martes, 30 de septiembre de 2014

La Morenita luce su manto antiguo en la procesión de Bujalance

El último fin de semana de Septiembre se celebra en la localidad cordobesa de Bujalance la fiesta grande en honor a la Virgen de la Cabeza. Tras la celebración del triduo, el pueblo bujalanceño esperaba el amanecer del Domingo. Con la mirada puesta en el cielo por las lluvias de la mañana, sonaban los primeros cohetes que anunciaban el comienzo de la fiesta.


A primera hora de la mañana la junta directiva de la Cofradía filial de Bujalance se dirigía a la casa de los hermanos mayores salientes; una vez realizado el saludo, se encaminaban al domicilio de los hermanos mayores entrantes. Tradicionalmente, los hermanos mayores entrantes invitan a los hermanos cofrades, familiares y amigos a un desayuno, pasando de este modo un rato agradable y en compañía cofradiera.


Llegado el momento, se organizaba la cofradía para dirigirse a la iglesia de San Francisco, donde se recibiría a la Cofradía Matríz de Andújar, cofradías filiales así como a las cofradías locales invitadas.
De manera puntual, a las once de la mañana comenzaba la santa misa, cantada por el coro romero. El momento más emotivo se producía una vez terminada la eucaristía, cuando los hermanos mayores salientes entregaban las bandas a los hermanos mayores entrantes. Vítores a la Reina de Sierra Morena y aplausos, de este modo, se organizaba la procesión en el interior del templo, para dar lugar a la salida de la Virgen.



Un año más la Morenita salía de su sede canónica para bendecir a su pueblo. Cada año pasea por calles distintas para así llegar a más hogares y repartir sus bendiciones. Este año, la imagen de la Virgen vestía su manto antiguo, bordado en oro sobre terciopelo rojo. La saya y mantolín del Niño, propiedad de los hermanos mayores salientes, confeccionado en oro fino sobre tisú de plata, que lució la Virgen solo para esta ocasión y por expreso deseo de Francisco Javier Aguilar.


En su procesionar, la Morenita hizo una parada a las puertas de la iglesia donde se encuentra la Virgen de la Esperanza. Para tan importante visita, las dos vírgenes, realizadas por el imaginero y escultor bujalanceño Juan Martínez Cerrillo, se saludaban entre el clamor del pueblo y los cantares del coro romero. 


El procesionar de la Morenita fue un alegre desfile de hermandad donde se veían los balcones engalanados, los vecinos en sus puertas contemplando el cortejo y saludando a la Virgen Morena, el sol venció entre las nubes dejando un día agradable, y es que el pueblo de Bujalance deja ver su devoción a la Virgen de la Cabeza. Un pueblo que lleva tatuado siglos de hermandad, de caminar, y que en la actualidad, su refundación ha reavivado la fe.




La Morenita realizó una emotiva parada en la puerta de la casa de su camarera vestidora, que con tanto cariño la cuidó incluso antes de la refundación de la cofradía. Emotivas estampas ha dejado el procesionar de la Virgen de la Cabeza, llegando a su templo a las dos del mediodía. Ahora, la Morenita volverá a bendecir corazones, en otros hogares, otros pueblos, sobre los hombros de sus hijos, y así hacer más corta la espera del último Domingo de Abril, cuando bendiga al mundo en una nueva Primavera.


© ANDÚJAR PEREGRINA

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Los trajes regionales en la Romería de la Virgen de la Cabeza

A nuestra romería no le falta la alegría de sus gentes, ni el folclore de los pueblos que se unen en devoción a María. De lejanos lugares nos traen sus sentires, nos muestran sus culturas, se entretejen las más enraizadas tradiciones sin perder la esencia de nuestra histórica y devocional romería.




Cuanto de color, cuanto de Andújar recoge un Viernes o un Sábado de romería. Cuantos pueblos y ciudades se suman a la fiesta mariana mostrando lo mejor de su tierra... nuestra tierra, porque Andújar se hace presente en cada rincón del mundo donde se venera a la Virgen soberana y serrana de la Cabeza.


En estas estampas os traigo un pedacito de romería, una ventana donde se respira Abril, un Abril que duerme en el tiempo pero despierto en el alma. En estas estampas os traigo lo bueno de esas gentes que peregrinan con lo mejor de su tierra, donde nos muestran alegría, donde derrochan algarabía, donde dibujan de color nuestra romería, su romería, la romería de todos los romeros y peregrinos que a Ella se acercan para ofrecerles sus cantares, sus plegarias, sus tristezas y alegrías... para caminar junto a la familia devocional de tantas y tantas cofradías.
Hoy les muestro un pedacito de nuestra romería...



