Fotografía de la Romería de la Morenita

Muchas son las señas de identidad que caracterizan a la Romería de la Virgen de la Cabeza, de gran emotividad y significado es la fotografía que ilustra este capítulo de "Nuestra Romería", tan conocida durante la procesión de la bendita imagen de la Morenita por los aledaños del cerro. 


No voy a narrar el origen, pero sí contaros esa visión que captamos cuando contemplamos esta estampa que ha llegado a nuestros días de tal modo. Los trinitarios que acompañan a la Virgen de la Cabeza en el templete procesional sirven de enlace entre Ella y sus hijos. Los fieles, entre la multitud intentan hacerse hueco para poder llegar a Ella, entregar alguna prenda, una estampa, estadal o medalla, fotografía... y como no, a sus hijos, a personas impedidas y sus seres queridos. Transmitir el amor a Ella de padres a hijos, de generación a generación, llegando a nuestros días como seña inequívoca de nuestra fiesta mariana.
Un sentimiento puro el acercar a los niños a la Madre de Dios, el consuelo del creyente, el alivio del alma, saber que la Morenita los bendice y arropa bajo su manto. La procesión transcurre, y durante tres horas Ella será el centro de todas las miradas, y hasta Ella llegarán gentes de lejanos lugares para poder tocar su manto, coger la flor que la acompaña en su paseo serrano... momentos que has de vivir... y sentir.

© ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios