando durante siglos su amor ha sido derramado por los rincones del mundo, erigiéndose en su honor, ermitas y cofradías en cientos de pueblos y ciudades donde la devoción a la Reina de Sierra Morena ha sido tal, que hasta hoy llegan los ecos de los “vivas”, el estruendo de los tambores, el crujir de los cohetes y el murmullo de la oración.

Mulos ataviados típicamente para la Romería
Eran otros tiempos cuando nuestra Romería no figuraba en guías turísticas, ni en prensa escrita, en espacios de internet, ni en televisiones ni radios… sin embargo, era entonces cuando era uno de los mayores acontecimientos sociales más importantes de España, solo movido por la fe, por el amor a una de las advocaciones de María más queridas… María de la Cabeza.

A nuestra Romería no le falta ni le sobra nada… ni nadie. Estamos todos los que somos, ¿porqué nos empeñamos en buscar con la mirada ese famoso de turno que movido por otros motivos se acerca al cerro de la Cabeza?, para mí es uno más, no necesitamos nada de eso, ni su presencia para engañarnos (que no creernos) que nuestra Romería es mejor y que hasta Ella vienen famosos.

Las cofradías hacen una labor envidiable, un trabajo impagable, pregonar, difundir y sembrar la devoción a la Santísima Virgen Morenita, esta es tal, que desde siglos atrás la labor incansable de las gentes que forman estos grupos de hermandad han hecho de la romería de la Virgen de la Cabeza, una manifestación mariana llena de amor, color, fraternidad, encadenando día a día estrechos lazos de amistad que se funden en abrazos cada último fin de semana de Abril, y como no, abriendo el corazón a cuantas cofradías nuevas se acercan a las plantas de la Morenita.

Hermandad y transmisión de sentimiento de padres a hijos
El momento de Jesús en la Eucaristía es sublime, solemne y único, y también el de la Madre celestial, como siempre ha sido en esta nuestra Romería, ¿porqué cambiarlo? ¿Es necesario, modificar los grandes momentos de esta singular fiesta a María?, recordemos, que esta magna Romería está dedicada a Ella. La Eucaristía es un momento de recogimiento, Dios nos llama, nos reúne y en silencio lo guardamos en el corazón, y Él, con su grandeza nos presenta a su Madre, la nuestra, para momentos después procesionarla por el singular paraje del Cerro de la Cabeza de Sierra Morena. Sin embargo el momento álgido se ha visto debilitado por el traslado de la imagen de la Virgen en la Misa Principal. Bajo mi punto de vista, y que conste lo hago por el cariño y el amor a mi tierra y a mi Romería, la de todos, para mí hay cosas que son innecesarias. Adaptarse a los nuevos tiempos no es romper con la tradición.

Señal de la Ruta del Pastor de Colomera, que unirá pueblos
a través de la rutas marcadas que llevará entre caminos de
hermandad a las plantas de la Virgen de la Cabeza
Es lógico que la Romería de la Virgen de la Cabeza se adapte a los tiempos, otra cosa es que se modifique a gusto de algunos innecesariamente. La Romería llega con la primavera, nos llama, nos golpea el corazón, necesitamos caminar. Se suma un gran proyecto, “La ruta del pastor de Colomera”, que de la mano de personas con alma mariana y sentimiento puro y sano, han recubierto caminos y vereas de nuestra tierra, de señales que nos invitan a peregrinar a tierra de María Santísima, su cerro bendito. Me quito el sombrero ante ellos, porque ante las adversidades luchan por lo que quieren, por lo que aman, por lo que es mejorar esta manera de entender y caminar por la vida, dejando marcado un mundo mariano para que entre pueblos y naturaleza puedan llegar hasta Ella. Desde estas líneas, mi más sincera enhorabuena al equipo que hacen posible este proyecto.

Silencio, oración y recogimiento en la madrugada
A nuestra Romería no le sobra ni le falta nada. Es así, camino, alegría, lágrimas, silencio, sonrisas, hermandad, frío, lluvia y viento, calor, flores, vino, cante y palmas, cohetes, tambores, mulos, caballos y carretas, gentes, corazón y alma, recuerdos, una mirada al pasado, ausencias, presencias, banderas, banderas y banderas, pañuelos blancos que saludan a la Señora, promesas, oración, hermandad, amistad, esperanza, consuelo, miradas, arrepentimiento, agradecimiento, complicidad, costumbres, tradición, historia, leyenda, tristeza, felicidad…y en la cima del monte, Ella.

Cada día que pasa se hace más inminente, un año más llegará una nueva Primavera, y con ella la Romería de la Virgen de la Cabeza, y recuerden, a nuestra Romería no le sobra ni le falta nada… ¿o si?... nos falta esas personas que por razones de salud o razones económicas no podrán estar físicamente junto a nosotros, en nuestro caminar al Cerro de la Cabeza; por todos ellos, una oración y una mirada al cielo, por los que un día escribieron en letras de oro y plata la grandeza del último Domingo de Abril, en Andújar, en las entrañas de Sierra Morena, donde todos miramos a esa pequeña Virgencita que nos tiene robado el corazón. Nuestra Romería es tal, que tiene un encanto que entre todos la hacemos grande y especial.

Sean felices y peregrinen hasta Ella.

Salida de la Virgen de la Cabeza en su Romería abrileña del año 2005.
Hora del Angelus, el gentío esperaba el gran momento de verla.

© ANDÚJAR PEREGRINA

martes, 5 de marzo de 2013

Nuestra Señora de la Cabeza de Vélez Málaga y su ermita

Siguiendo la ruta marcada por los pueblos que dibujan el mapa devocional de la Virgen de la Cabeza, viajamos a la ciudad de Vélez Málaga. Entre el bonito paisaje de montañas, imagino como pudo llegar hasta el lugar la devoción a la Patrona de Andújar, quizás por la llegada de gentes procedentes de dicha población jiennense o de tierras cercanas, llevando así el amor a la Reina de Sierra Morena, o tal vez, en siglos pasados, por pregoneros que contando lo sucedido en las entrañas de la serranía de Andújar, sembraban de un modo u otro la devoción a la Santísima Virgen de la Cabeza en la población malagueña.

Nos comentan los lugareños que la Imagen de la Virgen se encuentra en la Iglesia de Santa María, donde permanece seis meses, ante lo cual pregunto cual es la estancia de la Señora durante la segunda mitad del año, respondiéndome que en la ermita del cementerio, que lleva el mismo nombre, "de la Cabeza".

Interior de la ermita del cementerio e Imagen de Nuestra Señora de la Cabeza de Vélez Málaga

Nos adentramos en el casco histórico de la ciudad, y alcanzando altura, entre estrechas y empinadas calles llegamos a la Iglesia de Santa María, donde descubro por primera vez la belleza de Nuestra Señora de la Cabeza de Vélez Málaga. Ante Ella, rezo, la contemplo, observando su dulce rostro. Me pregunto, al igual que al descubrir otras tallas bajo la advocación "de la Cabeza", el porqué no tiene nada que ver con la iconografía propia de Nuestra Señora de la Cabeza original de Andújar, quizás la historia o leyenda creada haya hecho que fuera así, tal y como he podido comprobar en otras poblaciones donde existe o ha existido culto a la Morenita.

Vistas de la Iglesia de Santa María de Vélez Málaga

A las afueras de la población se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de la Cabeza, enclavada en el mismo cementerio, haciéndome saber que aunque sin certeza, puede datar del siglo XVII.

Fachada de la Ermita de Nuestra Señora de la Cabeza de Vélez Málaga

Una vez más me engrandece el alma el poder llegar a conocer lugares donde la devoción a mi Patrona ha crecido a través del tiempo, ya que según la nómina de cofradías filiales de Nuestra Señora de la Cabeza, en el siglo XVI, Vélez Málaga ocupaba el puesto 61, y el 65 en el siglo XVII.

Me despido de Málaga, emprendiendo mi caminar hacia otros lugares, conociendo historias del boca a boca de las gentes y lugareños que contemplan con el corazón a la Virgen Morenita, y comprobando la universalidad y grandeza de Nuestra Señora de la Cabeza.

© ANDÚJAR PEREGRINA

domingo, 3 de marzo de 2013

Erección canónica de la Cofradía de Ntra Sra de la Cabeza de Murcia

Día 1 del mes de marzo de 2013 y primer viernes de mes, día dedicado a Jesús de Medinaceli y en Murcia, a la imagen vecina del Stmo. Cristo del Rescate es una fecha grande para nosotros. Esta mañana hemos recogido en el Palacio Episcopal el DECRETO DE ERECCION CANONICA de la "COFRADÍA SACRAMENTAL DE NUESTRA SEÑORA DE LA CABEZA". Felices por la aprobación de nuestros Estatutos queremos compartir con todos nuestra alegría y darle gracias a la Madre de Nuestro Salvador por haber conseguido este objetivo. 
¡ VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA !



José Rubio
Secretario Canciller
Cofradía Virgen de la Cabeza de Murcia.