© ANDÚJAR PEREGRINA

domingo, 14 de septiembre de 2014

La imagen de Nuestra Señora de la Cabeza de Iznájar

Histórica y centenaria devoción, Nuestra Señora de la Cabeza. Hoy les mostramos una joya que perdura en el tiempo, haciéndonos llegar a nuestros días los ecos de vítores de antaño y la huella imborrable del peregrinar de sus gentes. Iznájar, pequeño pueblo cordobés bañado por las aguas del río Genil, atesora entre los muros de la iglesia de Santiago Apóstol una bella talla de la Santísima Virgen de la Cabeza, legado de la antiquísima cofradía filial que existía en dicha población en los siglos XVI y XVII. Concretamente, y según la nómina de cofradías, en el año 1555 se establece una concordia en cuanto al orden de antigüedad de las cofradías de la Virgen de la Cabeza, donde aparece Iznájar en el puesto 13. Del mismo modo así lo refleja D. Manuel de Salcedo Olíd en su "Panegírico Historial de Nuestra Señora de la Cabeza de Sierra Morena" publicado en el año 1677.


Bajo un sol de justicia llegábamos al pueblo de Iznájar, donde ganando altura, la brisa se hacía más agradable. Sus calles tranquilas y casas blanqueadas. Nos apresuramos hacia la parroquia de Santiago Apóstol, donde tenía referencia de la existencia de una antigua talla de la Virgen de la Cabeza. La hora temprana de nuestra visita nos anunciaba que deberíamos de esperar... y así fue, la puerta principal de la iglesia estaba cerrada, lo que en cierto modo nos invitaba a pasear por el pueblo a la espera de poder entrar en el templo.

Prácticamente nadie en sus calles, tranquilidad, vistas hermosas e impaciencia por ver la efigie de María bajo la advocación de la Cabeza. En una de las estrechas calles que daba salida a una bonita plaza nos cruzamos con una monja a quien llamé su atención para preguntar la hora de apertura de la iglesia. Muy amablemente nos comentó que abrirían sobres las 7 de la tarde, nos explicaba que había exposición del Santísimo por el día de Santiago Apóstol.


Algo larga se nos hizo la espera. De nuevo subimos las empinadas cuestas para llegar a la parroquia que corona el pueblo de Iznájar. La puerta estaba abierta, y un señor que intuímos que debía ser el sacristán o el sacerdote acababa de abrirla. No esperé un solo momento, al llegar a él me presenté y le pregunté ¿cual es la imagen de la Virgen de la Cabeza?, se giró alzando el brazo y señaló con el dedo al altar principal. 
Mis ojos buscaron rápidamente entre el retablo, donde mi mirada quedó fija en una preciosa talla de la Virgen María, de pequeña estatura y ricos ropajes. A medida que me acercaba podía descubrir sus curiosos y misteriosos ojos. Quedamos un buen rato sin decir una sola palabra, solo contemplándola y analizándola más con el sentimiento que con la razón. En Ella quedaba marcado el paso del tiempo.


Busqué al sacerdote para hacerle unas preguntas, ya que quería obtener la información necesaria. Aunque poco se sabía de la talla, para mí fueron suficientes los datos. Datos, los cuales me confirmó una mujer mayor vestida de negro que entró en la iglesia. Me dirigí a ella haciéndome de nuevas y pregunté si podía decirme cual era la Virgen de la Cabeza. La mujer sonrió y señaló al altar principal, comentándome que en tiempos pasados llegó a ser la patrona de Iznájar, dato curioso y desconocido para mí. Nos dijo que dicha imagen era milagrosa y a Ella venían para curar los males y dolores de cabeza.


Nos pusimos en contacto con la oficina de turismo del pueblo. Poca información tenía sobre la imagen, pero sí me confirmó que los únicos datos que tenían sobre la Virgen de la Cabeza de Iznájar son los siguientes: "se trata de una obra de escuela granadina de principios del siglo XVII, concretamente el año 1615 y se le atribuye a Alonso de Mena, siendo una de las tallas de más importancia de las que se encuentran en la parroquia de Santiago Apóstol de Iznájar (Córdoba)".

Volvimos a la parroquia antes de que dieran comienzo los cultos, acercándome a la talla de nuevo para contemplarla. Sin duda una muestra más del pasado devocional de Nuestra Señora de la Cabeza que he querido compartir con los lectores y seguidores de este blog.

© ANDÚJAR PEREGRINA

martes, 9 de septiembre de 2014

La Virgen de la Cabeza ilumina de fe las calles de Mengíbar

La imagen de la Virgen de la Cabeza que se venera en Mengíbar fue procesionada el pasado Domingo 7 de Septiembre como se viene haciendo anualmente. Caía la noche y los cohetes anunciaban que la Morenita saldría a bendecir las calles de su pueblo jiennense.





Vestida de blanco y oro, la bella talla de la Morenita era portada por sus anderos. La cara de la Virgen lo enmarcaba un bonito rostrillo a juego con las coronas, resaltando la bella pureza de la Santísima Virgen.



El pueblo se echaba a la calle para acompañar a su Virgen, donde no faltaron los vivas a la Reina de Sierra Morena, las petaladas desde los balcones para agasajar a la Virgen, y es que Mengíbar, es un pueblo muy devoto de la Morenita, una cofradía fiel a su cita anual en la primavera serrana. Un año más el pueblo de Mengíbar recibía la bendición de la Patrona de la Diócesis de Jaén.


© ANDÚJAR PEREGRINA