Una puesta de sol en el corazón de Sierra Morena

Hemos querido estar presentes en la primera puesta de sol de este año. Los atardeceres en el corazón de Sierra Morena invitan al silencio, a la contemplación, al diálogo interior. Los últimos rayos de sol alargan las sombras, en las umbrías el frío se acentúa, el cielo se oscurece formando un armónico color de atardeceres descubriéndose las primeras estrellas que brillarán en la noche fría serrana. 


La melodía navideña del villancico nos recibe en lo alto del cerro como estrella fugaz que indica el mágico lugar. Los últimos peregrinos que han estado junto a la Señora reanudan de nuevo la marcha hacia sus hogares, quedándose más solo el siempre concurrido camarín de la Morenita. 
En el largo y estrecho pasillo que conduce a su morada suenan con fuerza nuestras pisadas, entre un silencio que se rompe a medida que nos acercamos al camarín. Oímos los primeros susurros, palabras... oraciones. Ahí está la pequeña Virgen Morena, en su altar serrano, ante las plegarias de sus hijos en esta primera tarde del nuevo año.
Cuanto me agrada contemplar su rostro, sin dejar de mirarla intento hacer una breve recopilación de todo lo que he de decirle. Pero como siempre, quedo mundo ante Ella, como hipnotizado, busco un hueco entre la gente para no estorbarle la visión, y así, ensimismarme en mis pensamientos y centrarme en la mirada eterna de esta Patrona nuestra.
Me dejo llevar por las oraciones de los que están junto a mí, y alzando la mirada hacia su celestial figura, mis labios murmullan al unísono como si de una sola persona rezando se tratara.

Junto a Ella, atrás queda lo cotidiano, lo de siempre. Este mágico lugar eclipsa mi realidad haciendo del momento un sueño, donde se recarga la mente de ideas, positividad, propósitos, encontrar la paz que necesitas para seguir adelante y encontrarme a sí mismo. Siempre he considerado peregrinar al Santuario de la Virgen de la Cabeza como un viaje a nuestro interior. Es algo que me reconforta el alma, en la soledad de los atardeceres, cuando el mundo sigue su curso y decido contemplar su cara, es cuando encuentro en Ella la razón de muchas cosas, de un todo por todo.


Una vez más, en este primer artículo del año 2015, comparto con todos vosotros/as la esencia de este espacio llamado "Andújar peregrina", comparto mis vivencias y os muestro mi sentimiento, el gran sentimiento que desprende en mi ser la Santísima Virgen de la Cabeza. 

En mis palabras y en estas imágenes comparto este primera puesta de sol junto a Ella, para todo vosotros/as. Un año más que os mostraré el mundo a través de la devoción de la Morenita. 
Soñando una nueva primavera...

© ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario