Procesión de la Virgen de la Cabeza de Daimiel (Ciudad Real)

Tarde gris la del Domingo 14 de Junio. A nuestra llegada al pueblo manchego de Daimiel un cielo cubierto dejaba caer ligeras gotas de lluvia, lo que temimos que no procesionara la Virgen de la Cabeza que se venera en la localidad.
A las puertas de la iglesia de Santa María la Mayor se acercaban fieles y devotos para participar en el acto. Niños y niñas vestidos de Primera Comunión, también ataviados con trajes de flamenca, cofradías invitadas y la banda de música esperaban a la Morenita, que tenía prevista su salida a las 20:00 horas de la tarde.



Durante su primer tramo la procesión transcurrió con normalidad por las calles de Daimiel, pero la lluvia hizo acto de presencia, y protegiendo a la imagen de la Virgen, volvió a su templo, donde se tuvo que esperar el término de la misa que se celebraba en ese momento. Mientras tanto, vítores y palmas a la Virgen de la Cabeza que esperaba su entrada en la puerta de Santa María





La Virgen de la Cabeza lucía un bonito manto de terciopelo rojo con ricos bordados en oro. Aunque un corto procesionar por las calles del pueblo, mereció la pena viajar hasta Daimiel para vivir una procesión más de las que se celebran a lo largo y ancho de nuestro país, esta vez, en Castilla la Mancha, tierra muy vinculada a la devoción de la Santísima Virgen de la Cabeza.




© ANDÚJAR PEREGRINA

No veo llegar el momento de volver a rozar tu manto

De sentir la paz que solo siento cuando te miro,
de quedar mudo ante tu grandeza, ante tu pureza,
ante esa tez morena que a todos embelesa.

Oigo en mi alma el repicar de tu campanilla,
siento en mi hombro la satisfacción de una plegaria escuchada,
de un sueño cumplido, de una tristeza olvidada al ver tu luz.

Caen lágrimas por mis mejillas de pensar,
que aún teniéndote tan cerca, todavía estás muy lejos,
aunque me conforta el notar tu eterna compañía,
el infinito consuelo de tu sonrisa.

Ni la saya, ni la corona, ni el resplandor
brillan más que tus ojos color aceituna.
Ni todos los luceros del cielo
igualan tu belleza esa noche abrileña.

¡¿Quién puede pasar ante Tí sin querer postrarse a tus plantas,
Soberana, Reina, Señora de Sierra Morena?!
¡¿Quién es capaz de no rezar una salve ante tu cuadro
o de emocionarse de la alegría de llegar a tu camarín
tras finalizar la caminata en la que
dejamos el egoísmo, el rencor, la envidia?!

Por la primavera abrileña, tu hermosura.
Entre las flores, las piedras de la calzada.
Entre las palomas revoloteando,
las campanas cortando el viento
pregonando tu divinidad, tu fulgor.

Salve, Emperatriz de nuestra tierra,
causa de nuestra mayor alegría,
Paloma de paz infinita,
Pastora de la serranía, siempre Bendita.
Primera romera de España,
Señora del mundo, Rosa de Oro mística.

¡¿Quién puede negar que conocerte
es lo mejor que tiene la vida,
si entre tus manos tienes escritas
las direcciones que marca el destino?!

Entre el Sol y la Luna, tu mirada.
Entre el Día y la Noche, tu cara morena.
Entre el corazón y el alma, nuestra medalla.
Y entre la cordura y la locura, nuestra fe romera;
Virgen Santísima, Reina y Señora de la Cabeza.

Autor: Antonio Liborio Sánchez Zafra
© ANDÚJAR PEREGRINA

Ambiente romero en la procesión de la Morenita de Torreblascopedro



En la tarde del Sábado 13 de Junio procesionaba la imagen de la Virgen de la Cabeza que se venera en la localidad jiennense de Torreblascopedro. Al acto asistieron varias cofradías filiales invitadas. La cofradía Matríz de Andújar también asistió a la procesión, en la cual, la Morenita, vestida de oro y terciopelo rojo, recorría las calles del pueblo.





Una vez más, hemos estado presentes en una de las procesiones que se celebran en los distintas poblaciones de nuestra geografía, dando cabida en nuestro blog, en la medida de nuestras posibilidades, a todas las cofradías y pueblos que celebran actos, fiestas y romerías en honor a la Santísima Virgen de la Cabeza, engrandeciendo la universalidad de esta devoción.



© ANDÚJAR PEREGRINA

Recepción de Cofradías en Andújar el Viernes de Romería

La tarde del Viernes de Romería es momento de encuentro, júbilo y alegría. Una pequeña parte de las cofradías filiales participan en la llamada popularmente como Viernes de cofradías. Hoy en día, nada tiene que ver con las romerías de antaño. De hecho, en los últimos años se han sucedido una serie de cambios, que aunque con gran acierto en ciertos aspectos, ningún sentido tiene ya la entrada de cofradías filiales en nuestra ciudad, tan solo el mero simbolismo de lo que un día fue.
Aún así, algo queda de esos multitudinarios Viernes de cofradías; color, alegría, redoble de tambores, banderas y cohetes, y el respirar ambiente romero de una Andújar primaveral, que cuenta las horas para rendirse a las plantas de su Patrona.


Sobre el puente, simulando la entrada de las cofradías filiales del sur que en su tiempo hicieran su entrada, hoy vuelven aparecer radiantes, y el Guadalquivir como fiel testigo del paso del tiempo, toma reflejo sobre sus aguas el ondear de las banderas al viento. Al fondo, Sierra Morena parece pintada para realzar el bello escenario que nos ofrece la tarde del Viernes de Romería.






Cada pueblo, representado en su cofradía, nos trae parte de su cultura, su manera de ser, sus trajes típicos, sus bailes... Una tarde que en armonía, se fusionan los pueblos de nuestra tierra, que bajo un mismo cielo rezan con sus cantes, con sus plegarias para emprender camino al corazón de la serranía andujareña para cumplir un año más con el ritual que nos trae la primavera.


© ANDÚJAR PEREGRINA