Romería de la Virgen de la Cabeza 2014, crónica y álbum fotográfico

Un año más, hacia el Santuario Basílica de Nuestra Señora la Virgen de la Cabeza han peregrinado miles de personas para asistir a la histórica Romería de la Morenita. Inolvidables vivencias, momentos entrañables que ya entran a formar parte de nuestro archivo de recuerdos. Se nos escapó de entre las manos, como queriendo detener el tiempo, como un suspiro, como un sueño entre jaras y romero donde hoy hemos despertado. Ella reinaba en cada momento, revuelo de banderas y redoble de tambores, vítores por doquier y abrazos fraternales, lágrimas en los ojos cuando se ahogan las gargantas ante la emoción incontenible, explosión de júbilo, encuentro entre pueblos formando una sola cofradía. Miradas, expresiones, detalles, tocar con el alma lo que sientes con el corazón... como podría describir lo que he vivido. Solo estando donde hay que estar cada último fin de semana de Abril puedes saber lo que se siente. Grande, muy grande este suspiro que como cada año en primavera... en Andújar hemos vivido.


Una veintena de cofradías filiales hacían su entrada en la tarde del Viernes en la ciudad de Andújar. La Matríz encabezaba el cortejo, esperando a sus filiales en la entrada en el puente. Por riguroso orden de antigüedad, cada cofradía nos mostraba lo mejor de sí, con sus cantes y oraciones, con sus trajes típicos, sus bailes. Su alegría se veía reflejada en cada rincón de nuestra ciudad. Un bullicio de hermandad romera en Paseo de Colón, como hacía años no se recordaba. 
Tres cofradías hacían su entrada en Andújar por primera vez, tres cofradías cordobesas: Cañete de las Torres, Bujalance y Luque. Las dos últimas, antiguas en historia y devoción, refundadas en 2009 y 2014 respectivamente. Emocionadas caminaban entre cantes y vítores a la Reina de Sierra Morena.



La suave brisa abrileña llenaba de aroma de primavera la serranía andujareña, el buen tiempo nos acompañaba cada día, el sol brillaba sobre un cielo azul mientras las estrellas acompañaban la luna en la oscura noche romera. Las cofradías filiales hacían su presentación ante la bendita imagen de la Santísima Virgen de la Cabeza, era cuando se sucedían muestras de emoción, momentos cargados de sentimiento. volver a ver a la Morenita llenaba el alma de vida. Los romeros y peregrinos clavaban su mirada en la pequeña imagen de la Virgen. Abrazos entre pueblos hermanos, saludos entre cofradías. El Cerro de la Cabeza ha sido a lo largo de los siglos testigo fiel de cuanto sucede cada último fin de semana de Abril, de la grandeza de esta fiesta mariana. Cada romero, cada peregrino, es la palabra que cuenta la historia callada del cerro, transmitiendo de generación en generación nuestra tradición más arraigada, nuestro sentimiento más puro.






Una ciudad de romeros y peregrinos se formaba en los alrededores del cerro, como escoltando el imponente Santuario que atesora a la Virgen Morena. Cae la noche y Andújar es la última en hacer su entrada, vítores a su Patrona, las manos se alzan para aclamarla, rezarle y cantarle, se desbordan las emociones, todo es júbilo y alegría, nostalgia por aquellas personas ausentes, aquellos que nos sonríen a tu lado desde el camarín bendito. Cuanta grandeza derramas con tu mirada, tu pueblo a tus plantas Señora, un año más cumplimos el ritual.




Los anderos esperan la mañana, duermen bajo los varales que se pegarán a sus hombros para pasearte por Sierra Morena, para llevarles a sus hijos la protección de su manto, llevarla a esos rinconcitos del alma que se sienten bajo tus varales. Las golondrinas te sirven de estrellas en este Domingo de luz, y el sol te corona para hacerte morena tu cara... tu cara serrana que contemplarán tus hijos con serena mirada.







Ahí estás Madre, con tus hijos, con tu pueblo, entre un océano de corazones que te llevan en volandas. Te ofrecen a los niños para que toquen tu manto. Cuanta devoción, cuanta fe entre estas gentes que vitorean tu nombre, que aplauden tu presencia. Un año más se ha cumplido el sueño... que al despertar, se esfuma como un suspiro, pero nos queda el consuelo de haber estado a tu lado, compartido momentos vividos en hermandad y haber llevada tu nombre hasta donde mis fuerzas me dejaron...




¡¡ VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA !!
¡¡ VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA !!
¡¡ VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA !!







© ANDÚJAR PEREGRINA

2 comentarios:

  1. ¡Qué Maravilla Juan Antonio!
    Gracias de nuevo, por hacernos revivir los momentos tantos años disfrutados y que ahora que no podemos estar presentes, con tu crónica, los sentimos en el estómago, cómo si hubiésemos sido testigos presenciales en la Romería.
    No se puede ser más GRANDE.

    ResponderEliminar