Lluvia de pétalos y vítores en la procesión de la Morenita en Marmolejo


Como cada año, la primavera inunda nuestra Andalucía de fiestas en honor a la Santísima Virgen de la Cabeza. Tras la Romería en el corazón de la serranía andujareña, nuestro vecino pueblo de Marmolejo hacía gala de su gran devoción a la Patrona de la Diócesis de Jaén, y en la tarde noche del Sábado 2 de Mayo, el pueblo se echaba a la calle para participar en la procesión de la Morenita.
Acudimos por segundo año a vivir una nueva experiencia, y como no, el corazón se llena de emociones que contiene momentos inolvidables. Marmolejo entero, junto con poblaciones cercanas, cofradías filiales que quisieron estar presentes y la Cofradía Matríz de Andújar llenaron las calles marmolejeñas de color y magia, porque la noche era iluminada por Ella... nuestra Morenita.




A cada paso de la Virgen de la Cabeza, los balcones se se abarrotaban de personas que con derroche de alegría y vítores a la Virgen, dejaban caer pétalos de flores sobre su imagen divina. A cada paso, cantaban, en cada mirada, lágrimas de emoción... y sobre la oscura noche grandes petaladas a la Reina de los cielos.



Las cofradías filiales de Luque, Bailén, Linares, Fuerte del Rey, Puertollano, Córdoba, Bujalance, Martos, Granada, Málaga, Jaén, Valenzuela, Arjonilla, Cataluña, en esta ocasión la cofradía filial anfitriona de Marmolejo y la Cofradía Matríz de Andújar, peñas romeras de Marmolejo y multitud de fieles y devotos hicieron de esta noche romera, una noche de convivencia por las calles de un pueblo que tiene como norte y guía a la Madre de Dios, la Virgen de la Cabeza.

© ANDÚJAR PEREGRINA

Color y buen ambiente en la procesión de la Morenita en Lopera

El fin de semana previo a la Romería de la Virgen de la Cabeza fueron muchas las poblaciones que celebraban sus fiestas en honor a la Morenita antes de emprender su peregrinar a Sierra Morena. En la mañana del Domingo 19 de Abril, en Lopera (Jaén) se procesionaba a la imagen de la Virgen de la Cabeza que se venera en la localidad. La Cofradía filial de Lopera se echaba a las calles de su pueblo entre clamores a la Virgen.




La procesión de la Morenita en Lopera destaca por su colorido, ambiente festivo y devoción. Día donde se le da protagonismo al caballo, realzando aún más si cabe la belleza de la procesión, que este año lucía un manto azul. Una procesión que recomendamos vivir la próxima primavera, una primavera llena de acontecimientos en todos los pueblos donde se rinde culto a la Virgen de la Cabeza.



© ANDÚJAR PEREGRINA

En la soledad de mis días

En la soledad de mis días, en los de tormenta, aguacero y frío, cuando la serranía se encuentra desierta de romeros y peregrinos, donde no se oyen los vivas ni el redoblar del tambor. Esos días donde no veo el alegre colorido de las banderas ondeando al viento, donde no suenan campanitas a tu paso ni el murmullo del gentío. Esos días que el tiempo se ha encargado de dejarlo en el pasado formando un bonito recuerdo en mi mente... esos días.

Siempre te soñé en terciopelo rojo, siempre anhelé estar contigo en la soledad de mis días, y te encuentro como mi corazón recuerda aquella mañana de mi niñez... en terciopelo rojo. Hoy no busco a mi gente, ni alegres corrillos de vino y cante, tampoco noches de relente bajos los pinos, no busco mulillos, ni colgar mi medalla en mi pecho, ni petaladas ni cohetes, estandartes ni piticos... tan solo quiero verte.

Que tiene este santo lugar que en sus frías noches cuando el mundo duerme, cuando los caminos descansan del peregrinar perenne, tu mirar me llama eternamente.
Hoy, de esos días que atrás dejo, en el olvido, todo lo que a Tí te envuelve. Me quedo con tu imagen, tu silueta divina, tu dulce mirada, sin importarme las manos que modelaron tu rostro, ni quien te viste ni custodia. Hoy salgo a tu encuentro en el más absoluto silencio para encontrar la pura esencia, hoy salgo a tu encuentro para encontrar lo que busco, ni más ni menos... que mi Virgen de la Cabeza.

© ANDÚJAR PEREGRINA

La Ofrenda de Flores el Jueves de Romería

Es el primero de los días grandes de la Romería de la Virgen de la Cabeza. A partir de la tarde del Jueves comienzan los actos de la fiesta mariana en honor a la Patrona de Andújar. La imagen de la Morenita que se venera en la ermita de la calle Ollerías es trasladada a la Plaza de España, lugar donde se celebra la Ofrenda de flores a la Virgen.



(Es importante puntualizar lo siguiente: En la ciudad de Andújar existen numerosas tallas de la Virgen de la Cabeza. Esta advocación tiene como peculiaridad la existencia de múltiples tallas de la Morenita, tantas como lugares donde existe o ha existido culto y devoción a la Virgen de la Cabeza. En mi ciudad, Andújar, existen tallas de la Morenita en la mayoría de los templos, así como la iglesia de Viñas de Peñallana, San Eufrasio, Asilo de San Juan de Dios, Santa María, San Miguel, San Bartolomé, en la capilla del Hospital Alto Guadalquivir, y en el caso que nos ocupa, la ermita de la Virgen de la Cabeza situada en la calle Ollerías, esta última es la que se traslada en Jueves de Romería para celebrar la Ofrenda de Flores y es la que procesiona en la Novena tras finalizar la Romería.
Esta puntualización es necesaria porque hay personas que desconociendo la Romería, creen que la Virgen que se expone en la Ofrenda de Flores y que procesiona en la Novena es la misma talla que se venera en el Santuario de Sierra Morena. Como bien sabemos, esto no es así. Y para conocimiento de todos cuantos leen los artículos y van conociendo las peculiaridades de esta devoción y sus fiestas y cultos he creído oportuno realizar esta aclaración.)



Desde la entronización de la Morenita en el altar preparado para Ella, son cientos las personas que le ofrendan a la Virgen un ramo de flores, dejando un bonito escenario primaveral, que como cada año, inunda la ciudad en aromas serranos, dando comienzo los días grandes de la Romería.

Sobre las 23:30 horas de la noche se daba por terminada la Ofrenda, volviendo de nuevo la Morenita a su ermita, no sin antes ser piropeada por su pueblo durante el corto trayecto que separa la Plaza de España de su templo.

© ANDÚJAR PEREGRINA