de pueblos marianos

La primavera abrileña se extiende a lo largo del año, impregna de aromas de la sierra cada pueblo, cada hogar, cada templo donde se da culto y se venera a Nuestra Señora la Virgen de la Cabeza. Atrás queda en el tiempo banderas ondeando al viento, crujir de cohetes, el paseo de la Señora a hombros de sus anderos... hoy, ese domingo abrileño nos trajo las vivencias que han quedado tatuadas en nuestra memoria, y estampas que aún brillan en nuestros ojos. Hoy, ese domingo abrileño se traslada a otros pueblos donde sus gentes sembraron la semilla de la devoción a la Morenita, semilla que has germinado haciendo de las gentes sencillas un plantel de sentimientos, un plantel que brota a cada momento. Hoy se siente tu romería por los rincones de cada pueblo, calles que se engalanan de fervor y júbilo, de alegre algarabía por ver tu sagrada imagen salir a su encuentro, imágenes vicarias que invitan al recuerdo permanente del lucero serrano, de quien brilla en la cúspide sagrada del monte. Hoy, nuestros pueblos te rinden honores en mañanas soleadas, de floridos campos y verdes llanuras. Pueblos de mi querida tierra que a Ella veneras, peregrino que buscas caminos donde encontrar su mirada, hoy, hacia donde camines, siempre encontrarás un rincón donde esté Ella... esperándote.

© ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario