La Fiesta de la Aparición, La Romería express del verano

Con mayúsculas escribo cada palabra para describir a la que es Patrona de mi pueblo, pues fue Ella quien brilló con la Luz propia de una Madre, capaz de atraer a personas de fe, devoción, de las gentes sencillas y humildes, como me comentaba una devota ruteña, "esta es la devoción de las gentes sencillas, de los pobres, una devoción cercana e íntima". En la pasada madrugada del 11 al 12 de Agosto se celebraba el 789 Aniversario de su Aparición. No seré imparcial, lo vivido dicta mucho de lo que debería ser una celebración para festejar en hermandad a nuestra Madre, la Morenita.

Una fiesta con una afluencia de público considerablemente menor con respecto a ediciones pasadas, pero sí, y que quede claro, el mismo número de cofradías filiales que en años anteriores. Huecos, nada de aglomeraciones y todo muy despejado con facilidad, con la sorpresa que la salida de la Morenita de su Santuario estaba casi despejada, nunca antes había visto tan poco público en este gran momento.

Como mero espectador, me limité desde mi atalaya a observar lo que sucedía a mi alrededor, a partir de ahí, lo vivido anoche fue desolador, todo lo vivido anoche diría yo.
Me faltaba Andújar, no veía ni sentía Andújar por ningún rincón de nuestra Sierra.. No encontré mi sitio, me sentí en un lugar desconocido. Durante 40 años de mi vida, cada vez que la he mirado a los ojos, siempre me decía algo, sin embargo, anoche era Ella quien tenía otro rostro, nada era igual. Ella estaba, sí que estaba, representada en imagen, Ella siempre estuvo allí, no puede irse sin dejar a tantos y tantos que van a verla desde la humildad y la sencillez. 

Andújar no la encontré, me faltó su alma, no estaba por ningún lugar. Eché de menos los "vivas" sentidos y emocionados, anoche, no fue una lluvia de estrellas precisamente.
Menos mal que volví a mirarte y me hablaste con el corazón. Tú sabes que Andújar ha de volver, me dijiste que la devoción pertenece a un pueblo, a su pueblo.
Todo tiene un principio y un fin. Anoche me susurraste, cuando ya me alejaba de Tí, Andújar es mi pueblo, y debe de resurgir.

No se puede tratar a una imagen de la Virgen María como si de un trofeo se tratara, no se puede, y desechar al resto de los mortales. Tomo las palabras de un conocido mío quien me dijo tan grande verdad: "Las devociones están para unir, no para separar".
Me limité a verla desde la distancia, como uno más de los que vienen solo por Ella. Comprobado está, que quienes deben estar en su labor de unir a los fieles, los separa, surge el efecto contrario. Solo las gentes sencillas estuvieron solo para estar con Ella, y volver a sus hogares con el corazón gozoso por volver a verla.

Quejas de ciertas cofradías por la concentración de actos, los mismo que en Romería: "Han convertido la Aparición en una Romería de verano, todos los actos concentrados en tan solo horas, muy mala organización", y es que la Fiesta de la Aparición, efectivamente satura en actos seguidos, cuando lo único que realmente importa al personal es la presencia de la Santísima Virgen de la Cabeza en su procesión.

Quizás todo sea más sencillo de lo que parece, tener seriedad, representar a un pueblo y no alejarse de lo que se representa, saber ocupar el lugar que te corresponde, y presentar a fieles y devotos a la Virgen de la Cabeza de una manera digna y no levantando la Sagrada Imagen como si fuera un trofeo (traslado desde sus andas procesionales hasta su camarín, presbiterio). 
Algo muy importante, facilitar a los medios de comunicación (fotógrafos, radio, prensa, televisión, webs o blogs) realizar su trabajo. Es todo un año, los que muchos nos dedicamos a la difusión y promoción de la devoción a la Virgen de la Cabeza, intentamos dar la mejor imagen de un pueblo y su devoción, contando la verdad, pero por desgracia, hoy habéis querido que la verdad sea otra, y hemos tenido que contarla... tal cual, según los protagonistas que nos hemos encontrado en esta historia.

Con devoción a la que es Reina andujareña, seguiremos en nuestra labor, no hay nadie que en su nombre nos pueda cerrar las puertas.

ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios