Abril y Andújar en su eterna primavera


La Primavera en Andújar nos regala el color de la vida, se dibujan caprichos sobre la tierra empapada de un sol abrileño que se abre camino entre blancas nubes. Las flores serranas juegan a formar resplandores de emociones que recuerdan a la plateada luz que baña de sol a la Reina más hermosa.
Me gusta escribir con la mirada, inmortalizar bajo un pregón sencillo que los días de nuestra vida pasan deprisa, como queriendo llegar a esas últimas jornadas de Abril; que llegue lento, muy lento, y que poco a poco nos vayamos vistiendo con el corazón para saber recibir emociones a flor de piel, de esas que se eriza el alma cuando te dejas llevar por el gentío que la aclama.


Dejemos que nazcan margaritas, dejemos crecer las amapolas, y que la sierra se vista de gala para arropar nuestras plegarias, que en poco tiempo, se nos hacen oraciones bajo tu eterna mirada.
Vamos a soñar despiertos, para creer que lo vivimos, no dejemos pasar el tiempo sin saber para los que nacimos. Ya es Primavera en Andújar, ya es Abril en Primavera, ya despierta el alma que se hace peregrina en esta nuestra Andújar mariana, que en cada rincón nos regala una flor de primavera.


Nuestra Señora de la Cabeza, Patrona de la ciudad de Andújar y de la Diócesis de Jaén, espera la llegada del último fin de semana de Abril en su sagrado camarín, vestida de reina, Rosa de Oro de España, días en los que se celebra desde tiempo inmemorial la famosa y multitudinaria Romería en su honor. Desde lejanas tierras vienen a rendirle pleitesía a esta pequeña imagen de la Virgen, que desde el año 1227, bendice la leal y noble ciudad de Andújar, que el último Domingo de Abril, se convierte en centro de peregrinación por excelencia.

ANDÚJAR PEREGRINA