lunes, 20 de enero de 2014

de pueblos marianos... Luque


Rinconcito de nuestra vecina Córdoba, un lugar con encanto, un pueblecito que nos invita a pasear, caminar por sus calles, y contemplar lo bello de su paisaje, la tranquilidad de sus plazas, inspirar el alma para convertir el silencio en palabras, y perderse en la elegancia de tan típico pueblo de nuestra Andalucía.

Una mañana soleada, un día en que buscar trocitos de ese manto histórico y devocional que vamos hilvanando con momentos y vivencias, donde conocemos parte de nuestro pasado que hoy se nos hace presente, mezclado entre costumbres y gentes de otros lugares, pero unidos en una fe firme, bajo una sola bandera y el redoblar del mismo tambor.

Emprendemos rumbo a Luque, llevados por la magia que envuelve el hermoso paisaje, donde  huele a jara y romero abrileño… quizás llevado por los vientos serranos, y atendiendo a la llamada del tintineo de una campanita perdida en el tiempo.

Preguntamos a las mujeres que paseaban por la plaza del pueblo donde se encontraba la Morenita, la Virgen de la Cabeza luqueña. Nos indican el lugar, subiendo una estrecha calle, donde en lo alto se hallaba la ermita de San Bartolomé, construcción que se remonta al siglo XIII. Subiendo por lo empicado de una estrecha calle contemplamos las viejas puertas que dan acceso a grandes corralones, de paredes blancas encaladas, donde se divisan restos históricos formando un encanto especial para el visitante.


Tras llegar a la ermita, la cual estaba cerrada, se nos acercó una mujer, que amablemente nos indicó donde vivía alguien que nos abriría la puerta para poder ver a la Santísima Virgen de la Cabeza. Deseosos de postrarnos a los pies de la Morenita, nos dirigimos a una casa cercana a la ermita. La mujer, que nos recibió muy amablemente nos acompañó al humilde templo… y allí estaba, en un pequeño altar lateral. Quedamos un ratito en silencio, mirándola, dirigiendo nuestras plegarias a Ella. Agradecidos, entablamos conversación con la mujer que nos acompañó a la ermita, que con gran entusiasmo nos manifestaba la alegría de poder formar parte de la gran familia que forman en hermandad todas las cofradías que asisten a la Romería de Andújar. Allí encontraron a la Morenita luqueña, en ese mismo lugar, en la ermita de San Bartolomé. Nos cuentan que la imagen llevaba 100 años sin que nadie se hiciera cargo de Ella, y ahora, llevados por la ilusión de un grupo de devotos, se retoma con fuerza la idea de refundar la cofradía filial de la Virgen de la Cabeza de Luque.

Virgen de la Cabeza de Luque (Córdoba) y ermita de San Bartolomé

La talla de la Virgen de la Cabeza de Luque data del siglo XVII. La Cofradía filial de Luque aparece en el puesto 64 en la nómina de cofradías que asistían a la romería en Sierra Morena en el año 1677. Es emotivo y gratificante el conocer esos pueblos que un día caminaron hacia las entrañas de la serranía andujareña, como en su día lo hizo Luque, y que hoy, vuelven a redoblar campanas, a renovarse ilusiones y a desempolvar palmas y vivas a la que es Reina y Señora del cielo y de nuestras almas… la Virgen de la Cabeza.

© ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada