Romeria de la Virgen de la Cabeza 2018

A PIE DE CALZADA

Redoble de tambores, repique de campanas, crujen cohetes en el cielo, revuelo de banderas, huele a jara y a romero... y un año más, nostálgico recuerdo el que nos deja la emotiva Romería de la Virgen de la Cabeza.


He dejado pasar los días, para que el tiempo dé una nueva perspectiva de las cosas, y la memoria grabe los recuerdos que impregnaron mis sentidos de emociones los últimos días abrileños, y así, tener presente los momentos que más me han marcado esta Romería. Esta es mi visión, lo vivido en esos días que se escapan a la realidad, y te sumergen en un suspiro de sensaciones, que a día de hoy, se van alejando poco a poco, marcando distancia para acortarla de nuevo hacia un nuevo tiempo abrileño.


"A pie de calzada", así he querido titular este año esta crónica sobre mi estancia en Sierra Morena, en el corazón del Parque Natural Sierra de Andújar, donde se desarrolla, para mí, la más bella Romería de cuantas he asistido en la vida.

He querido verla desde el templo, así contemplando su pequeña silueta que brilla como un sol resplandeciente entre emocionadas ovaciones, así en la distancia parece menos tangible, y me mente imagina historias, historias creadas mirando el rostro de cuantos romeros y peregrinos fijan la mirada en Ella, dejando recorrer sus lágrimas de verdadera emoción contenida.





Quizás no haya sabido elegir el momento, pero entiéndanme, elegir entre vivir la experiencia o inmortalizarla a través de la fotografía dicta muchas emociones que se pierden entre el visor de la cámara, y a veces es mejor vivirla, porque solo así se me llenará el alma de vida y de aliento para ganar fuerza hasta la próxima primavera.

Las fotografías que acompañan esta experiencia que hoy comparto con ustedes las he hecho desde el cariño, sacrificando mi tiempo para poder mostrar parte de lo que siento, porque creanme cuando digo que aún escogiendo las mejores de las palabras, éstas se quedan cortas para describir la Romería de la Morenita.



Vivir la Romería a pie de calzada te hace ser espectador de una película que se renueva cada año y que muestra un mismo contenido, los actores van cambiando de generación en generación, y que suerte la mía haber nacido para presenciar tal espectáculo que nos regala la vida, cuando el largometraje se alarga casi ocho siglos en esta Andújar mariana.

Ha sido una Romería especial, ¿atípica?, no lo llamaría yo así. Este año la Virgen ha expresado sus deseos en forma de agua, quizás como mejor se sabe expresar. Ella en esta serranía andujareña, nos ha dado un toque de atención quizás, y es que, de todos sabido, Ella manda. La caprichosa primavera ha sido su mejor aliada para enviarnos su mensaje. Ha querido salir a su hora, la del Angelus, porque ella lo ha querido así, como siempre fue, y nos ha indicado el camino a seguir, acortando su pasear el último Domingo de Abril, y es que Ella no quiere estar sola, y así fue, hasta su llegada al Templo miles de personas la han acompañado, incluso en su segunda vuelta a la Plaza del poblado, cuando siempre ha estado desalojado, este año estaba abarrotado, y la lonja del Santuario a su llegada repleta de romeros, una procesión digna para una Reina, y que el pueblo salga a su encuentro.



No entraré a valorar si debió salir o no, comentarios de todos colores y formas posibles se dejaban oír a pie de calzada, pero solo miraba su rostro, los niños acercarse a Ella y besar su cara, abrazando a una madre, miradas emocionadas, supongo que mereció la pena, Ella supo mandar su mensaje, y ahora queda saber hacer lectura.

Un tremendo chaparrón nos sorprendió a todos en plena procesión de la Reina de los cielos, todos aguantamos de la mejor manera, y mirándonos unos a otros comprendimos que era una estampa más de la Romería, de la primavera, de Andújar y su serranía, y respirando hondo vivir intensamente cada instante, porque todo sucede y todo pasa. Son experiencias llenas de sensaciones, muchas descritas con palabras, y otras con imágenes.



Al final me queda la alegría de haber estado un año más, los mismos actos crean momentos distintos, todo se renueva cada año, el reencuentro con amigos, el saludo de cofradías venidas desde distintos puntos de España, charlas, miradas, sonrisas, expresiones y lágrimas... todo cabe en este mundo romero, devocional y cultural de la Virgen de la Cabeza.


Como cada último Domingo de Abril, la Virgen de la Cabeza, Patrona de Andújar y de la Diócesis de Jaén, ha procesionado por los aledaños del Cerro que lleva su mismo nombre, volviendo a renovar la fe y la esperanza de cuantos proclamamos su nombre y buscamos su eterna mirada. Bajo su manto verde terciopelo ha recogido nuestras promesas bordadas en oro fino, promesas fundidas en la fría noche, y que las plegarias lanzadas a los vientos serranos impregnen Sierra Morena de aromas de primavera.

Juan Antonio Rodríguez Ortega Perfil Autor
ANDÚJAR PEREGRINA

Comentarios