Procesión de la Morenita por las calles de Mengíbar

iglesia San Pedro Apóstol Mengíbar

En la soleada mañana del Domingo de Resurrección, Mengíbar despertaba en repique de gloriosas campanas. Fieles y devotos esperaban a las puertas de la iglesia de San Pedro Apóstol para acompañar a las imágenes que procesionarían por las calles del pueblo; el Niño de las Uvas, Jesús Resucitado y la queridísima Virgen de la Cabeza.


Niño de las Uvas MengíbarJesús Resucitado Mengíbar

Estandarte Cofradía Virgen de la Cabeza Mengíbar

Virgen de la Cabeza Mengíbar

Con solemnidad y júbilo entre repique de campanas, salían del templo el Niño de las Uvas, seguido de Jesús Resucitado, para posteriormente entre vítores y palmas, ver aparecer en el dintel de la puerta a la Morenita, que para esta ocasión, procesionaría sin el Niño Jesús en su brazo.
Las banderas llenaban de alegría las calles mengibeñas, que a pocos días de la celebración de la Romería ya se veían ondear al viento. El nuevo estandarte de la Cofradía de la Virgen de la Cabeza formaba parte del cortejo, una bella insignia que viene a engrandecer y enriquecer el antiquísimo patrimonio de las cofradías de la Rosa de Oro.



El paso de la Virgen era portado por anderos, que elegantemente paseaban a la Reina de Sierra Morena por el recorrido. La Morenita lucía un manto de color rosa, envuelto en la fragancia del bello exorno floral que adornaba su paso. Las estampas que os mostramos, dejan constancia una vez más de las muchas procesiones que en honor a la Morenita se celebran en nuestra tierra, y como el pueblo de Mengíbar, es una viva muestra de fe a la Virgen de la Cabeza, que a lo largo del tiempo ha sabido conservar y mantener encendida la llama de esta antiquísima devoción.


© ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios