Pedro Palenciano Ruiz, cuando la ausencia se hace presencia

Y asi se fue el hijo predilecto de Andújar, haciéndose presente en cada rincón de la ciudad, nadie se va para siempre si perdura su recuerdo, y esta ciudad situada a la vera del río nos muestra el eterno recuerdo que lleva su nombre, pregonero incansable de nuestra fiesta grande, de nuestras típicas añoranzas y más sentidas vivencias, a su modo de entender las cosas, pintando sobre cerámica.
No hace falta conocer a alguien para saber de su persona, su trabajo te da pistas de su ser, pinceladas de su personalidad, de su modo y estilo de vida.


Quien escribe, muestra algo de sí mismo, nos abre su corazón con mensajes para quien sabe leer entre líneas. Quien dibuja, quien pinta las tradiciones de su pueblo, de sus gentes, de su día a día, participa en la enseñanza cultural de un pueblo, pregona a modo de película impresa en cerámica lo más característico del lugar donde reside, y así se mostró el maestro Pedro Palenciano Ruiz.

Carteles Romería de la Virgen de la Cabeza (1962, 1963 y 1998) realizados por Pedro Palenciano Ruiz

Contemplar la delicadeza de sus pinturas es entender Andújar y conocerle a él, porque sin dibujar su rostro, vasta  mirar su pintura costumbrista para conocer su modo de entender a una Andújar cotidiana, romera, peregrina, cultural, tradicional y trabajadora, inmortalizando así a una Andújar eterna.


Hoy, se ha marchado, pero no para siempre, porque será recordado en cualquier rinconcito de Andújar, paseando por la ciudad ha dejado la huella de su persona, en grandes pinturas ceramistas, donde a modo de ventana se nos abre un mundo que nos muestra como fue y como es Andújar, con su Virgen Patrona y sus gentes, donde él, siempre estará presente, encontrando su nombre a lo largo y ancho de la geografía española donde su obra perdurará por siempre.

En memoria de Pedro Palenciano Ruiz, hijo predilecto de la ciudad de Andújar, reconocido pintor ceramista.

Mi agradecimiento a Pedro Palenciano Olivares
ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios