Crónica Fiesta de la Aparición de la Virgen de la Cabeza 2015

Hablaremos de Ella, nuestra Reina y Señora, Patrona de nuestras almas, protagonista indiscutible de tan mágica noche, pero no sin antes dejar constancia de mi apoyo a la Cofradía Matríz de Andújar, mi ciudad, de la que bien merece un apartado, el cual trataremos en los próximos días.


788 Aniversario de la Aparición de Nuestra Señora de la Cabeza

En torno a la media tarde eran miles de peregrinos los que se ponían rumbo al Santuario Basílica de la Morenita, en compañía de familiares y amigos vivirían momentos cargados de emoción, la Virgen de la Cabeza saldría nuevamente de su morada para procesionar por los aledaños del sagrado cerro entre una multitud que la aclamaba y vitoreaba.

La Cofradía Matríz de Andújar salía de su casa de hermandad para alcanzar la cumbre del monte y postrarse a las plantas de la imagen bendita. Tras su presentación, la junta de gobierno junto abanderados y autoridades se formaban para recibir y saludar a las 62 cofradías filiales y las 4 procofradías que confirmaron su asistencia.
Mientras se desarrollaba con normalidad el acto de presentación y saluda a la Virgen, se formaban largas colas de fieles para llegar al camarín de la Virgen y poder contemplarla.




Caía la noche, y el Cerro de la Cabeza se convertía en un templo con un cielo tatuado de estrellas, el gentío ocupaba cualquier rincón para poder ver procesionar a la Morenita y participar en la Misa que en su honor se celebró en el altar exterior preparado para tal conmemoración.

Se producía el gran momento, la imagen de la Virgen abandonaba su camarín para ser depositada en su templete procesional, era entonces cuando los cientos de fieles congregados en el interior del Santuario rompían en vítores y aplausos a la Santísima Virgen de la Cabeza, todos querían captar una fotografía de Ella, que majestuosa, pasaba en brazos del alcalde de Andújar, hermano mayor y presidente de la Cofradía Matríz y hermano mayor de la Cofradía de Colomera.




La Virgen lucía de reina, con el terno que vestía la imagen primitiva en su coronación Canónica del año 1909, confeccionado en oro fino sobre tisú de plata, y el juego de coronas que su pueblo de Andújar y fieles devotos le regaló en el año 2009 con motivo del Centenario de su Coronación.

Repicaban las campanas del Santuario ante la salida de la Morenita de su templo, el gentío se agolpaba para contemplar el momento y retenerlo en su memoria, y entre una lluvia de pétalos la Morenita bendecía a sus hijos. 
Los anderos la llevaban sobre sus hombros hasta el lugar que de nuevo la cogerían para llevarla en traslado hacia el altar, donde Ella presidiría la misa.


Tras el término de la Eucaristía, todas las cofradías filiales pasarían ante la sagrada imagen de la Virgen y se formarían por riguroso orden de antigüedad para comenzar así la procesión por los aledaños del cerro.







Entre vítores y cánticos transcurrió el procesionar de la Virgen de la Cabeza, entre una multitud que la aclamaba. Era bien entrada la madrugada cuando la Virgen volvía a su templo entre una gran expectación donde el gentío esperaba para entrar en su camarín, donde tendría lugar el devoto besamanto, una oportunidad única de poder contemplarla en la cercanía y poder besar su manto.


Ahora, la espera nos llevará a los días grandes en el mundo devocional de la Virgen de la Cabeza, su antiquísima e histórica Romería el último fin de semana de Abril.

© ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios