La Morenita a su paso por la Ciudad de las carretas


Típica, abrileña, romera, andujareña, serrana... es el vivo recuerdo de mi niñez que se renueva cada primavera, la Morenita frente a mí, vestida de rojo y oro, una estampa de la que parece no pasar el tiempo, intacta, envolviendo los abriles vividos, y mis ojos clavados en tu mirada como la primera vez que te vieron pasear en aquella lejana mañana, sobre los hombros de tu pueblo bajar las calzadas. Hoy sonrío al verte de nuevo, emocionado de corazón y alma, como de niño descubrí tu mirada entre cientos de blancos pañuelos en el saludo del ángelus, en la romera mañana que Andújar te canta y te aclama.

© ANDÚJAR PEREGRINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario